Inicio > Semanas de Embarazo > 6 semanas de Embarazo

Semana 6 de embarazo

Mamá:

Tener pequeñas pérdidas de sangre es bastante común al comienzo del embarazo, pero en ocasiones puede indicar un problema. Si tienes cualquier tipo de sangrado, lo mejor es que llames de inmediato a tu doctor para determinar si es algo normal, o si se requiere realizar alguna prueba.

El sangrado también puede indicar que el embarazo es extrauterino (ectópico), o que existe la posibilidad de un aborto espontáneo. Pero antes de preocuparte, procura hablar siempre con tu doctor.

Cada embarazo es distinto. Si has estado embarazada con anterioridad es posible que éste sea completamente diferente. Como todo está en pleno desarrollo, existe gran sensibilidad a ciertos medicamentos, virus y bacterias que pueden atravesar la placenta, por lo que debes tener especial cuidado, ya que la mayoría de los defectos del embrión ocurren a partir de las 6 semanas de embarazo.

En esta etapa es común que comiencen los malestares propios del embarazo y que ya no los confundas con los premenstruales. Sin embargo, no todas las mujeres se sienten mal durante los primeros meses.

Quizás lo único distinto que percibas son molestias matinales, cansancio y ganas de orinar más de lo usual. Aunque existen otros típicos síntomas como la congestión nasal, el exceso de salivación, el estreñimiento, y la acidez estomacal, entre otros.

Es posible además que estés sintiendo cambios de humor constantes, como consecuencia de las hormonas del embarazo. Puedes pasar de la felicidad a la tristeza, de la alegría al mal humor, e incluso ponerte a llorar sin razón aparente.

Aunque esto puede ser muy desconcertante, especialmente si eres una persona que suele controlar sus emociones, es bastante normal durante los primeros meses. Más adelante estos cambios de humor se atenúan un poco, pero de alguna forma estarán presentes durante toda la gestación.

Sin embargo, estas emociones tan contradictorias no se deben sólo a los altos niveles de hormonas que circulan por tu sangre, también tienen que ver con el hecho de que toda tu vida va a cambiar, y claro, esto puede afectar las emociones de cualquiera.

Bebé:

Dentro de tí está creciendo una nueva vida y es maravilloso. El corazón de tu hijo sigue creciendo, sus células siguen dividiéndose sin parar y se empieza a parecer más a un bebé, aunque sólo tiene el tamaño de un pequeñísimo botón.

Los brotes diminutos de sus brazos y piernas comienzan a aparecer y la circulación de la sangre empieza a funcionar. En este período es cuando se diferencian los órganos genitales.

Su cabeza es muy grande en comparación al resto del cuerpo; ya existen manchas oscuras donde después tendrá la nariz y los ojitos, y hay huecos donde luego se desarrollarán las orejas. Sus dedos todavía no se distinguen, aunque no tardarán mucho. Se empieza a marcar el cuello y la lengua, y las cuerdas vocales ya están desarrollándose.

Tanto los intestinos como los pulmones están empezando a formarse, así como las fibras de los músculos. Y a mediados de la semana 6, puede empezar a mover las piernas y los brazos. Sin embargo, aún tendrás que esperar varias semanas hasta que puedas sentir sus pataditas.

El crecimiento durante este período es muy rápido, sus medidas al final de esta semana bordearán los 5-6 milímetros.

Tips:

Si ya estás enterada que estás embarazada será conveniente que pidas una hora con tu ginecólogo, si no tienes uno, consulta con tu madre o amiga para que te recomiende uno que te de confianza; si ninguno de ellos te satisface, Facemamá cuenta con un equipo de médicos especialistas en embarazos, con los que podrás atenderte sin problemas.

Habla con otras mamás que tendrán a su bebé al mismo tiempo que tú.

 

Ideas para disfrutar tu embarazo:

Lo más probable es que aún no estés plenamente consiente de lo que significa tener un bebé en tu vientre, sólo notas algunos sutiles cambios en tu cuerpo y en tu estado de ánimo. Sigues teniendo más sueño de lo común y te sientes cansada a pesar de no tener más actividades que de costumbre.

Te recomendamos juntarte con tus amigos a jugar algún juego de mesa que te entretenga o te haga reir. Así disfrutarás un buen momento con las personas que más quieres. Otra buena opción es arrendar una película que te divierta.

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV