2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17

7 Semanas de embarazo

7 semanas de embarazo

Con 7 semanas de embarazo puede ser que hayas aumentado de peso, aunque aún no es notorio. Es un buen momento para que te contactes con tu ginecólogo, han pasado tres semanas desde la fecha que tendrías que haber menstruado.

Durante esta etapa desarrollarás un tapón mucoso que tiene como función sellar el útero para protegerlo contra las infecciones. Por lo general, este tapón se pierde con la dilatación en el trabajo de parto.

Puedes experimentar calambres leves en la parte baja del abdomen y secretar manchas de sangre, que tienden a confundirse con el período menstrual. Si el sangramiento es abundante, visita inmediatamente a tu doctor, ya que esto puede ser un síntoma de pérdida, aunque la mayoría de las veces es normal.

Casi el 75% de las mujeres padecen náuseas durante el embarazo, generalmente en el primer trimestre. Algunas sólo sienten náuseas, mientras otras tienen náuseas con vómitos; además éstas pueden ocurrir durante la mañana o todo el día.

A partir del segundo trimestre lo normal es que se calmen y comiencen a desaparecer. Aunque son muy comunes, si esto empeora, y no puedes ni siquiera tolerar líquidos durante 24 horas, debes hablar con tu doctor.

Recuerda que debes reducir el consumo de café, ya que altas dosis de cafeína están asociadas a interrupciones del embarazo durante el primer trimestre. Son las semanas más delicadas para tu bebé. También debes evitar exponerte a radiaciones como los rayos X (radiografías) y a sustancias químicas peligrosas. Todo ello te lo dirá con más detalles tu médico, a partir de ahora tendrás que estar bien informada.

Desarrollo fetal

Los brotes de sus extremidades se desarrollan rápidamente, pero las manos y los pies son sólo esbozos parecidos a unas aletas. Además, continúan formándose el tracto digestivo y sus pulmones. En esta semana tu bebé mide entre uno y tres centímetros de largo y pesa menos de un gramo, aproximadamente.

Se le pueden ver más claramente los rasgos del rostro, ya tiene párpados en los ojos, las orejas siguen creciendo, y está empezando a asomar su nariz. La piel es todavía muy fina y pareciera tener una pequeña colita, que en realidad es el último hueso de la columna vertebral, que ahora es más notorio, pero desaparecerá en unas semanas.

Aunque tu bebé es ahora sólo una bolita, se mueve bastante. Todavía no lo sientes, pero en unas semanas, cuando sea lo bastante grande para rozar las paredes del útero, comenzarás a notar sus movimientos.

Alrededor de la semana siete el embrión se convierte en feto. En esta etapa, los tejidos y los órganos formados en la fase embrionaria maduran. El corazón late y el esqueleto adquiere forma.

La placenta sigue formándose y empezará a pasar nutrientes de tu cuerpo al del bebé, mientras retira sus productos de desecho. El cordón umbilical, la línea vital entre tú y tu hijo, empieza a crecer y ensancharse.

Existe actividad eléctrica, lo que evidencia actividad cerebral. El cerebro del bebé tendrá mil millones de neuronas. La neurogénesis es un proceso de división celular extremadamente rápida que produce neuronas.

Temas: ,

Relacionados

Miedos de ser madre
Te puede interesar:

¿Seré buena madre?