Acaba con la molesta acidez en el embarazo

acidez en el embarazo

La acidez en el embarazo, también conocida como hiperclorhidria o reflujo ácido, es un síntoma común que puede resultar muy incómodo para las mujeres embarazadas.

Es causada por los cambios hormonales y físicos del embarazo, especialmente la relajación de los músculos lisos del útero y la válvula que separa el esófago del estómago debido a la hormona progesterona. Además, el crecimiento del bebé ejerce presión sobre el estómago, lo que empeora la acidez.

El Dr. Víctor Rubio, ginecólogo y obstetra, menciona que la acidez en el embarazo es un síntoma frecuente y suele aparecer a partir del segundo trimestre. Asimismo, señala que aunque puede ser molesto, generalmente no representa un riesgo para la salud de la madre o el bebé.

¿Qué es la acidez en el embarazo?

Si te ha pasado que últimamente estás sintiendo una especie de quemazón en la boca del estómago después de comer, lo más probable es que se trate de agruras o acidez en el embarazo, algo muy común en las mujeres y generalmente inofensivo, pero que resulta muy incómodo.

La acidez, conocida como hiperclorhidria o reflujo ácido, produce una sensación de quemazón desde la parte de abajo del esternón hasta la zona inferior de la garganta, siendo causada por los cambios hormonales y físicos del embarazo.

La hormona progesterona, producida por la placenta, relaja los músculos lisos del útero y también la válvula que separa el esófago del estómago, lo que hace que los ácidos gástricos regresen desde el estómago hacia el esófago y sientas acidez.

Además, otra función de esta hormona es disminuir las contracciones peristálticas del esófago y los intestinos, volviendo más lenta la digestión.

Aquí te presentamos algunos consejos para combatir este malestar:

Evitar alimentos desencadenantes

  • Evita o reduce el consumo de alimentos y bebidas que te produzcan malestar gastrointestinal, como gaseosas, alcohol, cafeína, chocolate, cítricos, tomate, mostaza, vinagre, carnes procesadas, menta, ají, frituras y grasas.

Controlar el consumo de cítricos

  • Los cítricos pueden agravar la acidez, por lo que se recomienda limitar su ingesta. Puedes combinarlos con leche u otros alimentos para ayudar a neutralizar los ácidos estomacales.

Comer en porciones pequeñas

  • En lugar de ingerir comidas abundantes, divide tus comidas en pequeñas cantidades y come varias veces al día. Mastica despacio y dedica tiempo a la digestión.

Beber líquidos fuera de las comidas

  • No ingieras grandes cantidades de líquido durante las comidas para evitar la hinchazón. Se recomienda beber de 8 a 10 vasos de agua a lo largo del día.

Estimular la producción de saliva

  • Mastica chicle después de las comidas para estimular las glándulas salivales, ya que la saliva puede neutralizar el ácido estomacal.

Evitar acostarse después de comer

  • Procura comer al menos dos horas antes de acostarte para permitir una mejor digestión y evitar que los ácidos estomacales suban hacia el esófago. También puedes elevar la parte superior del cuerpo utilizando varias almohadas o un almohadón en forma de cuña.

Mantener un peso adecuado

  • Evita subir demasiado de peso durante el embarazo, ya que el exceso de peso puede empeorar la acidez estomacal. Sigue las recomendaciones de tu médico en cuanto a ganancia de peso.

Usar ropa cómoda

  • Viste con ropa holgada para evitar apretar la cintura y el vientre, lo cual podría contribuir al malestar.

Adoptar buenas posturas

  • Al agacharte, flexiona las rodillas en lugar de doblar la cintura para evitar presionar el estómago.

Evitar fumar

  • Deja de fumar durante el embarazo, ya que el tabaquismo aumenta la acidez estomacal y tiene muchos otros efectos negativos para la salud tanto tuya como la de tu bebé.

Recomendaciones del Doctor Víctor Rubio

“Hay casos en que las medidas generales pueden ser insuficientes para aliviarla, por lo que es bueno comentar esto al médico tratante para que él indique las medidas más adecuadas para acabar con la acidez en el embarazo. Puede haber una enfermedad de base como reflujo gastroesofágico, que requiere medidas adicionales de tratamiento. Incluso puede ser necesaria una consulta al gastroenterólogo. Es recomendable que el médico sea quien indique un antiácido si es pertinente y no automedicarse, para evitar los efectos secundarios que los medicamentos pudiesen tener o para no encubrir enfermedades subyacentes”, explica el doctor Víctor Rubio.

Si las medidas mencionadas anteriormente no alivian la acidez, es importante que consultes a tu médico. El Dr. Víctor Rubio, gastroenterólogo especializado en embarazo, recomienda que te comuniques con tu médico de confianza para una evaluación más detallada.

Tu médico podría recomendar el uso de antiácidos seguros para el embarazo, ajustar tu dieta o incluso derivarte a un especialista en gastroenterología si es necesario.

Recuerda que cada mujer es diferente y lo que funciona para una puede no funcionar para otra. Siempre es mejor consultar a tu médico o profesional de la salud para recibir recomendaciones personalizadas y seguras durante el embarazo.

Temas: ,

Cómo cuidarte en el embarazo
Te puede interesar:

Lo que no debes hacer si estás embarazada