Inicio > Embarazo > Preeclampsia

Preeclampsia Preeclampsia

Presentar presión arterial alta, hinchazón permanente y gran cantidad de proteínas en la orina son los síntomas habituales y los exámenes necesarios para detectarla son un análisis de orina y de sangre.

Experto: Gustavo Rencoret, ginecólogo de Clínica Avansalud

 

La preeclampsia es una enfermedad de la cual puede ser víctima la mujer durante el embarazo. Se puede manifestar a partir de la veinteava semana y afecta principalmente a quienes viven su 1° embarazo o han tenido a su madre o hermanas con dicha patología.

Los síntomas más comunes de la preeclampsia son:

  • Aumento repentino de peso, por ejemplo: subir más de 2 kg. durante 1 semana.
  • Se puede hinchar la cara, manos, párpados, pies y tobillos.
  • La visión puede ser en ocasiones borrosa, tener visión doble, ver puntos luminosos, intolerancia a la luz sin razón.
  • Dolores abdominales, vómitos o náuseas sin razón.
  • Dolores de cabeza intensos y persistentes, sin un motivo de resfriado u otra afección.

 

La preeclampsia puede pasar desapercibida ya que los síntomas se confunden con los propios del embarazo, porque es normal subir de peso y retener líquido, sobre todo en los pies y tobillos. Para detectar si es preeclampsia, se realiza un control ginecológico, que evaluará la presión arterial y realizará un estudio de orina para detectar los niveles de proteinuria (proteínas).

El riesgo de sufrir preeclampsia también dependerá de otros factores, como por ejemplo, si la mujer tiene un embarazo de 2 o más bebés, si es adolescente, o si tiene más de 40 años.

Presentar presión arterial alta, hinchazón permanente y gran cantidad de proteínas en la orina son los síntomas habituales y los exámenes necesarios para detectarla son un análisis de orina y de sangre.

La preeclampsia afecta al organismo principalmente en el sistema sanguíneo, riñones, hígado, cerebro y otros órganos; es por ello que debe ser controlada adecuadamente por un especialista. A pesar de su gravedad, no se asocia a casos de muerte.

Su causa continúa siendo desconocida, a pesar que se estima que entre un 6 y un 8% de las mujeres embarazadas la padecen. Lo que sí está claro es el tratamiento que se debe seguir para combatir esta enfermedad.

Tratamiento

Algunos especialistas recomiendan dar a luz antes de lo establecido, ya que de esta forma tanto el bebé como la madre se encontrarán más protegidos. Sin embargo, esta solución no siempre puede ser la mejor, debido a que si el bebé es demasiado pequeño puede presentar complicaciones fuera del vientre materno.

Es por eso que, si el parto no es posible, se pueden tomar medidas para controlar la preeclampsia hasta que el menor esté listo para nacer. Éstas incluyen:

  • bajar la presión arterial
  • darle a la madre mucho descanso y reposo en cama
  • suministrarle medicamentos
  • mantenerla en observación permanente

 

Por otra parte, a pesar de que el bebé no esté listo para nacer, el doctor puede iniciar el trabajo de parto o realizar una cesárea, lo cual se realiza cuando el médico estima que existe algún tipo de peligro para la madre o el bebé. Una vez que nació, los síntomas de la preeclampsia pueden durar entre 3 y 7 días.

Cuando una persona que no está embarazada padece de presión alta, se le recomienda dejar de consumir sal, en cambio, cuando este síntoma se presenta en una mujer embarazada, los médicos recomiendan continuar con su consumo, debido a que su cuerpo la necesita para mantener el fluido de los líquidos del organismo, por lo que es necesario que la madre coma una cantidad normal de sal, que variará según las recomendaciones médicas para cada mujer.

Según algunos especialistas la preeclampsia se puede prevenir consumiendo aspirina o calcio. De la misma forma, el doctor puede indicarle a la mujer que se acueste en su lado izquierdo al momento de descansar, ya que esto llevará a un aumento de la cantidad de orina y de esa forma, quitará peso de encima a los grandes vasos sanguíneos.

Por su parte, el doctor Rencoret, ginecólogo de Clínica Avansalud explica que “la preeclampsia no es una enfermedad que se pueda prevenir del todo. Existen métodos para sospechar qué pacientes pueden desarrollar esta enfermedad en su grado más severo, lo que implica evaluar los antecedentes médicos personales y familiares combinado con el estudio Doppler de las arterias uterinas en el 1° y 2° trimestre. Evaluado el riesgo, el uso de dosis bajas de aspirina probablemente sea de utilidad”.

Si tuviste preeclampsia y quieres embarazarte las probabiidades de tener esta enfermedad de nuevo son variables segun una serie de condiciones de la 1° vez (¿1° embarazo?, antecedentes familiares, edad gestacional de inicio y muchas otras). Según el caso la probabilidad puede ir de 10 hasta 30% o más. Por esto, lo más probable es que tengas que tomar aspirina en dosis bajas y calcio durante la gestacion para reducir las posibilidades de que tengas nuevamente un cuadro similar.

Hay que tener presente que si el cuadro de preeclampsia fue severo existe la posibilidad de repetirla en embarazos futuros. Por esto, para un nuevo embarazo se debe estudiar con ecografia con Doppler entre las 11 y 14 semanas entre las 22 y 24 semanas. Si se detectan factores de riesgo es posible establecer alguna medida farmacológica.

Además hay que considerar que existe un riesgo de repetir la preeclampsia especialmente si la pareja es la misma. Ésto es por asociación inmunológica y la posibilidad es aproximadamente una 30%.

Por esto una vez más es aconsejable un control preconcepcional para evaluar otros factores de riesgo personal. Principalmente exámenes que descarten, por ejemplo, trombofilia. También es importante que una vez embarazada tengas control precoz.

Estas recomendaciones son muy importantes, ya que si una preeclampsia no es bien tratada puede llevar a una eclampsia.

¿Qué es la eclampsia?

La eclampsia es más compleja que la preeclampsia. No se conoce el mecanismo final que provoca esta complicación, pero está relacionado con alteraciones en las arterias cerebrales (daño en el endotelio vascular), con espasmo arterial, edema e isquemia (falta de oxigenación del tejido cerebral). Y se traduce en la aparición de convulsiones o coma en la mujer embarazada.

En cuanto al tratamiento los especialistas recomiendan que ésta sea vigilada rigurosamente. A pesar que las muertes ocurren rara vez, los médicos opinan que al prolongar el embarazo de una mujer con eclampsia podría existir riesgo vital tanto para el bebé como para la madre.

La duración del tratamiento variará según la gravedad con que se presente dicha enfermedad. En los casos más severos se mantendrá a la mujer con medicamentos hasta las semanas 32 a 34, mientras que los leves, hasta después de las 36 semanas del embarazo, para que posteriormente se pueda llevar a cabo el nacimiento del bebé tan esperado por la madre.

babysec

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV