Inicio > Embarazo > La pelvis en el embarazo

Hábitos de los bebésDolores de pelvis en el embarazo

Muchas mujeres sienten dolores intensos en la ingle y pelvis en etapas avanzadas del embarazo, y si bien es algo relativamente normal, es altamente incómodo. Sin embargo, existen maneras de prevenirlos, atenuarlos y, a veces, evitarlos.

Experto: Mario Carstens, ginecólogo de Clínica Santa María

Las dos mitades de la pelvis se conectan por delante a través de una articulación rígida llamada sínfisis púbica. Esta articulación está reforzada por una densa red de ligamentos, lo que quiere decir que, bajo condiciones normales, se producen muy pocos movimientos. Para que tu bebé pase a través de la pelvis más fácilmente, tu cuerpo produce una hormona llamada relaxina, que ablanda los ligamentos de la pelvis. En consecuencia, estas articulaciones se mueven más durante el embarazo e inmediatamente después de éste.

¿Por qué me duelen las caderas y la ingle ahora que estoy embarazada?

Cuando se produce dolor de pelvis durante el embarazo, se dice que hay una disfunción de la sínfisis púbica. Si bien, todavía no se sabe con exactitud qué causa este dolor, se cree que si un lado de la pelvis se mueve más que el otro cuando caminas o mueves tus piernas, puede causar dolor e inflamación en la sínfisis púbica. Muchas mujeres con disfunción de la sínfisis púbica padecen un fuerte dolor de pelvis sin que se produzca ninguna separación importante de la articulación, ya que la agudeza de dolor no está relacionada con el grado de separación. El dolor se puede sentir en la zona púbica, la ingle, las caderas o la parte inferior de la espalda.

El doctor Mario Carstens, ginecólogo de Clínica Santa María, explica que “si se está con dolor pelviano hay que evitar al máximo aquellos movimientos que exacerben el dolor, por lo tanto, el hacer ejercicio por cuenta propia no sería recomendable. Distinto es que un fisioterapeuta o kinesiólogo indique una rutina de ejercicios para fortalecer la musculatura de la pared abdominal y del piso pelviano, como parte del tratamiento de la molestia. Los ejercicios en el agua para embarazadas (hidroterapia) tienen la ventaja de que no provocan una carga importante de peso en la pelvis ni en las piernas y también podrían ser útiles. Como regla general el ejercicio durante el embarazo debe cumplir algunos principios básicos: debe ser aeróbico, no producir cansancio ni dolor y no tener impacto”.

¿Cuándo ocurre?

La disfunción de la sínfisis púbica puede aparecer desde el final del primer trimestre del embarazo hasta después del parto. Muchas mujeres sienten este dolor de pelvis por primera vez aproximadamente en la mitad del embarazo.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más comunes son dolor en la zona de la pelvis y en la ingle. Es posible que también padezcas dolor de espalda, dolor pélvico posterior o dolor de cadera. Es común sentir un chirrido o un chasquido en la zona del pubis y el dolor puede bajar al interior de alguno de los muslos o sentirse entre las piernas. Éste por lo general, empeora al separar las piernas, caminar, subir o bajar las escaleras, o dar vueltas en la cama. Es normal que se acreciente durante la noche y puede que no te deje dormir. Levantarte para ir al baño en el medio de la noche puede resultar muy doloroso.

¿Cómo se trata?

El uso de un cinturón de soporte o una faja para la pelvis puede muchas veces proporcionarte un rápido alivio. Puede que necesites movilización (una forma más delicada de manipulación) de la cadera, espalda o pelvis para corregir cualquier disfunción subyacente de movimiento. Los ejercicios durante el embarazo -especialmente para los músculos del abdomen y del suelo pélvico-, constituyen una parte importante del tratamiento y están dirigidos a mejorar la estabilidad de la pelvis y la espalda. La hidroterapia puede ser útil algunas veces.

También puedes pedir consejo a tu médico, matrona o fisioterapeuta (si es que el médico te ha referido a uno para tratamiento) sobre qué hacer para que las actividades normales de todos los días sean menos dolorosas. A pesar que el mercado ofrece diversos geles para tratar algunas dolencias, el doctor Carstens explica que “el principio activo es absorbido por la piel y, por lo tanto, pasa a la circulación, por lo que no sería recomendable su uso. Distinto es el uso de pomadas como mentolatum, que activa la circulación local o el uso de calor (luz, guateros, etc.)”.

Con respecto al uso de medicamento, el especialista de Clínica Santa María explica que “el analgésico de elección durante el embarazo es el paracetamol. Los anti-inflamatorios en general están contraindicados. También se pueden utilizar relajantes musculares para aliviar la contractura muscular que a veces se produce, pero siempre bajo indicación médica”.

Algunos consejos para evitar el dolor de pelvis

  • No trates de forzarte en realizar una actividad si te está causando dolor. Si es posible, déjala. Si continúas y el dolor empeora, puede ser más difícil aliviarlo después.
  • Muévete poco, pero con frecuencia. Puede que no sientas los efectos de lo que estés haciendo hasta última hora en el día o hasta después de acostarte.
  • Descansa regularmente sentada con la espalda recta y bien apoyada.
  • Evita levantar o empujar cosas pesadas (los carritos de los supermercados suelen provocar un dolor fuerte).
  • Usa calzado cómodo, con taco bajo y ancho.
  • Cuando te vistas, siéntate para ponerte la ropa, por ejemplo cuando te pongas las pantys o los pantalones. Ponte la ropa por los pies y después párate para subírtela. No trates de poner las piernas dentro de los pantalones, faldas o pantys mientras estés parada.
  • Cuando subas escaleras, hazlo un escalón a la vez. Sube un escalón con la pierna más ágil y luego coloca la otra pierna junto a ésta. Repítelo con cada escalón.
  • Evita separar las piernas y hacer movimientos bruscos que hagan que éstas se abran demasiado, como cuando entras o sales de un auto o de la tina. Si necesitas separar las piernas, hazlo lenta y cuidadosamente.
  • En lo posible, evita nadar estilo pecho (braza) y ten cuidado con los otros estilos. Mientras estás en el agua puede parecer que la natación te ayuda, y, sin embargo, te puede provocar un incremento del dolor cuando sales.

¿Cuánto tardaré en recuperarme de los dolores pélvicos después del parto?

Diversos estudios señalan que alrededor del 60 por ciento de las mujeres con disfunción de la sínfisis púbica experimentan aún algunos síntomas después del parto. En la mayoría de las mujeres los síntomas mejoran después del nacimiento del bebé, aunque un pequeño porcentaje sigue teniendo dolor de pelvis después de un año del parto. Deberías continuar con fisioterapia después del nacimiento y, si es posible, conseguir ayuda para cuidar a tu bebé durante las primeras semanas. Algunas mujeres que han padecido estas dolencias descubren que experimentan dolor cada mes justo antes del periodo, lo cual es provocado por hormonas que tienen un efecto similar a la relaxina.

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV