Inicio > Semanas de Embarazo > 7 semanas de Embarazo

Semana 7 de embarazo

Mamá:

Con 7 semanas de embarazo puede ser que hayas aumentado de peso, aunque aún no es notorio. Es un buen momento para que te contactes con tu ginecólogo, han pasado tres semanas desde la fecha que tendrías que haber menstruado.

Durante esta etapa desarrollarás un tapón mucoso que tiene como función sellar el útero para protegerlo contra las infecciones. Por lo general, este tapón se pierde con la dilatación en el trabajo de parto.

Puedes experimentar calambres leves en la parte baja del abdomen y secretar manchas de sangre, que tienden a confundirse con el período menstrual. Si el sangramiento es abundante, visita inmediatamente a tu doctor, ya que esto puede ser un síntoma de pérdida, aunque la mayoría de las veces es normal.

Casi el 75% de las mujeres padecen náuseas durante el embarazo, generalmente en el primer trimestre. Algunas sólo sienten náuseas, mientras otras tienen náuseas con vómitos; además éstas pueden ocurrir durante la mañana o todo el día.

A partir del segundo trimestre lo normal es que se calmen y comiencen a desaparecer. Aunque son muy comunes, si esto empeora, y no puedes ni siquiera tolerar líquidos durante 24 horas, debes hablar con tu doctor.

Recuerda que debes reducir el consumo de café, ya que altas dosis de cafeína están asociadas a interrupciones del embarazo durante el primer trimestre. Son las semanas más delicadas para tu bebé. También debes evitar exponerte a radiaciones como los rayos X (radiografías) y a sustancias químicas peligrosas. Todo ello te lo dirá con más detalles tu médico, a partir de ahora tendrás que estar bien informada.

Bebé:

Los brotes de sus extremidades se desarrollan rápidamente, pero las manos y los pies son sólo esbozos parecidos a unas aletas. Además, continúan formándose el tracto digestivo y sus pulmones. En esta semana tu bebé mide entre uno y tres centímetros de largo y pesa menos de un gramo, aproximadamente.

Se le pueden ver más claramente los rasgos del rostro, ya tiene párpados en los ojos, las orejas siguen creciendo, y está empezando a asomar su nariz. La piel es todavía muy fina y pareciera tener una pequeña colita, que en realidad es el último hueso de la columna vertebral, que ahora es más notorio, pero desaparecerá en unas semanas.

Aunque tu bebé es ahora sólo una bolita, se mueve bastante. Todavía no lo sientes, pero en unas semanas, cuando sea lo bastante grande para rozar las paredes del útero, comenzarás a notar sus movimientos.

Alrededor de la semana siete el embrión se convierte en feto. En esta etapa, los tejidos y los órganos formados en la fase embrionaria maduran. El corazón late y el esqueleto adquiere forma.

La placenta sigue formándose y empezará a pasar nutrientes de tu cuerpo al del bebé, mientras retira sus productos de desecho. El cordón umbilical, la línea vital entre tú y tu hijo, empieza a crecer y ensancharse.

Existe actividad eléctrica, lo que evidencia actividad cerebral. El cerebro del bebé tendrá mil millones de neuronas. La neurogénesis es un proceso de división celular extremadamente rápida que produce neuronas.

La mayoría de los “circuitos” de tratamiento de la información se forman durante los primeros cuatro meses de embarazo. Al respecto, a diferencia de otras partes del cuerpo humano, el cerebro no genera nuevas células, aunque hay nuevas investigaciones que hablan del nacimiento de algunos tipos de neuronas; aún así, aunque es difícil que se renueven, las neuronas tienen una vida de alrededor de 100 años.

Tips:

Intenta alejarte de las comidas o los olores que te producen náuseas. Pero si con todo te sientes mal, puedes comer sólo aquellas cosas que te gusten, aunque tu dieta no sea muy equilibrada. Es mejor comer algo y poder mantenerlo en el estómago, que comer un almuerzo perfecto que después vomitarás. Cuando te sientas menos indispuesta podrás volver a una dieta más sana.

Es importante comer pequeñas colaciones durante todo el día, ya que tener el estómago vacío es casi siempre una invitación a las náuseas. Los alimentos poco condimentados que contienen mucha proteína son la mejor opción para las náuseas, aunque si tienes algún antojo determinado, puedes comer lo que desees.

Aunque es importante mantenerse hidratada no debes sobrecargar el estómago de líquido, pues no dejarás espacio para las comidas que pueden combatir las náuseas. Si has estado vomitando mucho, intenta con una bebida deportiva que contenga glucosa, sodio y potasio, para reemplazar lo que has perdido.

Trata de comer alimentos fríos o a temperatura ambiente, ya que no poseen tanto olor como las calientes. Evita las comidas grasosas, pues tardan más en digerirse, así como también las especias, los alimentos ácidos y las frituras, porque pueden irritarte más el estómago.

Las comidas blandas como los cereales con leche baja en grasa se pueden tolerar más, además están enriquecidas con hierro y vitaminas. Son muy aconsejables, ya que son un buen sustituto de una comida cuando no puedas ingerir nada más.

Es recomendable mantener tostadas, galletas saladas o de arroz al lado de la cama, para comerlas antes de levantarse por la mañana. Descanse unos 20 o 30 minutos antes de salir de la cama. Por las noches, las galletas saladas también la pueden ayudar con las náuseas.

Toma tus vitaminas prenatales por la noche, antes de dormir, en vez de hacerlo en la mañana con el estómago vacío. También puedes preguntarle a tu doctor si puedes tomar temporalmente una vitamina prenatal que tenga menos hierro, porque este mineral por lo general causa molestias en el estómago.

El jengibre: Esta planta ayuda a calmar el estómago, la bebida “Ginger Ale” puede ayudarte con eso. Otra opción es rallar un poco de raíz de jengibre y hacer un té. También puedes probar con los caramelos de jengibre. Sin embargo, todo ello debes consultarlo primero con tu médico, ya que los remedios caseros y hierbas para las náuseas, pueden tener contraindicaciones durante el embarazo.

El té de hierbas: También es recomendable, sobretodo el té de menta cuyo sabor es refrescante y parece combatir ese desagradable sabor que suele aparecer cuando se está mareada. Cepillarse los dientes regularmente durante el día puede ser un alivio.

Las bandas de acupresión: Son bandas de algodón suaves, diseñadas para contrarrestar el mareo, y que puedes encontrar en farmacias. La banda se coloca alrededor de la muñeca, creando presión, y por consecuencia un alivio, a través de un mayor balance y circulación de energías.

También puedes consultarle a tu doctor acerca de un dispositivo electrónico, que cumple la misma función. Se puede comprar con receta, y según los estudios, tiene excelentes resultados.

La vitamina B6: Es muy efectiva contra las náuseas. La dosis diaria recomendada es de 1,9 milígramos, aunque tu doctor te puede permitir tomar entre 10 y 25, para ayudarte a combatir estas molestias. Recuerda siempre consultar con un especialista antes de consumir cualquier medicamento, vitamina o remedio casero.

Habla con otras mamás que tendrán a su bebé al mismo tiempo que tú.


Ideas para disfrutar tu embarazo:

Juntate con amigos o familiares a cocinar algo rico y entretenido. Si quieres saber cuales son los nutrientes más importantes que debes consumir durante el embarazo puedes consultar los artículos sobre alimentación que hay en nuestro portal.

Publicidad

Enlaces Relacionados

 

Comentarios


Facemamá TV