¿Es posible aumentar la producción de leche materna con alimentos?

Leche materna

Cuando somos pancitas los comentarios y “consejos” de personas cercanas abundan, lo que puede ser abrumador sobre todo cuando te conviertes en mamá primeriza. La forma de la barriga, cuidados, crianza y hasta la producción de leche materna son temas con los que te toparás a diario. Por eso, y para despejar tus dudas queremos hablarte sobre la producción de leche y si es cierto que los alimentos ayudan en su aumento. 

Para el momento, quizás no estés muy segura de que tu bebé esté tomando pecho adecuadamente. O tal vez pienses que no queda satisfecho con tu leche ¿A qué se debe esto?

¿Realmente un alimento aumenta la producción de leche materna?

Asegúrate de que tu posición y el pestillo estén bien, colócate en algunas sesiones de extracción y, sobre todo, amamanta con frecuencia y no prestes atención al reloj. Cuando se trata de aumentar tu suministro de leche materna, es probable que ya hayas escuchado estos valiosos consejos antes. Pero si los está probando todos y todavía te preocupas por la producción de leche materna, ¿comer ciertos alimentos puede darte un impulso adicional?

No hay evidencia científica de que existan alimentos que aumenten la producción de leche, aunque existen muchos mitos al respecto y algunos productos que combinados con las recomendaciones anteriores, quizás puedan ayudarte un poco a la hora de amamantar.

 Muchas culturas han dependido durante mucho tiempo de alimentos y de hierbas para promover un amplio suministro de leche. Y lo más probable es que hayas escuchado a otra madre que amamanta hablar sobre cómo su propio suministro se disparó después de que ella comenzó a comer avena para el desayuno.

Lo cierto es que hay escasez de evidencia anecdótica en galactagogos, alimentos que se cree que estimulan la producción de leche materna. Pero la verdad es que no hay mucha investigación de alta calidad para determinar con certeza si comer lo correcto realmente puede aumentar la producción de leche materna.

Pero la alimentación sí es importante

Elizabeth Quiñones, matrona supervisora de Neonatología de Clínica Santa María, nos explica que, la nutrición adecuada de la madre es fundamental durante este proceso, ya que la síntesis o producción de leche materna implica necesariamente un aumento del traspaso de nutrientes al bebé y un mayor costo metabólico. Esto a su vez supone que si ella no posee las reservas de minerales y vitaminas necesarias, la síntesis se realiza extrayendo los nutrientes de sus depósitos, lo cual podría causar deterioro en su salud, y por ejemplo, sufrir enfermedades como anemia.

¿Qué hacer para que el bebé succione mejor?

 En ningún caso hay un problema con tu leche, ya que el mejor alimento para un bebé es la leche materna. Pero podría suceder que el bebé no sepa succionar o que se quede dormido al tomar pecho. En ese caso, puede que solo tome a intervalos, entre siesta y siesta.

Recuerda que un bebé tomará leche cuando quiera hacerlo, pero hay ciertos comportamientos que debes vigilar, como, por ejemplo, que tome mucho y que parezca que siempre tiene hambre.

Tips para que el bebé succione mejor

  • Quítale la ropa a tu bebé, excepto el pañal. Sosténlo contra tu piel para el contacto directo de piel a piel. El contacto de piel a piel ayuda a despertar a un bebé con sueño y a menudo ayuda a alentarlo a succionar.
  • Habla con tu bebé para motivarlo a succionar. Di su nombre con voz cantarina para llamar su atención. Mientras hablas y cantas, acaricia las mejillas de tu bebé para estimular la succión.
  • Usa el masaje para estimular la succión. Masajear la coronilla de la cabeza del bebé o aplicar presión suave sobre la barbilla del bebé y justo debajo del ombligo podría ayudar a estimular la necesidad de succionar del bebé. Aplicar presión suave sobre la palma del bebé también podría estimular la succión.
  • Retira al bebé del seno y estimula al bebé con actividad. Cambia el pañal del bebé o camina con él por unos momentos para tratar de aumentar el estado de alerta del bebé.
  • Deja de tratar de estimular al bebé si se agita. La frustración del bebé podría crear una aversión a la succión, lo que podría ser difícil de superar. En cambio, detente, calma al pequeño y luego intenta nuevamente poco tiempo después.
  • Busca el consejo de un trabajador médico si no puedes lograr que tu bebito succione eficazmente para alimentarse. El médico de su hijo podría recomendar una evaluación con un consultor de lactancia. Algunos bebés necesitan más tiempo para superar la somnolencia para aprender a mamar.

Tip adicional: Una manera de ver si el bebé está comiendo bien es observando su caquita; su frecuencia y consistencia. Por otro lado, si el bebé va subiendo de de peso con normalidad, entonces todo va bien con el pequeño y tu producción de leche materna ¡Sigue así

¿Cómo mejorar la nutrición de la madre durante la lactancia?

Elizabeth Quiñones recomienda durante los meses dedicados a la lactancia cumplir con una dieta balanceada y variada en alimentos, donde se debe considerar:

  • Incremento en la ingesta de calorías, proteínas, vitaminas y minerales.
  • Ingerir unas 2.500 Kcal./día
  • Consumir carnes 2 veces por semana, legumbres 3 veces por semana (aportan proteínas y fibras), 2 porciones de verduras al día y 3 frutas diarias de distintos colores.
  • Incluir el consumo de Omega 3, ácidos grasos esenciales para el desarrollo del cerebro y la visión en las primeras etapas de la vida del menor, podemos obtenerlo a través del consumo de pescados, especialmente grasos, por ello se recomienda por ejemplo 2 porciones de 1/2 lata de jurel a la semana.
  • La mujer que amamanta debe consumir líquidos en relación a la sed que siente, la cual se verá aumentada en este período.
  • Calcio y lácteos: si la madre no posee problemas de salud ante la ingesta de leche y sus derivados, es recomendable incluirla diariamente en su dieta; de no ser así es aconsejable consumirla como suplementos.

Lo que determina la producción de leche materna es la succión de tu bebé y el vaciamiento frecuente de los pechos. El organismo de la madre usa una combinación de todos los alimentos absorbidos y los completa con los nutrientes almacenados para fabricar la leche.


mujer amamantando
Te puede interesar:

Lactancia materna: una nutrición de cuerpo y alma