Contracciones en el embarazo: Braxton Hicks

A diferencia de lo que muchas mujeres creen, las contracciones durante el embarazo no suelen ser dolorosas y te preguntarás: ¿cómo saber que las tienes? pues te decimos que será ese momento dónde solo sientes que el abdomen se endurece, dando una sensación de tensión en él. A esto se le conoce como contracciones de Braxton Hicks y son muy comunes en el embarazo.

Durán aproximadamente entre 30 y 60 segundos, y es la forma en que el músculo uterino se prepara para el día del parto. El ginecólogo y experto, Luis Iglesias nos orientará un poco, al respecto.

¿Qué son las contracciones de Braxton Hicks?

Las contracciones de Braxton Hicks son contracciones del útero que ocurren durante el tercer trimestre del embarazo. Son perfectamente normales y se dice que representan contracciones que ocurren cuando el útero se prepara para dar a luz. En algunas mujeres, ocurren ya en el segundo trimestre. A veces, a las contracciones durante el embarazo, conocidas como Braxton Hicks se les llama «trabajo de parto falso».

A diferencia de las contracciones del parto real, las contracciones de Braxton Hicks no ocurren a intervalos regulares, no se fortalecen con el tiempo y no duran más. No ocurren a intervalos predecibles, y pueden desaparecer por completo por un tiempo. Tienden a volverse más frecuentes hacia el final del embarazo.

Las contracciones de Braxton Hicks llevan el nombre de un médico inglés, John Braxton Hicks, quien las describió por primera vez en 1872.

¿Qué causa las contracciones en el embarazo?

Los eventos comunes que a veces pueden desencadenar contracciones durante el embarazo, son:

  • Aumento de la actividad de la madre o el bebé
  • Tocando el abdomen materno
  • Deshidratación
  • Relaciones sexuales
  • Vejiga materna distendida

¿Cuándo ocurren las contracciones de Braxton Hicks?

Las contracciones Braxton Hicks, son contracciones uterinas que ocurren esporádicamente y que empiezan por la semana seis del embarazo, aunque a esa altura son imperceptibles.

Ya por la mitad del embarazo son un poco más frecuentes, aunque irregulares e indoloras. No obstante, a veces es difícil distinguir estas contracciones de los síntomas de un parto prematuro.

Es mejor que acudas al médico de inmediato si antes de la semana 37 ya tienes 4 o más contracciones en una hora, o cualquier otro signo de parto prematuro.

Habla el experto

El doctor Luis Iglesias, ginecólogo de Clínica Dávila explica que: “Es absolutamente normal no tener contracciones en el embarazo en ausencia de trabajo de parto. Incluso es posible no percibir las contracciones de Braxton Hicks”.

Estas últimas, de sentirse, no se asocian con riesgo de parto prematuro, pueden ir aumentando en frecuencia en relación a las semanas de embarazo y ser percibidas cada una hora.

Las contracciones dolorosas, que se presentan cada 5,10 o 15 minutos y persisten por más de una hora deben ser evaluadas para descartar riesgo de parto prematuro antes de las 37 semanas.

“Las contracciones de Braxton Hicks, son fisiológicas y no representan riesgo materno-fetal, por lo que deben ser asumidas por la paciente como parte normal del embarazo”.

Cuando te acerques al parto estas contracciones deberían ser más intensas, frecuentes e incluso molestas. Esto es porque en esta etapa, hacen “madurar” el cuello del útero, es decir, lo ablandan y lo afinan para preparar la dilatación, período al que se le conoce como “preparto”.

¿Cómo se sienten las contracciones de Braxton Hicks?

Las contracciones durante el embarazo no suelen ser tan dolorosas como las verdaderas contracciones de parto. Algunas mujeres las describen como una sensación de tensión en la parte inferior del abdomen. Pueden sentirse similares a los calambres menstruales en algunas mujeres. El abdomen puede volverse firme al tacto. No ocurren a intervalos regulares.

¿Qué hacer cuando siento contracciones?

  • Cambia de actividad o de posición. Puede que en algunos casos necesites descansar, mientras que en otros, sea mejor caminar. (Por el contrario, las contracciones de parto serán cada vez más intensas, hagas lo que hagas).
  • Relájate con un baño caliente.
  • Toma abundante agua, ya que estas contracciones en el embarazo pueden deberse a una deshidratación.
  • Practica ejercicios de relajación o de respiración. No las eliminará, pero te sentirás mejor. (Aprovecha de practicar algunas de las técnicas de control del dolor que aprendiste en tus clases de preparto).

¿Cuándo llamar al médico?

Si todavía no estás en la semana 37 y tienes contracciones cada vez más seguidas, rítmicas o dolorosas. Los siguientes son síntomas de parto prematuro:

  • Dolores de estómago o similares a los menstruales; o más de 4 contracciones en una hora (aunque no sientas dolor).
  • Hemorragia vaginal.
  • Aumento en el flujo vaginal o una alteración de éste: se vuelva acuoso, mucoso o sanguinolento.
  • Aumento de presión en la pelvis (sientes que el bebé empuja hacia abajo).
  • Dolor en la parte baja de la espalda, sobre todo si es la primera vez que lo sientes

Si ya has pasado la semana 37, llama al médico una vez que tus contracciones duren 1 minuto a intervalos de 5 minutos, a menos que tu médico te haya indicado otra cosa.

¿Cómo diferenciarlas de las contracciones de parto?

Al comenzar el trabajo de parto sentirás cómo el útero se encoge y relaja; esto sucede con ritmo, progresivamente, en tramos regulares e incrementa su duración a medida que se acerca el nacimiento de tu bebé.

¿Por qué ocurren?

El propósito de las contracciones es dilatar el cuello uterino y además permitir que el bebé esté en una correcta posición que le permita salir al exterior con facilidad.

¿Por qué son dolorosas?

 El fenómeno que produce dolor se llama anoxia y tiene que ver con la falta de oxígeno en los vasos sanguíneos intrauterinos.

Dato curioso

Estos síntomas no paran de forma inmediata tras el parto, aunque este haya concluido con éxito, el cuerpo continuará en pie de guerra unos días más.

Así pues las contracciones y calambres musculares se sucederán durante un tiempo para ayudar a detener la pérdida de sangre, e incluso para que todo vuelva a su lugar. El lado positivo es que gracias a los calmantes, esta fase pasará desapercibida en la cama del hospital.

Recomendación

Es importante que aprendas a reconocer todas las señales que te da tu cuerpo al momento de recibir a tu bebé, ya que todos los meses la ansiedad y el miedo se convierten en algo cotidiano y a medida que se va acercando la fecha del parto, todos nuestros pensamientos se basan en torno a eso.

Debes saber que durante el embarazo puedes presentarlas o no, esto va a depender de cada embarazada.

No te asustes frente a ninguna de estas circunstancias y pregúntale a tu médico si es que tienes alguna duda. Eso sí, si tienes contracciones dolorosas o crees que algo no está bien, consulta a la brevedad.


diario de embarazo
Te puede interesar:

Diario de embarazo