El apego durante los primeros años: ¡Así se ve!

El apego durante los primeros años

Inmediatamente después del nacimiento, el recién nacido generalmente se coloca directamente sobre el estómago de la madre, donde puede escuchar los latidos de su corazón, sentir su calor y olerla. Esto se llama unión y aquí comienza el apego afectivo.

¿Qué papel juega el primer contacto?

El primer contacto fuera del útero es importante para el niño y el vínculo con su madre. Por supuesto, esto no significa que el contacto inicial posterior entre madre e hijo por ejemplo, en el caso de un parto prematuro y, como resultado, el niño sea trasladado a un hospital infantil no necesariamente tendrá un efecto negativo en la relación madre-hijo.

En tales casos, sin embargo, se necesita tiempo y una atención muy intensa para recuperar el tiempo perdido. Desde el primer día de vida, el comportamiento de un niño se orienta hacia el apego a un adulto.

Esto es vital para su desarrollo, porque sólo puede ser positivo si desde el principio puede experimentar una relación afectiva cercana, afectuosa y constante. Da al niño la seguridad que necesita a la hora de explorar el mundo.

¿Cómo se desarrolla el apego en los bebés?

El desarrollo del niño se basa, por tanto, en un vínculo afectivo con los adultos que, además, no tienen por qué ser sus padres. Es importante la cercanía y confianza que le puedan brindar sus cuidadores. Solo a través de ellos puede crecer el vínculo.

El niño experimenta la vinculación a través del cuidado de sus padres, a través del contacto físico al amamantar o dar el biberón, a través de cuidados suaves, al ser cargado, consolado y acariciado.

Se acostumbra a las voces, al respectivo olor corporal de sus cuidadores, experimenta el contacto visual y ve la sonrisa de la otra persona. La experiencia de que no se les deja solos cuando necesitan a alguien es particularmente importante.

Es por eso que siempre se debe consolar a un niño que llora, especialmente en los primeros meses de vida. Esta es la única manera de que los niños experimenten que pueden confiar en sus padres.

No sólo al principio, cuando el niño es muy pequeño, sino durante muchos años, los padres deben mostrar una disposición constante a comprender y responder a las necesidades del niño. El vínculo formado de esta manera brinda al niño protección, seguridad, confianza y apoyo en situaciones de estrés.

¿Cómo afecta el apego seguro al desarrollo infantil?

El apego durante los primeros años

Un niño que se siente seguro en un vínculo seguro se comporta de manera más emprendedora. Se aleja de los padres que exploran el mundo si permanecen en una proximidad visible.

Desarrolla curiosidad e independencia porque sabe que en caso de duda se llevará a cabo. Los padres se experimentan como una base segura a la que el niño puede volver en cualquier momento, donde también puede recargar energías.

Por el contrario, su impulso de explorar disminuye en situaciones desconocidas. Busca estar cerca de sus padres y no quiere ser objeto de burlas.

¿Por qué no es solo la madre importante para un vínculo?

Se decía que el amor materno en la infancia y la niñez es tan importante para la salud mental como el descanso, la buena alimentación y el aseo lo son para el desarrollo físico.

Hoy sabemos que el padre entra en el campo de visión del infante a una edad muy temprana. Pero eso también depende de cuánto se involucre en el cuidado de tu hijo y cuánto tiempo pase en contacto amoroso con el bebé.

Sin embargo, a diferencia de la madre, el padre suele ser percibido como una persona separada, mientras que el bebé inicialmente percibe a la madre como una parte de sí mismo.

Esto también se llama la simbiosis madre-hijo. Para el desarrollo positivo del niño, es importante que al menos una persona de referencia esté emocional y confiablemente disponible para él/ella.

Cuanto más entre en juego el padre como persona de referencia desde el principio, más fácil será para todos los miembros de la familia permanecer razonablemente flexibles a pesar de tener descendencia. La consistencia y la interacción amorosa son lo que el bebé necesita desde el principio. Y ambos padres pueden encargarse de eso.

¿Qué contribuye al desarrollo de un apego seguro?

La presencia física de un adulto no es suficiente para que un niño desarrolle seguridad emocional. Es importante que el cuidador. Responde a las necesidades y señales del niño, interpretando ambas desde el punto de vista del niño, no del suyo propio. Responde al comportamiento del niño de manera rápida, confiable y consistente.

Evita dejar al niño solo en un entorno desconocido

El apego no significa que tu hijo esté constantemente apegado a sus colas. Se trata del equilibrio correcto entre sostener y dejar ir. No existe un estándar para esto porque todas las relaciones entre padres e hijos son diferentes porque todos los involucrados son diferentes.


padres de gemelos o mellizos
Te puede interesar:

Trucos para padres de gemelos o mellizos