Contracciones en el embarazo vs las de parto: ¿Cuál es la diferencia?

Tipos de contracciones en el embarazo

Desde los tipos de contracciones en el embarazo que puedes experimentar hasta cuándo llamar a tu médico, aquí está una guía completa sobre los espasmos más importantes que llevarán a tu bebé a tus brazos.

Incluso si no sabíamos mucho sobre el embarazo y el parto cuando concebimos, sin duda estamos familiarizadas con las contracciones en el embarazo y parto: los medios incómodos pero esenciales de tu cuerpo para empujar a tu bebé por el canal de parto y hacia el mundo.

Pero es posible que no hayas sabido que hay varios tipos de contracciones, y experimentarlas no siempre significa que estás a punto de dar a luz. Desde cómo se sienten las contracciones en el embarazo hasta cómo saber que realmente estás en trabajo de parto, esto es lo que necesitas saber antes de dar a luz.

¿Cómo se sienten las contracciones en el embarazo?

Las primeras contracciones pueden sentirse como molestias gastrointestinales, calambres menstruales intensos o presión abdominal baja.

Tipos de contracciones en el embarazo

Hay dos tipos de contracciones en el embarazo que puedes experimentar, estas incluyen:

Contracciones de Braxton Hicks (también conocidas como prácticas o contracciones falsas): pueden ocurrir en cualquier momento después de la mitad de tu embarazo (o no). Las contracciones de práctica ayudan a preparar tu cuerpo para el parto, pero en realidad no causan dilatación cervical o borramiento que ocurre durante el trabajo de parto. También tienden a disminuir cuando cambias de posición. Las falsas contracciones del parto también son irregulares, no aumentan en severidad o frecuencia y generalmente se detienen si cambias de posición. También pueden ir acompañados de otros signos falsos de parto.

Contracciones de parto: En las semanas previas al nacimiento, es probable que también experimentes muchos signos comunes de parto real que conducen a contracciones de parto reales. Las contracciones de parto aumentan progresivamente, tanto en intensidad como en frecuencia: esta es la señal de que el cuello del útero está empezando a ablandarse ¡Comenzó el trabajo de parto!

La fase del trabajo del parto comienza cuando se alcanzan los tres centímetros de dilatación. Las contracciones de parto se presentan a intervalos regulares, primero cada 20 minutos, después, cada cuarto de hora y, al final, cada 10 y 5 minutos. El dolor se siente tanto en el bajo vientre como en la región lumbosacra. Son estas contracciones las que ayudan al bebé a nacer. A partir de la semana 25 se pueden comenzar a presentarse pero con baja intensidad, sin embargo, es necesario ir al médico para controlarlas.  

¿Solo tenemos contracciones durante la gestación?

El útero es un órgano formado por un tejido muscular, por ende tiene actividad contráctil durante toda la vida  (no tiene que ver con contracciones de parto y resultan ser ligeras). Está formado por una capa de músculo especial, que se llama miometrio y como todos los músculos del organismo, tiene la capacidad de contraerse y relajarse aunque fuera del periodo prenatal esto no es percibido por la mujer.

Este es uno de los temas que preocupa mayormente a las madres primerizas ¿me va a doler? ¿Las podré soportar? ¿Pujaré de forma correcta? Y si no puedo ¿Qué pasa?, son algunas de las interrogantes que se hacen las nuevas madres.

Es necesario saber que cada madre percibe las contracciones de parto de forma diferente y la mejor manera de saber sobrellevar este momento es asistiendo a clases de educación prenatal o practicando ejercicios suaves de relajación previos al nacimiento del bebé. Además, evitando los esfuerzos físicos durante el embarazo (caminar rápido, correr, levantarte de forma brusca, levantar objetos pesados) y psicológicos (estrés, discusiones, nostalgia, tristeza), podrás evitar que se presenten antes de tiempo.

Contracciones reales vs. Braxton Hicks

A diferencia de las contracciones en el embarazo, sabrás que estás experimentando contracciones laborales reales frente a las contracciones de Braxton Hicks porque las contracciones laborales reales:

  • Intensifican con la actividad, en lugar de relajarse, y no te sientes aliviada por un cambio de posición.
  • Se vuelven progresivamente más frecuentes, intensas y generalmente (pero no siempre) más regular. Las contracciones generalmente duran entre 30 y 70 segundos cada una, y aunque cada una no será necesariamente más dolorosa o más larga que la anterior, la intensidad aumenta a medida que avanza el parto. Del mismo modo, la frecuencia no siempre aumenta en intervalos regulares, incluso, pero sí aumenta.
  • Puede producir un «espectáculo sangriento» de color marrón, rosado o manchado de sangre.
  • Puede estar acompañado de malestar estomacal, calambres o diarrea.
  • Puede ir acompañado de una ruptura de sus membranas (comúnmente conocida como «ruptura de agua»). Sin embargo, esto solo ocurre en aproximadamente el 15 por ciento de los trabajos; es más probable que tus membranas se rompan espontáneamente durante el parto o que tu médico las rompa artificialmente.

¿Dónde se sienten las contracciones laborales?

Es posible que sientas dolor solo en la parte inferior del abdomen o en la parte inferior de la espalda y el abdomen, y el dolor puede irradiarse por las piernas, particularmente la parte superior de los muslos.

¿Cuánto dura la contracción de parto promedio?

La contracción promedio puede variar en longitud, intensidad y frecuencia dependiendo de tu etapa de parto:

  • Trabajo de parto temprano: cada contracción suele durar entre 30 y 45 segundos. Pueden comenzar con una separación de hasta 20 minutos, pero se volverán progresivamente más cortos a medida que finalice esta fase.
  • Trabajo de parto activo: las contracciones se vuelven cada vez más intensas, frecuentes y prolongadas, y duran entre 40 y 60 segundos cada una.
  • Trabajo de transición: las contracciones aumentan repentinamente en intensidad y frecuencia, y cada una dura entre 60 y 90 segundos y se separan con una diferencia de dos a tres minutos.
  • Empujar y dar a luz: las contracciones en esta segunda etapa del parto duran de 60 a 90 segundos, pero a veces están más separadas, aproximadamente de dos a cinco minutos, y posiblemente menos dolorosas.

Cuándo llamar a tu médico por contracciones

Es probable que tu médico te haya dicho cuándo llamarle si crees que estás en trabajo de parto (una buena regla general: cuando las contracciones están separadas por cinco a siete minutos, a diferencia de las contracciones en el embarazo).

Si no estás segura si estás en trabajo de parto real, pero las contracciones se producen con bastante frecuencia, de todos modos levanta el teléfono. Simplemente no esperes intervalos perfectamente uniformes, que tal vez nunca lleguen.

¿Preocupada en la mitad de la noche?

No te sientas culpable por despertar a tu médico: las personas que dan a luz a bebés reciben muchas llamadas telefónicas a las 3 a.m. y están acostumbradas a ellas.

Y no te avergüences si es una falsa alarma: no serás la primera (o la última) que espera que la madre juzgue mal sus signos de parto. Además, siempre es mejor errar por precaución.

Tu profesional querrá que respondas algunas preguntas, no solo para proporcionar información, sino también para escuchar el tono de tu voz. Mientras hablas sobre la contracción, él o ella probablemente podrá decir si es real, así que no trates de ocultar el dolor en nombre de los buenos modales telefónicos.

A su debido tiempo, esta dolorosa labor se convertirá en ¡el mejor momento de tu vida!


segunda fase del parto
Te puede interesar:

Segunda fase del parto: Activa