Técnicas para que puedas relajarte durante el parto

Cada vez queda menos tiempo para que puedas por fin conocer a tu bebé. Por eso, Facemama.com te cuenta acerca de cómo debes prepararte para recibirlo y algunas técnicas para que puedas relajarte.

1.- Prepararse para el bebé

Pocas cosas debieran tener complicaciones en los momentos finales antes de conocer a tu bebé. Desde la semana 32, el médico y la matrona vigilarán constantemente el desarrollo del feto y, con ello, la salud de la madre. Por ejemplo, si deja de aumentar de peso podría ser un indicio de que el feto no está creciendo o que existe aumento de la tensión arterial, lo que podría ser un indicio de preeclampsia.

Lo más complicado del final del embarazo es que cuesta estar cómoda, la barriguita crece y crece, sentarse o echarse en las posiciones habituales es cada vez más incómodo.

Si se acuesta boca arriba el peso del feto presionará los vasos sanguíneos mayores y los nervios que se apoyan en la columna provocarán hormigueos dolorosos, mareos y falta de aliento. Para dormir se debe intentar con distintas posiciones hasta encontrar la comodidad, lo que puede ser con cojines o almohadas blandas para apoyar el cuerpo.

2.- Técnica de tensión relajación

Una buena técnica de relajación en el embarazo combina la liberación de tensión en la mente y el cuerpo con una respiración profunda y regular. Descubrirás que practicar estas técnicas te hace sentir mejor, de modo que al final del embarazo no estarás tan incómoda como para no disfrutarlo.

Servirá también como una buena preparación para el parto, ya que ayuda relajar los músculos del cuerpo, de modo que el útero se contraiga sin que el resto del cuerpo se tense.

Lo que se hace es tensar y relajar diferentes partes del cuerpo una tras otra. La pareja puede ayudar, tocándote en los lugares donde te estás poniendo tensa: responderás al contacto relajándote. Practica esta técnica dos veces al día durante 15-20 minutos si puedes, antes de las comidas o una hora o más después de comer, muy pronto verás que esto te ayudará a sentir mejor.

Debes buscar una posición cómoda, ya sea acostada boca arriba o apoyada en cojines. Cierra los ojos y después intenta despejar la mente de todos los pensamientos estresantes, ansiedades o preocupaciones respirando lenta y regularmente, concentrando toda tu atención sólo en respirar.

Una vez que la mente esté relajada y que la respiración sea profunda y regular, debes comenzar con la rutina de tensión y relajación. Piensa en la mano derecha y ténsala durante un momento con la palma hacia arriba, después relájala y dile que está pesada y cálida. Así, trabaja todo el lado derecho del cuerpo, tensando y relajando el antebrazo, el brazo y el hombro. Después repite el proceso con el lado izquierdo superior del cuerpo. A continuación, sube las rodillas, y después, por turno, tensa y relaja las nalgas, muslos, pantorrillas y pies. Presiona suavemente la zona lumbar contra el suelo o los cojines, después suelta y relaja. Termina relajando la cabeza y el cuello. Relaja los músculos de la cara, ojos y frente.

3.- Dormir lo suficiente

Una buena noche de descanso es una de las máximas prioridades de la mujer durante el embarazo.

Es recomendable dormir ocho horas diarias cada noche. Aunque el metabolismo baje la actividad a esa hora, la el del feto no, por lo que puede estar activo y dando patadas toda la noche.

Si no puedes dormir intenta seguir los siguientes consejos:

  • Tomar un baño tibio (no caliente) antes de meterse a la cama sirve para relajarse y sentirse adormecida y tranquila.
  • Un vaso de leche caliente ayuda a adormecerse; también leer un libro agradable, escuchar música o mirar televisión.
  • Los ejercicios de respiración y relajación son tratamientos excelentes para el insomnio.

Posición del feto

Cuando el feto se acerca a la plena madurez, hacia la semana número 37, se hará cada vez más pesado y se colocará cabeza abajo. Algunos, sin embargo, permanecen de nalgas hasta el final.

Cuando vienen en esta posición es probable que nazca a través de una cesárea, pero también existe la posibilidad de que se dé vuelta sólo antes de que comience el parto.

– El 30 por ciento de los bebés están de nalgas en la semana 30. Más de la mitad de ellos se da vuelta espontáneamente durante las siguientes dos semanas.

– El 14 por ciento sigue de nalgas durante la semana 32. Existe un 60 por ciento de probabilidades de que si viene de nalgas se dé vuelta por sí mismo antes de comenzar el parto.

– Menos del 5 por ciento de los fetos sigue de nalgas en la semana número 30. Una cuarta parte de ellos se dará vuelta solo, aunque es menos probable si las piernas están estiradas o no hay mucho espacio en el útero, por diversos motivos como por ejemplo, si el embarazo es múltiple.

– Algunos bebés se dan vuelta dando patadas una vez empezado el parto, siempre que haya espacio suficiente.

Temas: ,

tiempo de gestación
Te puede interesar:

Clasificación de los partos: Parto según el tiempo de gestación