Cuidados del cordón umbilical

cuidados del cordón umbilical

Una de las uniones más palpables y que saltan a la vista, entre una madre y un hijo es el cordón umbilical. Después de nacer, el bebé viene con parte del cordón y la madre debe tener máximo cuidado ante posibles infecciones, Facemamá explica cómo debes cuidar el cordón umbilical de tu recién nacido.

Durante los 9 meses de gestación, tu bebé se desarrolló, creció y vivió dentro de tu vientre. En él recibió todo el alimento y nutrientes que tu organismo le pudo otorgar a través de un cordón unido a ti, quien recibió todo lo necesario para su alimentación. Cuando nació, el cordón fue cortado quedando el muñón umbilical. Este muñón, al cabo de 10 a 21 días se secará por completo y finalmente caerá, dejando una pequeña herida en el abdomen de su bebé, es por ellos que debes saber acerca de los cuidados del cordón umbilical.

Cuidados del cordón umbilical

Los cuidados que debes tener durante esos días son principalmente mantenerlo limpio y seco. Para eso, dobla la parte de arriba del pañal hacia abajo, dejando al descubierto el ombligo. La idea es que no se pase a llevar y se aleje de la orina. Evita darle, entonces, baños de tina a tu bebé, y sólo pásale una toallita o esponja húmeda.

Cuando se corta el cordón umbilical, queda un muñón que se ennegrece y se va secando hasta desprenderse a las 2 o 3 semanas. Para que durante este proceso no se infecte, lo más importante no es curarlo de una forma u otra, sino mantenerlo siempre lo más limpio y seco posible, impidiendo que se ensucie con las heces o la orina.

Procurar que el pañal no lo cubra, doblando su borde superior hacia abajo si es preciso. En cada muda, se recomienda curarlo con alcohol. Para aplicarlo correctamente, hay que levantar el muñón sin estirar, cogiéndolo por la punta para que quede expuesta la zona de transición entre el cordón y la piel normal, que es la que debe quedar mojada.

Hay acuerdo unánime en que se han de evitar los productos con yodo, porque su absorción podría influir en la función del tiroides, así como cualquier talco o polvo, además, su color dificulta la valoración del estado del ombligo. Si accidentalmente se ensucia con las heces, debe lavarse sin miedo con agua y jabón, secándolo luego muy escrupulosamente y aplicando el alcohol o el antiséptico que haya indicado el pediatra.

Para que seque más rápido el ombligo, durante los días de verano, ponle a tu hijo(a) una camiseta ligera y déjale sólo el pañal, para que circule mejor el aire. Evita la ropa de una sola pieza hasta que se le haya caído el muñón. Y no intentes sacárselo, aunque éste ya esté colgando, recuerda que se caerá solito, siempre es así, no hay que apurarlo, es un proceso natural.

Cuando caiga el muñón, puede que queden pedacitos de piel (granulosas umbilicales), que desaparecen con el tiempo y a veces requieren tratamiento del médico. Éste tratamiento es indoloro, por lo que no hay de qué preocuparse.

 

Temas: , ,

Niña durmiendo
Te puede interesar:

En que momento ponerle aros a una bebé