Parto con tu hijo presente

 

Parto con tu hijo presente: ¿Está bien que mi hijo mayor esté presente en el parto de su hermanito? Esta decisión es muy personal. Hay quienes quieren que sus hijos puedan ser testigos del milagro de nacer. Otros, piensan que puede ser una experiencia muy fuerte para el niño.

También los expertos tienen distintas opiniones. Algunos sostienen que los menores de 5 años son muy jóvenes para ver el parto, mientras que otros opinan que «No hay una edad ideal». Por esta misma razón, la decisión es tuya.

Si te gusta la idea, pregúntale a tu pequeño si le gustaría, sin presionarlo, y dile que la decisión es de él. También, pregunta en el hospital o clínica si se permite la presencia de hermanos en el nacimiento. Si no es así, conversa con tu seguro médico para buscar una solución adecuada para todos. Como último recurso, menciónales que estás totalmente decidida y que eres capaz de dar a luz en otro sitio.

Tips para preparar al niño que verá el parto

Sin importar la edad del niño, requerirá preparación, ya que por muy hermoso que sea un nacimiento, el sufrimiento de la madre puede asustarlo.

  • Habla con tu hijo sobre el parto. Lean libros juntos o muéstrale videos sobre éste. Explícale que habrá sangre y que harás ruidos extraños que pueden asustarlo.
  • Nombra a un adulto para que lo cuide durante el parto. En caso de que el niño quiera salir de la sala o esté incómodo, esta persona de confianza podrá quedarse con él, distraerlo o llevarlo a comer. Debe estar atento a las señales que presente el niño, por ejemplo, si quiere salir o se ve asustado. Si el hospital tiene una «sala familiar» separada de la sala de partos, puedes decirle al pequeño que vaya a jugar allá y se distraiga. Déjale claro que puede entrar en la sala de parto después del nacimiento.
  • Si el niño es muy pequeñito, puedes invitarlo a la sala del parto para el preciso momento del nacimiento, ya que todo el proceso puede ser muy fuerte para él.
  • No temas a cambiar de opinión. Si cuando estás ahí te sientes incómoda o cohibida por tener a tu hijo presente, díselo.
  • Luego del parto, habla de la experiencia con tu hijo. Dile que te explique cómo se sintió y tranquilízalo sobre cualquier miedo o preocupación que tenga.
  • Ten en cuenta que el nacimiento es una experiencia demasiado intensa y que, por mucho que prepares a tu hijo, puede ser algo traumático.


Te puede interesar:

Duración del parto