La hora sagrada después del parto

Cuidados recién nacido

Aunque no es exactamente una hora, los expertos en neonatología utilizan el termino «la hora sagrada» para referirse a los primeros minutos del bebé fuera del útero materno y la conexión inmediata que se establece al colocarlo sobre el pecho de la madre.

Con esto nos referimos estrictamente al tiempo ininterrumpido en el que el recién nacido y la mamá tienen por primera vez el contacto piel a piel a través del bebé desnudo y el pecho totalmente descubierto de la mujer.

Importancia de la hora sagrada después del parto

Durante ese período; señalan los especialistas, que se observan varios comportamientos en el bebé hasta su primer amamantamiento. Además, consideran que es un momento único y sagrado que debería ser respetado, honrado, preciado y protegido.

No obstante, en muchos centros de salud no se respeta el parto humanizado y tampoco se toma en cuenta este lapso de tiempo entre la madre y el recién nacido, normalmente limpian y visten al bebé antes de tener el primer contacto con la mamá, o simplemente los colocan en cunas o calentadores.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda que «los recién nacidos que no tienen complicaciones deberían estar en contacto piel con piel con sus madres durante la primera hora después del nacimiento para prevenir la hipotermia y para promover la lactancia materna».

Por esta razón, neonatólogos sugieren que los hospitales adapten su protocolo y apoyen el contacto piel a piel entre la madre y el hijo al momento de nacer, sea vaginal o por cesárea.

Beneficios para la madre y el recién nacido

  • Aumenta las probabilidades de una lactancia materna efectiva.
  • Contribuye a que la lactancia sea más duradera y exclusiva.
  • Reduce el estrés del bebé.
  • Mejora la ansiedad de la madre.
  • Crea el vínculo afectivo entre la madre y el hijo.
  • Influye directamente en la estabilidad fisiológica del neonato.
  • Nivela el sistema cardiorrespiratorio.
Temas: , , , ,

padres durante el parto
Te puede interesar:

El padre en el parto