¿Pueden los gatos ayudar a los niños con trastorno del espectro autista?

trastorno del espectro autista

Los gatos pueden ser distantes. Sin embargo, los resultados de un estudio publicado recientemente en Frontiers in Veterinary Science demostraron que los gatos son cariñosos con los niños con trastorno del espectro autista (TEA), lo que beneficia a los pequeño y sus familias.

Según los informes, las mascotas, en particular los perros de servicio, ayudan a los niños con trastorno del espectro autista (por ejemplo, proporcionando calma y protección). Curiosamente, algunos estudios han sugerido que los gatos pueden ser preferibles para algunos niños con TEA, en parte porque un niño puede ser más compatible con un gato que con un perro. Sin embargo, actualmente se sabe poco sobre cómo los gatos benefician a los niños con necesidades especiales.

Los padres de niños con trastorno del espectro autista pueden experimentar aislamiento y estigma. Utilizando datos recopilados, el equipo de investigación de este estudio concluyó que «las interacciones positivas de los gatos con [niños con TEA] revelaron que los gatos pueden proporcionar una vía de relaciones positivas».

Los investigadores realizaron un estudio de 2 fases en el que los padres de niños con TEA clasificaron los comportamientos del gato familiar (afecto, agresión) y el niño (respuesta al gato, como la indiferencia) y comentaron las interacciones de su hijo con el gato de la familia.

Resultados:

Los niños con trastorno del espectro autista eran típicamente niños, de edades comprendidas entre 6 y 9 años, y vivían en hogares de varios pisos. Alrededor del 50% de los gatos eran de pelo corto doméstico y el 42% eran machos castrados o hembras esterilizadas.

La mayoría de los gatos eran al menos algo cariñosos y mostraban poca o ninguna agresión hacia el niño con TEA.

Sorprendentemente, los gatos que eran muy cariñosos con el niño eran menos hacia otros adultos y niños en el hogar, lo que sugiere la preferencia de los gatos hacia el niño con TEA.

Más de la mitad de los niños con TEA disfrutaban de abrazar o acariciar a sus gatos, pero solo pasaban de 1 a 2 horas al día con ellos.

El análisis estadístico reveló que las interacciones de mayor calidad fueron con gatos adoptados como animales salvajes o de criadores, particularmente como gatos jóvenes o gatitos, lo que sugiere que un gatito tranquilo adoptado al destete podría ser ideal para un niño con TEA.

Temas: , ,

Bebida natural y energizante para niños
Te puede interesar:

Bebida natural y energizante para niños