Tips para mejor la conducta agresiva del niño

conducta agresiva del niño

A algunos niños les resulta difícil lidiar con los sentimientos negativos. A menudo están irritables, tienen cambios de humor repentinos, también podemos ver una conducta agresiva del niño.

El objetivo es obtener conocimientos científicos sobre la desregulación afectiva y proporcionar al niño y a los padres estrategias para lidiar con la ira, la tristeza y similares.

La conducta agresiva del niño no debe conducir al éxito

El comportamiento de oposición y agresivo es parte del desarrollo normal y es muy común, especialmente en la infancia y el jardín de infantes. Pero también aparecen en la infancia y la adolescencia.

Lidiar con la conducta agresiva del niño de manera incorrecta a menudo conduce a una escalada. Luego están los gritos y la rabia, el llanto y los golpes. Muchos de los niños se encuentran desesperados en estas situaciones y no conocen otra salida.

Al mismo tiempo, se dan cuenta de que pueden controlar a los adultos y a sus compañeros a través de su comportamiento. Por lo tanto, la regla básica más importante es: el comportamiento agresivo no debe conducir al éxito.

¿Qué puedo hacer específicamente como padre para ayudar contra la conducta agresiva del niño?

Fortalece la relación positiva con tu hijo. Aunque no siempre sea fácil: Sea consciente de las fortalezas y cualidades adorables de tu hijo. Lo mejor que se puede hacer es establecer momentos positivos juntos.

Establece reglas claras ante la conducta agresiva del niño

Es importante que encuentres una redacción clara y concreta y que no introduzcas demasiadas reglas a la vez. Tienen que ser manejables para tu hijo.

Elogia a tu hijo cuando haga algo bien

Y usa consecuencias positivas. Por ejemplo, pueden leer de un libro o pueden jugar algo juntos. Lo bueno de esta regla es que es particularmente efectiva. Y para la selección de una consecuencia positiva, puedes volver a considerar las fortalezas y los intereses de tu hijo.

Se consistente cuando tu hijo rompa una regla

No guardes rencor. Es importante anunciar las consecuencias de antemano y darle a tu hijo la oportunidad de cambiar su comportamiento. No tengas discusiones largas y mantente lo más calmado posible.

Asegúrate de que las consecuencias no sean arbitrarias y sean consistentes con romper las reglas. Aquí hay unos ejemplos:

Enmiendas p. ej., el niño reconstruye una torre de Lego caída. Exclusión de la situación p. ej., al niño solo se le permite unirse a los demás en el patio de recreo 5 minutos después.

Retiro de privilegios por ejemplo, 15 minutos menos de tiempo de teléfono celular mañana porque se excedieron los 15 minutos hoy. Restricción del campo de acción para niños más pequeños p. ej., guiar la mano al limpiar.

Tu hijo sabe exactamente lo que se espera de él, le ofreces una orientación. Al mismo tiempo, aprende sobre las consecuencias de sus acciones y se responsabiliza por ellas.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a sobrellevar la ira?

Sea un modelo a seguir para tu hijo. Cuestiona tu propio comportamiento en situaciones de conflicto y trata de reducir tu propio comportamiento desfavorable en el futuro.

Ayuda a tu hijo a resolver conflictos con otros

En una situación tranquila, háblale sobre cómo surgió el conflicto. ¿Cuáles son sus propias acciones en él? ¿Qué posibles soluciones hay? ¿Cuáles son los pros y los contras de cada solución?

Ayuda tu hijo a mantener la calma en los conflictos. Es mejor pensar de antemano qué puede hacer tu hijo en situaciones de conflicto para calmarse primero y luego actuar.

Apoya a tu hijo en el establecimiento de relaciones positivas

A menudo, los niños con comportamiento agresivo tienen contacto con otros niños con dificultades similares. Obtienes un reconocimiento de ellos que no obtendrías de otra manera. Ofrece alternativas, por ejemplo, membresía en clubes deportivos o grupos de ocio.

No proteja a tu hijo de las consecuencias de las violaciones de las reglas. Es importante que tu hijo asuma las consecuencias de sus acciones en una etapa temprana.


Cómo hacer que los niños dejen de mentir
Te puede interesar:

¿Qué hacer si mi hijo miente?