Fase de desafío en el niño

Fase de desafío en el niño

En algún momento entre el segundo y el tercer año de vida de un niño, los padres experimentan la primera resistencia violenta al vivir con su descendencia. ¡La primera fase de desafío en el niño está aquí! ¿Qué hacer?

El pequeño lucha con uñas y dientes contra casi todo lo que le proponen sus padres. Los jóvenes rebeldes no quieren estar vestidos cuando mamá llega con la ropa, insisten en llevarse el enorme peluche al supermercado y, sobre todo, no quieren irse a la cama en absoluto.

Muchas situaciones cotidianas se responden con un NO categórico y el niño, por lo demás encantador, de repente se vuelve tan terco como una cabra vieja. ¡La fase de desafío es un momento difícil para los padres!

Fase de desafío en niños

Pero si miras más de cerca, puedes ver que la fase de desafío es una fase muy importante en el desarrollo de cada niño. Es el momento en que los pequeños son muy conscientes de sí mismos y se distancian de sus padres.

Los niños en edad desafiante también experimentan todos los días que algunas cosas que quieren simplemente no funcionan de esa manera.

Se topan con sus propios límites, ya sea que quieran pintar pero simplemente no pueden coordinar el bolígrafo según sea necesario, o que quieran caminar hacia la izquierda pero el camino al jardín de infantes está a la vuelta de la esquina a la derecha.

Este ir y venir evoca fuertes sentimientos, que pueden estallar en violentas rabietas. Pero en esta fase los pequeños aprenden para su vida futura: no todo lo que desean y lo que quieren, será alcanzable. Soportar esta frustración y aprender a lidiar con ella es de gran importancia para el resto de la vida.

¿Cómo lidiar con un niño en la fase de desafío?

Pero, ¿cómo lidian los padres con su hijo desafiante? ¿Qué ayuda a mantener los nervios y no ir por los aires? Bueno, ten en cuenta que el desarrollo del ego del niño es muy importante. Comprender al niño y su vida emocional es el primer paso para lidiar con la constante resistencia de los hijos.

Los niños en la fase desafiante quieren muchas cosas que simplemente no son posibles. Necesitan poder aprender y probar que, por ejemplo, los zapatos de papá son demasiado grandes para sus pequeños pies y que uno puede tropezarse y caerse con ellos. Así que sea tolerante en algunas situaciones y deja que el niño lo haga.

Esto es diferente en situaciones que pueden llegar a ser realmente peligrosas y en cosas que son importantes para usted (por ejemplo, situaciones en la carretera o cuando tiene prisa). Un claro «NO» es apropiado aquí. Pero quien responda con un «NO» en algún momento ya no será escuchado por el niño.

Por supuesto, la forma en que los padres lidian con su hijo desafiante a la edad de 2, 3, 4 o 5 años también depende del estilo de crianza. Los padres que prefieren el estilo de crianza del laissez-faire ciertamente tienen un enfoque diferente al de los padres que practican un estilo de crianza autoritario o un estilo de crianza democrático.

No tengas miedo a las rabietas

¡No tengas miedo de hacer una rabieta! Claro, un niño que grita en la caja del supermercado es muy desagradable. Pero si cede, tu hijo solo está aprendiendo que puede salirse con la suya. Tararea una canción en tu mente, piensa en lo que vas a cocinar mañana e ignora las miradas de los demás.

Si es posible, debes tratar de evitar o calmar las situaciones en las que se puede esperar que tu hijo reaccione violentamente. Tal vez puedas hacer las compras al por mayor por la noche cuando papá está en casa sin los niños.

Por la mañana, programa la alarma un cuarto de hora antes, así no te estresarás cuando los niños necesiten un poco más de tiempo. Los artículos que no deseas que tu hijo tenga en sus manos se colocan mejor en los armarios o al menos en los estantes superiores.

Los niños en la fase de desafío descubren algunas cosas por sí mismos y no están dispuestos a renunciar a ellas nuevamente. Y entonces una pelea es inevitable.

Mantente tranquilo incluso en la fase de desafío con el niño

A veces los padres también tenemos un mal día. El colega de la oficina no fue exactamente amable con nosotros, la factura de la luz en el buzón casi nos deja inconscientes o un resfriado está en camino.

Hay muchas razones por las que los padres están irritables. En estos casos, encontrarse con un niño despechado resulta en una mezcla altamente explosiva.

Si ya no puedes responder a tu hijo enojado y que grita, abandona la habitación por un momento. Respira hondo, bebe un poco de té o café, habla con un amigo por teléfono; en resumen: cálmate antes de enfrentarte al niño desafiante.


Pueden los niños usar el maquillaje de mamá
Te puede interesar:

¿Pueden los niños usar el maquillaje de mamá?