Esos maravillosos momentos que brindan los hijos

La felicidad de ser madre

Cuando los seres humanos conocen el milagro de dar vida y seguir en una ruta junto con el resultado de este milagro, se dan cuenta que este hermoso ser llamado hijo, los llena diariamente de cosas maravillosas e inolvidables.

Momentos propios del pequeño

Existen momentos en los cuales el niño necesita y desea que la atención se vuelque hacia él:

  • Es un humorista: es habitual que el niño empiece a contar chistes para disfrutar él y que también lo hagan sus papás.
  • El cantante: en ocasiones, el niño se expresará mediante su maravillosa voz. Más allá de su calidad, los papás lo admirarán como el artista que es.
  • Bailarín: puede desarrollar sus dotes, moviendo su cuerpecito. Así que resulta muy típico que se ponga a bailar en medio de la casa.
  • Independiente en su aprendizaje: muchas veces querrá hacer algo sin la ayuda de los papás, es por eso que éstos deben dejarlo, puesto que el aprendizaje propio siempre es valorado a futuro. Además, le brinda seguridad.
  • El paso de bañarse solo: se relaciona con lo anterior, porque es parte de este constante aprendizaje.
  • Compartiendo con los amigos: cuando el niño juega con sus amigos, es tremendamente feliz, porque está con sus pares.
  • La hermosa sonrisa del pequeño: el niño sonríe, porque está feliz, hace lo que le gusta. Está completo.
  • El dibujante: el niño hará dibujos que deseará compartir con los papás y para eso resulta bueno que éstos lo acojan y vean su creación con detenimiento.
  • El dormilón: los papás suelen entrar a la pieza y verlo dormir. Para ellos, es un momento de regocijo, porque el pequeño parece tan tranquilo, proyecta tanta paz.
  • Un buen lector: si ya es maravilloso que lea, esta maravilla se incrementa cuando comparte su lectura con uno de sus papás.

Momentos en donde los papás son importantes para el niño

  • El cocinero: muchas veces querrá ayudar en la cocina. En este punto, los papás lo pueden dejar como quien le proporciona los materiales o bien, como un pequeño chef.
  • El pequeño oidor de historias: es frecuente que el niño pida saber detalles de la vida de sus papás, es por eso que estará fascinado, cuando las oiga; principalmente, a modo de cuento.
  • Ver películas con los papás: es aconsejable, por cierto, que los papás vean películas infantiles que no incentiven a la violencia, bajo ningún pretexto.
  • Saltarín de camas: cuando los papás duermen, llega el pequeño hijo; quien los sorprenderá con su agilidad física, a través del salto a la cama de los progenitores. Toda una proeza, digna de admiración.
  • El acto cómplice: existen diversos modos de intimidad, pero, sin duda que cuando el niño mira a los ojos a sus papás, les está hablando, les está transmitiendo su mundo interior.

En definitiva, todas estas instancias, contribuyen a seguir fortaleciendo el lazo que siempre debe existir entre papás e hijo. Una manera de conocer al hijo, es a través de actos tan cotidianos como los descritos anteriormente.

 

Temas: , ,

problemas de audición en los niños
Te puede interesar:

La audición: un examen clave en los niños al inicio del año escolar