8 maneras de decirle NO a los niños de forma positiva

El «NO» es una palabra corta pero que simboliza mucho poder y aunque es fácil de pronunciar y aprender, al ser repetida muchas veces trae consigo ciertos problemas de conducta en los más pequeños, al querer repetir esta acción siendo guiados por los padres entran en la etapa de la negación. ¿Cómo decirle no a los niños sin parecer figuras imponentes cuando es necesario simplemente decir «no»?

Para obtener mejores resultados podemos decirles que no sin pronunciarlo ¿cómo? existen alternativas para eliminar el no de nuestro vocabulario y poner en práctica opciones positivas que le serán de mucha ayuda a nuestros hijos.

Cómo decirle NO a los niños de forma positiva

Constantemente ellos nos escuchan repetir frases como:

  • No rayes las paredes.
  • No tires comida al piso.
  • No te llenes de barro.
  • No te subas al…
  • No te bajes del…

Seguramente leyendo este artículo se vendrán a tu cabeza infinidad de frases donde normalmente usamos el «no» y es precisamente este vaivén de oraciones en negativo que absorberán nuestros hijos y lo reflejarán del mismo modo, lo fundamental es mantener un balance entre el sí y el no e incluso formular las frases de manera que los niños las entiendan en positivo.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

Aclarar las normas del hogar: aunque parezca difícil decirle no a nuestros hijos porque están pequeños y «no entenderán», lo ideal es establecer reglas en casa, de esta manera al momento de jugar, saltar, salir, pasear, divertirse, ellos sabrán qué pueden hacer y a lo que deben abstenerse.

Sugerirle otras actividades u opciones: si nuestros hijos desean realizar alguna actividad y en el momento no podemos realizarla con ellos o supervisarlos podemos motivarlo a realizar otras cosas incluso estando en casa. Existen muchas maneras de divertirnos junto a nuestros hijos aún cuando no podemos salir.

Explicarle lo que le ocurrirá si infringe las normas: los niños son muy inteligentes y que entiendan que un mal acto tendrá consecuencias es una buena alternativa al «NO».

Realizar un balance: ser represivos o demasiado permisivos hará que nuestros hijos adopten conductas negativas, por ello es importante mantener un balance entre los noes y los sies diariamente para evitar confundir al niño o mostrarnos como figuras hostiles.

Proporcionar alternativas positivas: cuando decimos no al niño lo favorable es buscar un sustituto a la acción para que el niño se sienta conforme, es decir, no puedes jugar con el smartphone de mamá pero podemos mirar tu película favorita y agregar palomitas de maíz.

Evitar situaciones engorrosas: existe circunstancia donde los niños desean las cosas que tienen otras personas, ejemplo, si llevamos a nuestro hijo a una tienda de juguetes para comprar un obsequio para un amigo, debemos explicarles antes de salir de casa que el objeto será un regalo, así evitaremos confrontaciones con ellos.

Ser considerados: si debemos detener algún comportamiento en nuestro bebé, evitemos imponer o realizar un regaño cuando sutilmente podemos hablar con nuestros hijos y sugerirles otras opciones o darles otro objeto.

El NO debe ser usado cuidadosamente: existirán momentos en los cuales mamá o papá debemos decir no, siguiendo muestras propias directivas.

Nunca debemos asumir que un niño es muy pequeño para entender, intentar conversarle y explicarle las razones por las que algo está prohibido será siempre una idea positiva.

Cuando creamos normas en casa y además tenemos un balance entre el si y el no, seguramente tendremos chicos más felices, más seguros y disciplinados, entre juegos e intercambio de ideas lograremos un ambiente armonioso y de respeto en nuestro hogar.

Temas: , ,

niño
Te puede interesar:

Cómo explicar una enfermedad grave a un niño