Hernia epigástrica en los niños

Hernia epigástrica en los niños

Aunque parezca increíble, los niños suelen padecer de diferentes hernias desde muy pequeños, incluso desde antes de nacer. Pero la hernia epigástrica en los niños es tratada con cirugía y este tipo de operación son frecuentes hoy.

Las hernias son masas intestinales que se cuelan por una abertura o punto débil en una pared muscular.

Existen diferentes tipos de hernias, pero aquí solo se explicará una en particular y esa es la hernia epigástrica en los niños.

La hernia epigástrica en los niños es una hinchazón que aparece en cualquier zona desde el relieve del esternón hasta el ombligo, debido a una perforación en las fibras cruzadas de la línea alba, uniendo el interior de la cavidad abdominal con la línea media, usualmente se presenta al nacer y es similar a una hernia umbilical.

La hernia epigástrica en los niños mide entre 0.5 a 1 cm, suele ocasionar un dolor  o sensibilidad en el punto donde se encuentra ubicada pero generalmente no molesta, ni presenta otro tipo de síntoma.

¿A qué se debe?

No desaparece sola, a medida que el niño crece aumenta también su tamaño, se  diagnostica a través de una tomografía computarizada y por lo que requiere de una corrección a través de una cirugía.

La cirugía que se realiza para la corrección de la hernia epigástrica en los niños es ambulatoria. Para comenzar dicha cirugía se debe marcar con un bolígrafo la zona donde se encuentra la hernia y esto debe hacerse con el niño despierto, porque una vez que se duerme se hace dificultoso marcar la zona.

Operación de la hernia epigástrica en los niños

Se utiliza una combinación de anestesia local y general, esta combinación se debe a que en los infantes esta cirugía no es tolerable solo con anestesia local.

Después que el niño esté dormido se procede a realizar un corte horizontal por encima de la hernia de un tamaño mayor a esta, se aísla la perforación de los demás tejidos y se cierra con una sutura de puntos fuertes del tamaño del mismo.

Post-cirugía

Los días siguientes a la cirugía el niño presentará diversas molestias que pueden ser leves debido a la combinación de la anestesia, pero el médico indicará algunos calmantes y medicinas para aliviar dichas molestias y que este pueda moverse y bañarse con normalidad.

Temas: , ,

Hernia bebé
Te puede interesar:

Las hernias más comunes en los niños