Las hernias más comunes en los bebés: Inguinal y Umbilical

Hernia bebé

En este artículo encontrarás:

Una hernia es una protuberancia producida por la salida de un órgano de la cavidad que lo contiene. Hay 2 tipos de hernias que aparecen habitualmente en los niños: la hernia umbilical y la hernia inguinal.

Hernia umbilical

Se manifiesta como una protuberancia en la zona del ombligo cuando el bebé llora o contrae sus músculos abdominales. No es notoria si el niño está quieto. Si la tocas, sentirás una bolita blanda que, al presionarla, vuelve a su posición original. Esta hernia aparece cuando el anillo umbilical no se cierra con rapidez y una parte del intestino sale de su lugar, creando el bulto.

Es más común en bebés prematuros y desaparece espontáneamente a los pocos meses. Si la hernia umbilical aparece después de los 5 años, es recomendable operar para cerrar ese orificio de manera permanente.

Hernia inguinal

Es otro tipo de protuberancia, más usual en niños que en niñas. Aparece en la zona de la ingle, entre la panza y el muslo, y es causada por la salida de una pequeña porción de intestino de su lugar original. Si se trata de un niño, la hernia se origina en el canal por el que el testículo desciende hacia el escroto.

Muchos recién nacidos la presentan y sólo se nota al contraer la musculatura del abdomen al llorar, toser o defecar. Se requiere una intervención quirúrgica solamente si la hernia inguinal sigue notándose al pasar el octavo mes.

Mitos en torno a las hernias

  • «Las hernias en nuestro bebé son producidas por el llanto y por realizar esfuerzos»
    MITO: Si la hernia existe el llanto y el esfuerzo solo harán que se asome.
  • «Si tengo hernias mi bebé tendrá una»
    MITO: No hay ningún estudio científico que pueda comprobar esta afirmación.
  • «Mi bebé tiene hernias por algo que consumí en el embarazo»
    MITO: No existe relación comprobada entre alguna alimento y la aparición de estas hernias.

Aun no hay estudios que confirmen la causa de las hernias en los bebés.

Hay que llamar al pediatra cuando:

  • El bebé siente mucho dolor y grita cuando le tocas la hernia.
  • No es posible hacer entrar la hernia nuevamente en su lugar.
  • El bulto persiste y no disminuye con un cambio de posición.

Acude a urgencias si:

  • Se estrangula la hernia umbilical. Esto sucede cuando la sangre no circula con libertad y la hernia se hincha y no desaparece al empujarla. En este caso, el bebé llorará de dolor y vomitará.

Te puede interesar:

En video: Baño seco para el bebé