Lumbalgia durante el embarazo: Lo que no sabías

lumbalgia durante el embarazo

La lumbalgia durante el embarazo es un dolor intenso que se desencadena en la parte baja de la espalda. Comienza por problemas reumáticos o traumáticos. 

Una mala postura, contractura, problemas en las vértebras o la osteoporosis son uno de los motivos para que aparezca este padecimiento.

La musculatura, ligamentos y las estructuras adyacentes se complican cuando tienes reposo como cuando te mueves. La zona lumbar con las cervicales son las sensibles de la columna.

En el embarazo, las mujeres están más expuestas a padecer estos problemas debido al aumento del abdomen, la faja natural que la protege se pierde. La musculatura lumbar está preparada para soportar el peso del útero.

¿Cómo tratar la lumbalgia durante el embarazo?

Se pueden realizar distintos tratamientos. En el embarazo se recomienda evitar los tratamientos farmacológicos como los antiinflamatorios, y relajantes musculares, ya que no se deben tomar medicamentos sin que los haya señalado el médico.

La terapia manual como la fisioterapia, la osteopatía o los masajes pueden aliviar el dolor de espalda durante el embarazo. Otro tratamiento es a base de termoterapia y electroterapia, pero también está la acupuntura que obtiene excelentes resultados.

Se recomienda adoptar las posturas en decubito lateral (de lado) o decubito supino (recostada boca arriba). Las posturas sedentes se recomiendan no mantenerlas por mucho tiempo pues la sobrecarga de los discos lumbares tiende a ser mucho mayor que en una posición de pie, sin embargo una silla que permita inclinar el respaldo algunos grados hacia atrás y un respaldo lumbar permitirían disminuir la presión.

Prevención de la lumbalgia durante el embarazo

Es importante que tus piernas sean fuertes y resistentes para el peso de tu cuerpo y bebé. Sentadillas, caminar o nadar son buenos ejercicios para conseguir la fuerza que necesitas.

Otro consejo es aplicarse calor seco con una mantita eléctrica durante 10 minutos cuando sienta alguna tensión. Realizar ejercicio moderado que ayude a tonificar y estirar es lo mejor, como el yoga, tai-chi o Pilates te ayudarán a tener una espalda fuerte y tonificada.


Qué no comer en el embarazo
Te puede interesar:

Alimentación de niños y embarazadas en Fiestas Patrias