Grados de madurez de la placenta o maduración placentaria

maduración placentaria

La placenta es un órgano importante de una mujer embarazada que se forma y existe durante el período de crecimiento fetal. ¿Cómo es la maduración placentaria?

Después del nacimiento de un niño recién nacido, se rechaza el lugar del niño. Este órgano temporal único. Un lugar para los niños, como todo organismo vivo, se forma, madura y envejece.

Cada uno de estos procesos fisiológicos debe tener lugar a su debido tiempo. En este caso, el embarazo será exitoso y el niño estará sano. Si la futura madre quiere saber cuál debe ser, por ejemplo, el grado de madurez de la placenta a las 33 semanas de embarazo, debes usar una tabla especial con indicadores estándar.

¿Cuándo se forma la placenta?

Aproximadamente el décimo día después de la concepción, una célula, cuyo propósito es proporcionar comunicación entre la madre y el feto, comienza a dividirse activamente.

Como resultado, se producen enzimas especiales. Su tarea es crear condiciones favorables en la cavidad uterina para la posterior posibilidad de saturación del bebé con nutrientes del cuerpo de la madre.

Después de eso, se forma un constante intercambio de sangre entre la mujer embarazada y el bebé. La maduración placentaria se vuelve tan activo que en las etapas iniciales el tamaño de este órgano incluso supera el tamaño del embrión.

Luego hay un aumento constante en la masa y el crecimiento del árbol de vellosidades del niño. La ramificación de los vasos sanguíneos continúa debido a la separación de cada uno de sus procesos en varios nuevos.

Tal órgano temporal completa el proceso de crecimiento casi antes del nacimiento. La corrección del desarrollo de un lugar para niños está marcada por un indicador como el grado de maduración de la placenta por semanas.

¿Para qué sirve la placenta?

La tarea principal de la placenta es asegurar la vida del feto durante todo el embarazo.

El lugar de los niños cumple las siguientes funciones importantes: Brinda protección inmunológica al feto, pasando los anticuerpos necesarios contra el bebé de una mujer embarazada, pero al mismo tiempo retiene ciertas células del sistema inmunológico de la madre, lo que podría iniciar el mecanismo de rechazo del embrión, tomándolo por un objeto extraño.

Elimina toxinas

Protege al bebé de las influencias negativas del medio ambiente, los efectos nocivos de bacterias y virus; realiza la función de la glándula endocrina, sintetizando ciertas hormonas necesarias para el éxito del embarazo; suministra oxígeno al feto y elimina el dióxido de carbono resultante; nutre al niño y ayuda a deshacerse de los productos de la vida.

El estado de la placenta es extremadamente importante, ya que influye en el estado del niño y en el curso del embarazo en general. Para mantener la salud de este cuerpo, debe protegerlo de influencias dañinas de diferente naturaleza.

Por ejemplo, se recomienda evitar la acumulación de un gran número de personas, ya que incluso las IRA o ARD banales pueden ser peligrosas. La futura madre no debe fumar. Cuando una mujer tiene infecciones sexuales, necesita deshacerse de ellas.

Grosor normativo de la placenta

Desde el comienzo del embarazo, la placenta está creciendo y desarrollándose activamente. En el 16 al 18 semana, este cuerpo será completamente funcional. El grosor de la plaza de los niños aumenta ligeramente todos los días.

Su máximo alcanza las 34 semanas. Si el embarazo transcurre con seguridad, en unas pocas semanas el crecimiento y el aumento de grosor de la placenta se detendrán y, en ocasiones, incluso disminuirán.

Este indicador, que determina la condición del niño, puede determinarse exclusivamente mediante diagnóstico por ultrasonido. Se debe medir la zona de mayor espesor.

Si el espesor del lugar del niño en el período dado del embarazo no corresponde a los índices normativos, se perturba el funcionamiento de este órgano. En este caso, el niño también puede sufrir.

Otro indicador por el cual se puede evaluar el estado del lugar del niño es el grado de madurez de la placenta durante semanas. Una tabla de valores normativos ayudará a evaluar la situación de manera competente. Ahora considera los casos en que el grosor del niño se desvía del tamaño estándar.

Cuando la placenta es más gruesa de lo normal

La causa del engrosamiento excesivo de la placenta en una mujer embarazada puede ser anemia, gestosis, conflicto rhesus, diabetes mellitus. Las enfermedades infecciosas también tienen un impacto negativo en la condición del niño.

Y el peligro también existe si la futura madre es solo portadora de bacterias. Si la mujer embarazada fuma, consume alcohol o drogas, el grosor de la placenta también puede aumentar.

La tasa de envejecimiento del lugar de un niño con tal patología acelera, lo que significa que este cuerpo hace frente a sus funciones de manera ineficiente. Cuando la placenta se espesa, se hincha, la estructura de sus paredes se vuelve diferente, hay una violación del fondo hormonal.

La consecuencia de tales cambios es un suministro insuficiente de oxígeno y nutrientes para el niño. Esto puede provocar retrasos en el desarrollo del bebé, hipoxia, parto prematuro o incluso la muerte fetal.

Con base en los resultados del diagnóstico por ultrasonido, dopplerografía o cardiotocografía, el médico designa a una mujer embarazada con preparaciones infantiles engrosadas que estimulan el intercambio útero-placentario y ayudan al desarrollo normal del bebé.

Si la condición del feto no causa miedo, el médico puede limitarse a observar más de cerca a la futura madre.

Si el grosor de la placenta es menor de lo normal

Una placenta delgada puede indicar la hipoplasia de un niño. Así se denomina al Estado cuando este órgano no está lo suficientemente desarrollado y no puede hacer frente con eficacia a sus funciones.

La reducción excesiva en el grosor de la placenta puede ser como una característica de la constitución de una mujer embarazada la mayoría de las veces esto ocurre en mujeres de estatura promedio y es el resultado de una serie de otras razones.

Por ejemplo, dicha patología puede aparecer después de que una futura madre haya sufrido una enfermedad infecciosa. También puede afectar la hipertensión, la enfermedad hemolítica o la aterosclerosis.

Si el grosor de la placenta es insuficiente como consecuencia de alguna enfermedad de la futura madre, se puede influir en un aumento de este indicador curando la enfermedad en cuestión.

En otros casos, el médico aplica una terapia farmacológica destinada a minimizar las posibles consecuencias negativas del desarrollo del niño.

¿Cuál es la madurez de la placenta?

La maduración placentaria es un proceso natural que acompaña el crecimiento de este órgano. El desarrollo de un lugar para niños se lleva a cabo de tal manera que satisfaga de manera completa y oportuna las necesidades del feto.

El nivel de madurez de un niño es el indicador más importante. Con tu ayuda, puedes evaluar el estado del complejo placentario. Además, esta propiedad ayudará con el tiempo a identificar cambios patológicos en la estructura del locus de un niño, que pueden afectar negativamente al feto.


Subir de peso durante el embarazo puede generar diabetes
Te puede interesar:

¿Subir de peso durante el embarazo puede generar diabetes?