Alteraciones de la piel durante el embarazo

El embarazo produce cambios cerebrales

La piel en tu cuerpo y rostro cambiará durante el embarazo. Puedes resplandecer con un rostro iluminado o puede que la cara se te llene de espinillas. La especialista Mirtha Cifuentes, dermatóloga de la Red Salud UC en Chile, habló con Facemamá sobre las alteraciones en la piel durante el embarazo.

Los cambios hormonales en el embarazo alteran todo nuestro organismo incluyendo la piel, pero unos meses después del parto casi todo volverá a la normalidad. Para que comiences a familiarizarte con estas alteraciones, te enseñaremos cuáles son las más comunes a las que te podrás ver expuesta y comenzar a notar con el paso de los meses.

  • La máscara del embarazo: Son parches oscuros en la cara, conocido científicamente como melasma o cloasma. Probablemente, esta condición es causada por un aumento en la producción de melanina, una sustancia natural que le da el tono a la piel.
    En este punto, la dermatóloga de la Red Salud UC, doctora Mirtha Cifuentes, explica sobre los cuidados que se deben tener al tomar sol estando embarazada. “Los efectos del sol aumentan en el embarazo aunque te coloques protección solar. Especialmente respecto al melasma, que puede agravarse, aún con filtro solar”.
  • Las estrías de distensión: Estas líneas rojizas se desarrollan habitualmente en el abdomen y mamas. Se producen por los cambios hormonales y la mayor distensión de los tejidos.
  • Línea negra: Junto a otros cambios de color (tus pezones pueden cambiar de rosado a café oscuro, los lunares pueden oscurecerse, etc.), causados por los cambios hormonales en tu cuerpo, puede aparecer una línea oscura desde el ombligo al hueso púbico. Esta línea volverá a su color original después del parto (aunque tus pezones nunca serán 100 por ciento rosados otra vez).
  • Las venitas en forma de araña (o arañas vasculares): Estas venas parecen telarañas muy pequeñas y pueden aparecer en la cara, las piernas o el torso. Son causadas por los cambios hormonales y probablemente por el aumento de la presión a nivel de los capilares cutáneos.
  • El acné: En el embarazo estás experimentando cambios hormonales tan dramáticos como en la pubertad, por lo que es normal la aparición de acné en la cara, pecho y espalda mientras estás embarazada.
  • Erupción polimorfa del embarazo: El uno por ciento de las mujeres embarazadas presenta esta condición incómoda, pero benigna, para la madre y el feto. Se trata de la aparición de ronchas, lesiones puntiformes rojizas y prurito, que aparecen especialmente en el vientre, sobre las estrías, como así también en brazos y piernas. La causa es desconocida, pero se sabe que las mujeres que suben de peso excesivamente o que esperan gemelos son más propensas a desarrollar este trastorno. Esta erupción ocurre típicamente en el tercer trimestre y desaparece después del parto. También pueden aparecer algunas enfermedades de la piel, o agravarse algunas que tenías previamente, por lo que es muy importante el control con tu médico.
  • El resplandor: Hay muchas cosas que te molestarán en el embarazo, como las hemorroides y los pies hinchados, pero uno de los efectos secundarios agradables del embarazo es una mirada saludable y resplandeciente en la cara. «El resplandor» comienza generalmente en el segundo trimestre (cuando el malestar de las náuseas se ha ido).
    Según los expertos, el aumento de volumen de sangre en tu cuerpo (tienes hasta un 50 por ciento más que fluye por las venas) irradia a la cara, que tiene vasos sanguíneos justo bajo la superficie. Además, el aumento de secreciones de las glándulas grasas en la cara hace que la piel parezca más brillante y sana.

Aunque si bien es cierto, que no todas las mamás presentan alteraciones, algunas pueden sufrir irritación, eczemas, alergias, resequedad o manchas en alguna parte del cuerpo. Recordemos que por la piel pasan las estrías, las varices y a veces aparecen nuevos lunares, además, nuevos estudios han afirmado que al 90% de las gestantes se les oscurece la piel.

Las manchas en la piel de la embarazada

  • Preocupan; sin duda, a todas las gestantes, este es un problema estético que afecta al 70% de las mujeres embarazadas, y aparecen comúnmente en el rosto, en la frente, las mejillas, la nariz y el bigote.
  • Se les conoce como cloasma gravídico o melasma.
  • Aparecen durante el primer trimestre de embarazo, y se acentúan en los últimos dos meses, cuando los niveles hormonales son más elevados.

¿Qué podemos hacer?

  • La exposición al sol agrava el problema.
  • Se debe evitar la exposición directa con la radiación ultravioleta, y se previene utilizando cremas protectoras solares altos.
  • Luego de la lactancia el médico puede indicar cremas para la piel con vitaminas A y D.
  • Cuando el melasma no es profundo, en 18 meses podrá desaparecer.
  • Mantener el peso corporal.
  • Evitar tratamientos con láser.

¿Y por qué aparecen los hongos en la piel durante el embarazo?

Aunque las infecciones a causa de hongos (micosis), pueden manifestarse durante todo el año, la época de verano registra un aumento de los casos debido a la mayor humedad, sudoración y el uso de telas sintéticas, factores que favorecen su aparición.

Procuremos una buena prevención, ya que el tratamiento para hongos durante el embarazo es más exhaustivo. El especialista Francisco Urbina, dermatólogo de Clínica Avansalud nos comenta sobre el tema.

  • Existen distintos tipos de micosis que afectan la piel o las uñas, explica el Dr. Francisco Urbina, la más común es la denominada «pie de atleta», que se presenta con mayor frecuencia en deportistas expuestos a sudoración excesiva y/o al uso de zapatillas deportivas que contienen goma en las plantas.

“Se caracteriza por presentar maceración, descamación, picazón y formación de fisuras en los espacios entre los dedos de los pies e incluso puede extenderse hasta las plantas”, explica el Dr. Urbina. “La infección por hongos también puede aparecer en otras zonas húmedas o con pliegues, como las ingles o menos frecuentemente las axilas”, agrega.

  • Otro tipo de hongos es la onicomicosis (infección por hongos de la uña), que origina cambios en la coloración de la uña con tonos que varían de blanquecino a amarillento o a marrón, acompañados de descamación como polvillo.
  • Además, durante los días de calor pueden aparecer hongos en personas obesas con pliegues redundantes. Sumado a este grupo, las mujeres embarazadas que han subido mucho de peso también podrían verse afectadas, en especial en las regiones bajo las mamas y en el pliegue interglúteo.

«El denominado intertrigo candidiásico, una infección producida por candidas, se caracteriza por una maceración de un color rojo vivo -como cocedura- acompañado de picazón”, detalla el Dr. Urbina.

¿Cómo tratar y prevenir los hongos?

El Dr. Urbina entrega los siguientes consejos que podemos seguir en estos días donde las temperaturas sobrepasan fácilmente los 30 grados:

  1. Secar prolijamente después del baño las zonas de pliegues como axilas, ingles y los espacios entre cada dedo de los pies.
  2. Evitar el uso de calzado que contenga goma en la planta. Resulta mucho más barato comprar tres pares de zapatos buenos, de cuero y con suela por debajo (no goma), que el tratamiento de una infección por hongos de las uñas de los pies.
  3. Si tenemos hongos, debemos acudir a un especialista para recibir el tratamiento adecuado. En el pie de atleta puede bastar con un tratamiento tópico en base a una crema, pero en una infección por hongos de una uña el tratamiento de elección es oral y puede extenderse durante al menos tres meses.

Razones por las que te pica la piel durante el embarazo

Durante el periodo de gestación son muchos los síntomas físicos e internos que se pueden presentar en la mujer, por ello, saber identificar cuáles son nos ayuda a tomar medidas preventivas para una mayor tranquilidad durante esta maravillosa etapa.

Algunos especialistas aseguran que infinidades de embarazadas llegan a los consultorios preocupadas por el picor que sienten en la piel, y la verdad es que a lo largo de la gestación se pueden producir muchos cambios fisiológicos en la piel: manchas, sudoración excesiva, acrecentamiento de vello, estrías, prurito y ciertas afecciones que son propias del embarazo.

Todas las posibles alteraciones que se producen en la piel durante esta etapa están directamente relacionadas con las alteraciones hormonales inherentes al embarazo y al enorme estiramiento al que se ve sometido el cuerpo.

Pero ¿Cómo hacer para reducir el picor de la piel?

Como sabemos que el cuidado de la piel es tan importante, y que en muchas ocasiones nos preocupa. Te damos 4 opciones que te ayudarán a decir ¡Adiós! a esta molesta situación.

Hidratación intensa y constante

No prolongues demasiado el baño y empléa un jabón neutro. Cuando te seques, aplícate una crema hidratante hipoalergénica todos los días. En la barriga, que es la zona que más se dilata, aplica una crema específica antiestrías por la mañana y por la noche.

Procura estar siempre en un lugar húmedo

Una buena idea es colocar recipientes con agua en las habitaciones de toda la casa (cerca de los radiadores), y aficiónate a las plantas de interior, para aumentar el grado de humedad.

Utiliza prendas de tejidos naturales

Usa ropa holgada elaborada en fibras naturales como el algodón y que sea de colores claros. Es importante tener presente que las fibras sintéticas, pueden ser irritantes, y dificultan por lo general la transpiración de la piel, trayendo como consecuencia la aparición de granitos y picores.

Consejos para la piel durante el embarazo

  1. Dieta balanceada: Comer sano no significa hacerlo por dos, lo idóneo es ingerir porciones adecuadas y razonables de cada grupo alimenticio, reducir los niveles de sal y no abusar del azúcar ni de preparaciones con mucha grasa. “Lo ideal es no engordar más de 1 kilo por mes y subir siempre de manera controlada”, señala la doctora de Laboratorios Chile, Virginia Socías.
  2. Hidratarse: La retención de líquido es mayor en esta etapa, por lo que mantenerse hidratada es fundamental. Debemos tomar, por lo menos, un litro más de líquido de lo que habitualmente solemos ingerir.
  3. Deporte: Hay que tener ojo con el tipo de entrenamiento y su intensidad. Aunque pasados los primeros meses y teniendo el permiso de su especialista, lo mejor es ejercitarse todos los días desde diez minutos, tiempo que se alargará dependiendo de la capacidad física de cada mujer. La doctora Socías recomienda, por sobre todo, las caminatas y la natación.
  4. Caminar: Como el objetivo es aumentar el flujo sanguíneo vale la pena caminar, como mínimo, media hora diaria. Se recomienda no pasar largos períodos de tiempo sentadas en una misma posición o estar de pie mucho rato. Y es que las piernas son las más afectadas durante esta etapa y el último trimestre es normal verlas más hinchadas al final del día. La Brand Manager de cremas Maam, Patricia Hernández, destaca algunos simples ejercicios para esta zona:
    • A lo largo del día, al menos 3 veces durante 15 minutos, recostarse sobre el lado izquierdo del cuerpo para favorecer el flujo sanguíneo.
    • Cada vez que lo recuerde, realice movimientos circulares con los pies, de izquierda a derecha.
    • Acostarse entre 10 y 15 minutos con las piernas en alto, por encima del nivel del corazón.
  5. Dormir correctamente: “Lo recomendable es que una mujer embarazada duerma 8 horas diarias, pero como no siempre se logra, sobre seis horas es un buena cantidad”, comenta la doctor.
  6. Humectar y masajear la piel: Las pieles elásticas tienen menos posibilidades de desarrollar estrías, celulitis o piel de naranja. El objetivo entonces es la prevención y, tal como recomienda Patricia Hernández, el uso específico de cremas y geles para determinadas zonas del cuerpo es fundamental.

Disfruta de tu embarazo, una vez que el bebé nazca, tu volumen de sangre y tus hormonas vuelven a la normalidad y con eso la mayoría de estos cambios desaparecerán.

Temas: , , ,

Te puede interesar:

Deseo sexual durante el embarazo