Controles médicos durante la infancia

Cómo ayudar a mi hijo a socializar

Los padres nos preocupamos por la salud de nuestros pequeños, queremos que crezcan sanos y fuertes, es por ello que los controles médicos durante la infancia son fundamentales para el desarrollo de los niños, de ésto dependerá su optimo estado físico y psicológico.

Recién nacidos

  • Cuando somos padres primerizos, lo ideal es buscar un pediatra que sea recomendado y conversar con el sobre cualquier inquietud, antes del nacimiento del bebé.
  • Desde el nacimiento del bebé, la primera consulta será entre los 2 y 3 días después que el bebé llegue a la casa.
  • Para los bebés menores de 6 meses el control debe ser una vez al mes.
  • De 7 meses al primer año de vida, cada dos meses.
  • Desde 1 a 3 años, cada tres meses.
  • A partir de los 3 años y hasta los 21, la consulta debe ser una vez al año.

Además debemos estar atento a los cinco sentidos del bebé, ellos son revisados en cada consulta pediátrica pero, a veces, requieren atención de un especialista:

  • Olfato: es posible que debas visitar a un otorrino laringólogo si tu bebé o niño presenta rinitis de manera recurrente.
  • Visión: muchos padres ignoramos si el niño tiene buena visión o no. Por eso, es recomendable que el niño visite al menos una vez al oculista antes de cumplir los 5 años, justo cuando está empezando su época escolar.
  • Tacto: la dermatitis atópica, por ejemplo, es la clásica alergia que se manifiesta en la piel y se produce al tener contacto con algún objeto como el metal o productos de higiene que tengan compuestos químicos fuertes para la piel del bebé.
  • Oídos: si notas que el niño escucha música o la televisión a volúmenes muy altos, no responde sus llamados, tiene dolor constante de oídos, mucha picazón o presenta otitis de manera recurrente, es aconsejable que su pediatra lo derive a algún otorrino.
  • Boca: la primera visita debe ser al primer año de vida, para que el doctor revise sus dientes de leche, si todo está bien, en adelante los controles deben realizarse una o dos veces al año. Ya en la pubertad –entre 12 y 14 años.

Sano crecimiento del bebé

Los huesos y musculatura de los más pequeños deben vigilarse con cautela para prevenir cualquier anomalía: malas posturas de espalda, escoliosis, daños por la mochila del colegio, pie plano, mala distribución del peso al pisar.

Estas condiciones pueden revertirse si se detectan y corrigen a tiempo, por lo mismo, insiste a tu pediatra que evalúe estos aspectos pregúntale si es necesario acudir a un traumatólogo o kinesiólogo.

Primera visita al ginecólogo con nuestras niñas

Debe realizarse entre los 11 y los 15 años, idealmente antes que a la niña le llegue la primera menstruación, aquí, el médico evaluará el desarrollo de sus mamas, observará la vulva y comenzará su historial médico ginecológico. También, es el momento para aplicar la vacuna contra el virus del papiloma humano para protegerlas de un cáncer al cuello del útero.

Vacunas

De acuerdo al calendario del Ministerio de Salud, existen algunas vacunas dentro del programa de inmunización que se encuentran de forma gratuita en cualquier consultorio y deben aplicarse de la siguiente manera:

A ellas, se suma la de la influenza para niños menores de 23 meses en la estación de invierno. Además, existen vacunas adicionales al calendario que también pueden administrarse a tu bebé, siempre con indicación médica: antimeningocócica, antivaricela y las que combate la Hepatitis A.

Temas: , ,

lactancia aumenta el coeficiente intelectual del bebé
Te puede interesar:

¿Alargar la lactancia puede aumentar el coeficiente intelectual del bebé?