Qué hacer en caso de quemaduras en los niños

Bebé llorando quemaduras

Es importante, que los papás siempre tengan una idea de cómo pueden reaccionar en caso que su hijo se lesione con una quemadura. Se debe conservar la calma, y no alterarse, para actuar fríamente por el bien de su pequeño.

Es más común de lo que se piensa, las quemaduras en los niños se dan con mucha frecuencia, son unos de los accidentes que más ocurren en el hogar, y casi todos los niños se accidentan así alguna vez. Los niños son curiosos y exploran el mundo que los rodea, buscando cosas nuevas en su casa con las que se puedan entretener y les encanta ver qué sucede si hacen tal y tal cosa.

Qué hacer en caso de quemaduras en los niños

Es importante que los papás tomen ciertas medidas de seguridad, tanto en los interruptores de corriente, en la cocina, y en todas las partes que los niños no deben estar, para evitar que esto ocurra. Aún así, los niños se pueden accidentar, por esta razón, hay algunos consejos que pueden ayudar a los papás sobre que hacer y que no, en caso de que su hijo sufra una quemadura.

Es importante, que los papás siempre tengan una idea de cómo pueden reaccionar en caso que su hijo se lesione con una quemadura. Se debe conservar la calma, y no alterarse, para actuar fríamente por el bien de su pequeño.

Lo primero que se debe hacer con las quemaduras en los niños es mojarlas con abundante agua helada, en el lavamanos está bien. No obstante, cuando las quemaduras sean producidas por gasolina, jamás se debe hacer esto, porque solo dañaría más al pequeño. Es el único tipo de quemadura, donde jamás se debe recurrir al agua para quitar el dolor, porque será todo lo contrario.

Si se puede, se aconseja retirar lo antes posible la ropa que este rozando la piel, ya que, tarde o temprano se va a adherir a la quemadura.

Cuando las quemaduras son producidas por aceite o algo sólido, si no se tiene al alcance agua, se recomienda poner la piel en una superficie helada que se encuentre limpia.

Las estufas también son una fuente de muchas quemaduras, ya que, los niños se sienten atraídos por el color del fuego.

Las brasas también atraen a los niños, lo peligrosas de ellas es que si el niño cae encima, puede introducir la brasa en la herida.

Si esto ocurre, se recomienda, en primer lugar, mojar la herida pero no con agua tan fría porque eso también quema la herida, de igual manera se debe evitar el hielo.

Tipos de quemaduras en los niños

Existen tres tipos de quemaduras, y van por grado, la primera se reconoce por ser la más leve y por la superficie de tono rojizo que brilla. Este tipo de quemaduras, se tratan con agua del grifo, en caso de no tener uno disponible, se puede utilizar un recipiente con agua fresca.

La idea es que el sector afectado este rodeado de agua, para refrescar e hidratar la piel quemada, y así también alivianar el dolor.

Todo esto es aplicable también a las quemaduras producidas por el sol, siempre y cuando la quemadura no presente heridas abiertas.

Si es quemadura por sol, algo que hidrata en profundidad la piel por su alto contenido en vitaminas es el jugo de tomate.

Los papás pueden aplicar una capa de jugo de tomate por unos minutos y luego enjuagar la zona, como también pueden dejar capas de tomate sobre la piel. También existen geles refrescantes que calman el dolor, hidratan y reparan la piel dañada rápidamente.

En el caso de quemaduras de segundo grado, lo primero es aprender a reconocerlas, es muy fácil, ya que, se puede ver en la piel ampollas.

Una vez reconocida el tipo de quemadura, los papás bajo ningún punto deben romper las ampollas. El motivo de esto, es que al reventarla, se estaría dando paso a que la herida se infecte con bacterias y la quemadura empeore.

Se le debe explicar al niño que tampoco debe hacerlo, y tampoco debe rascarse, porque abrirá la herida además de que sufrirá un gran dolor.

Aunque no se encuentra abiertas las ampollas, se debe desinfectar la zona y cubrirla para aislarla, ya que seguramente en algún momento se reventará.

En el caso de las quemaduras en tercer grado, se puede identificar por su tono, que puede ir desde café hasta negro. En estos casos, los papás deben tratar de evitar que toque superficies por las bacterias y rápidamente llamar a emergencias.

Este tipo de quemaduras debe ser trata por un especialista, ya que, son muy comprometedoras y delicadas.


Cómo estimular a un bebé
Te puede interesar:

Riesgos por contaminación a los que se expone el bebé