¿Qué hacer cuando mi bebé se cae?

qué hacer cuando el bebé se cae

Las caídas de nuestros hijos son más comunes de lo que se cree. Por lo general, no pasa de un susto, pero hay algunas precauciones que debes tener para evitar un daño en la salud de tu hijo. Esta vez queremos hablarte sobre qué hacer cuando el bebé se cae.

Que los bebés aún no sepan caminar, no significa que estén libres de una que otra caída. Debes tener en cuenta que no todos los golpes causarán graves daños en tu hijo, a veces sólo será el susto de ambos, pero no por eso debes despreocuparte. Si el bebé se cae, lo importante es el reposo y, de ser necesario, que realices todos los exámenes de evaluación.

¿Qué debo observar si el bebé se cae? 

  • Lo primero que debes revisar es que no se haya golpeado la cabeza. Si esto sucedió, no te alarmes, pero llévalo de inmediato a un centro asistencial, porque puede existir una complicación que no se aprecia a simple vista.
  • La intensidad de las lesiones va a depender de la altura, del modo y de la velocidad con que se caiga el bebé. Si presenta un chichón no te alarmes demasiado, a no ser que presente algún otro síntoma.
  • Si pasado un par de horas observas que el pequeño está inquieto, que presenta vómitos o cualquier indicio de un comportamiento anormal, llévalo a un centro asistencial. Esto es porque hay algunos golpes que no tienen consecuencias de inmediato, sino que son evolutivos.
  • Si tu bebé respira normal, se ve rosadito y puede mantenerse despierto es probable que no haya problemas.
  • Evita que tu pequeño duerma inmediatamente después del golpe, trata que pasen algunas horas antes de que vuelva a descansar. Tampoco le des ningún tipo de medicamento, puede ser negativo en lugar de ayudarlo.
  • Cuando te das cuenta que tu bebé se cayó no es el momento de llorar y desesperarse, recuerda que él te necesita y ya está asustado. Si te escucha gritar nerviosa o siente que estás muy agitada, puede asustarse más.

Cuando un bebe se cae de la cama

Aunque tu bebé puede ser pequeño, patear las piernas y agitar los brazos puede traer varios peligros, incluido el riesgo de caerse. Entonces, dejar a un bebé desatendido puede aumentar el riesgo de caídas.

Las caídas de una cama para adultos no solo pueden dañar a tu bebé por un impacto en el piso. Tu bebé también podría aterrizar sobre artículos como ropa, ropa de cama suave o bolsas de plástico. Si bien la prevención es realmente la mejor manera de evitar estos sucesos, los accidentes pueden ocurrir y ocurren.

Si tu bebé se cae de la cama, debes realizar varias comprobaciones para asegurarte de que reciba una atención rápida y adecuada.

¿Qué hacer primero?

  • Es posible que la caída haga que tu bebé pierda el conocimiento.
  • Pueden parecer flácidos o dormidos, luego generalmente recuperan la conciencia con bastante rapidez. Independientemente, esta es una emergencia médica. Si tu bebé parece tener una lesión grave en la cabeza, como signos visibles de sangrado o pérdida del conocimiento, llama a los servicios de emergencia locales de inmediato.
  • No muevas a tu bebé en este caso a menos que corras un riesgo inmediato de sufrir más lesiones. Sin embargo, si tu hijo está vomitando o parece tener una convulsión, colócalo de lado, manteniendo el cuello recto. Si ves sangrado, aplica presión suavemente con una gasa o una toalla o paño limpio hasta que llegue la ayuda.
  • Si tu bebé no parece gravemente herido, recógelo con cuidado y consuélalo. Probablemente estarán asustados y alarmados. Mientras lo reconfortas, mira su cabeza para inspeccionar si hay signos visibles de lesión. Debes llamar a tu médico si el bebé se cae de la cama si sobre todo si es menor de 1 año.
  • Si no ves inmediatamente ningún signo de lesión, tranquiliza a tu hijo. Una vez que tu bebé se haya calmado, también querrás inspeccionar su cuerpo en busca de lesiones o hematomas.

Señales para ir a emergencias

Incluso si tu bebé no perdió el conocimiento o no pareció tener una lesión grave, todavía hay señales que pueden requerir un viaje a la sala de emergencias. Éstos incluyen:

  • Ser inconsolable
  • Abultamiento del punto blando en la parte delantera de la cabeza
  • Continuamente frotando la cabeza
  • Excesivamente somnoliento
  • Tiene líquido con sangre o amarillo que sale de la nariz o los oídos
  • Llanto agudo
  • Pérdida del equilibrio
  • Coordinación pobre
  • Pupilas que no son del mismo tamaño
  • Sensibilidad a la luz o al ruido
  • Vómitos

Si notas estos cambios, busca atención de emergencia lo antes posible.

Si percibes algún síntoma de que tu bebé está actuando fuera de lo común, o simplemente sientes que algo no está bien, busca atención médica de inmediato. Es mejor prevenir que lamentar realmente se aplica a esta instancia.

Los síntomas de una conmoción cerebral

Incluso si tu bebé no muestra signos inmediatos o preocupantes de lesión, es posible que tengas una conmoción cerebral. Una conmoción cerebral es una lesión cerebral que puede afectar el pensamiento de tu bebé. Debido a que tu bebé no puede decirte lo que está sintiendo, reconocer los síntomas de una conmoción cerebral puede ser difícil.

Lo primero que hay que buscar es una regresión de las habilidades de desarrollo. Por ejemplo, es posible que un bebé de 6 meses no balbucee. Otros cambios a tener en cuenta incluyen:

  • Ser quisquilloso al comer
  • Cambios en los patrones de sueño
  • Llora más en una posición particular que en otras posiciones
  • Llora más de lo habitual
  • Cada vez más irritable

Una conmoción cerebral no es la única lesión que puede ocurrir después de una caída. Las lesiones internas pueden incluir:

  • Desgarro de los vasos sanguíneos
  • Huesos del cráneo rotos
  • Daño al cerebro real

Cómo prevenir caídas en casa

  • Cuando compres la cuna, los barrotes de seguridad no deben tener más de ocho centímetros de separación.
  • Las barandas deben ser altas, para que no alcance a subirse.
  • Cuando camines con tu bebé en brazos, ten cuidado con las alfombras y con los desniveles del piso.
  • Elige los coches con una separación entre las piernas. Aunque en ocasiones eso no es suficiente, por lo que debes enseñar a tu bebé que los pies tienen que ir en el lugar que los ubicas.
  • Nunca debes dejar al pequeño solo en un sillón, cama o mudador.
  • Tampoco debes dejar al bebé en mesas o sillas altas.
  • Cuando bajes escaleras con tu bebé en brazos, apóyate de la barandilla.
  • Recuerda mantener las sillas de comer, coches y cunas lejos de ventanas y escaleras.

Actuar rápido y observar a tu pequeño puede reducir el riesgo de que una caída provoque más lesiones. Es posible que debas seguir cuidando a tu bebé durante un mes para asegurarse de que no se haya producido algún efecto a largo plazo de una lesión cerebral.

Participar en la prevención de caídas en el futuro puede ayudarte a asegurarte de que no tendrás que pasar por la preocupación y el pánico de otra caída.

Temas: , ,

bebé atorado
Te puede interesar:

Atoros: Lo que necesitas saber para prevenirlos