¿Cómo prevenir las quemaduras en los niños?

Las quemaduras pueden ser producidas por múltiples causas, las más comunes suelen ser por calor seco (fuego), calor húmedo (líquidoscalientes y vapores), sol, fricción, electricidad y, también, por inhalación de vapores.

A pesar de lo común que son estos accidentes, en ocasiones no se toman las medidas adecuadas para evitarlos. Por eso, Facemamá investigó para ti y te entrega importantes consejos para mantener a salvo a tus pequeños.

Prevenir las quemaduras en los niños en el hogar

  • Muchas quemaduras de los niños ocurren en la cocina, por lo que es muy importante evitar que ingresen a jugar a este lugar y, si entran, que siempre sea supervisado por un adulto.
  • Las asas de las ollas y sartenes no deben quedar apuntando hacia fuera, porque el niño puede querer mirar su contenido y podría ocurrir un accidente.
  • Cuando prepares la comida, si hay riesgo de que tu hijo se acerque a la cocina o no hay nadie más que lo cuide, procura hacerlo en los quemadores de más adentro, no en los de afuera.
  • Nunca dejes el horno abierto, menos aún cuando está caliente, ya que tu hijo podría querer jugar en él.
  • Si vas a cocinar aceites o grasas, debes estar siempre atenta. Nunca dejes la olla sola, porque ambos son contenidos inflamables.
  • Si vas a tomar té o algún líquido caliente, no lleves el hervidor a la mesa, ya que pueden tomar el mango, el mantel y darlo vuelta.
  • Es importante que enchufes el hervidor en un lugar de difícil acceso a los niños y cuando compres uno, prefiere aquellos con tapa de seguridad.
  • Tampoco puedes descuidar los fósforos y encendedores, porque cuando los niños están un poco más grandes ven estos artículos como un juego. Si estas cosas llegaran a sus manos, su entretención podría terminar con quemaduras graves e, incluso, un incendio.
  • Si hay estufas en casa procura que no sean con parafina y que tengan rejas de seguridad que impidan a los niños introducir la mano y quemarse. Si es a gas, no olvides tenerla en un lugar de seguridad donde el niño, en un descuido, pueda abrir la llave de paso y provocar una intoxicación.
  • Evita poner a tus pequeños ropa de dormir muy ancha y elije los materiales que no son inflamables, sobre todo si en tu hogar hay estufas de combustión (parafina y gas principalmente).
  • No seques la ropa en estufas, ni chimeneas, y recuerda poner protecciones en cada una de ellas.
  • Preocúpate de mantener los enchufes con tapas de seguridad, para que los pequeños no metan los deditos en el agujero y tampoco sobrecargues o uses ladrones en los enchufes.

 

Lo más importante, siempre, para evitar cualquier accidente, es la prevención.



Relacionados

Qué deben hacer los niños en vacaciones
Te puede interesar:

Accidentes en juegos inflables