Punción Lumbar, un elemento que puede salvar la vida de los niños

Punción Lumbar-Niños

La punción lumbar es una técnica que puede salvar la vida de los niños, porque es vital para determinar si hay anomalías cerebrales o en la médula ósea en un momento determinado.

De acuerdo con Clínica Mayo, de Estados Unidos, esta prueba permite extraer una pequeña parte del líquido cefalorraquídeo (LCR), mediante el que se puede apreciar si existen anomalías graves en los pequeños de la casa.

¿El motivo? Mediante el uso de este elemento se aprecia si existen rarezas genéticas o neuronales, que de no ser detectadas a tiempo podrían ocasionar daños irreversibles en los menores de edad.

¿Por qué se práctica la punción lumbar?

La punción lumbar, que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) es un procedimiento que se basa en tomar una mínima muestra de LCR con la ayuda de una aguja especial y que tiene una duración de 15 minutos-, ayuda a múltiples cosas como las siguientes:

  • Sirve para determinar si un recién nacido presenta infecciones o inflamaciones en el cuerpo.
  • Permite determinar si existe un sangrado en el cerebro, algo bastante peligroso tanto en bebés como en niños con edades comprendidas entre 4 y 8 años.
  • Medir la presión del LCR,
  • Conocer si existe la presencia de un tumor.
  • Ayuda a diagnosticar si un chipilín está predispuesto a sufrir de esclerosis múltiple.
  • Permite administrar medicamentos para completar quimioterapias en el cerebro o médula espinal.
  • Analizar si un pequeño tiene predisposición para padecer Alzheimer o demencia, problemas bastante graves para cualquier ser humano.

¿Cómo preparar a los niños para la revisión?

Antes de someter a los chicos una punción lumbar, los papás tienen que prepararlos psicológicamente bien, porque eso evitará que presenten algún trauma.

Para conseguir ese objetivo, los progenitores deben efectuar lo siguiente:

  • Calmar a los muchachos. Si se pueden explicar las causas y la importancia que tendrá el estudio en el ser humano, un chico se amoldará a ir a la revisión sin temores. Las charlas previos a la intervención ayudarán bastante.
  • Mencionar las partes que serán analizadas. Se le debe decir a los chicos el lugar en el que serán evaluados, para que no se sientan intimidados al momento de ser examinados por el médico.
  • Mencionar detalles sobre el posible dolor. Es importante preparar a los «reyes de la casa» para que sepan que sentirán un leve pinchazo o presión en la zona espinal, pero que deben soportar dicha incomodidad por su bien. Al charlar los niños pueden sentirse más seguros de sí mismos.
  • Despertar el lado lúdico. Si se fomenta el juego, se les dará mucha alegría a los niños al momento de ser internados para el importante estudio. Luego del procedimiento, se puede compartir un tiempo de calidad entre familiares.

Si se siguen estos consejos, los muchachos estarán preparados para una punción lumbar que, como reseñó la clínica estadounidense San Diego Health, puede salvar su vidas porque detecta cualquier anomalía grave en el instante oportuno. Eso sí, esto debe ser practicado por profesionales capacitados para realizar esas tareas.

Temas: , ,

Contaminantes intradomiciliarios
Te puede interesar:

Los mayores contaminantes intradomiciliarios