Sueño del recién nacido

El sueño del recién nacido o descanso en los bebés pequeños es muy importante para su crecimiento. Si bien pueden dormir prácticamente todo el día es frecuente que pasen por ciclos cortos al dormir.

Muchas veces hemos escuchado que los bebés en especial los recién nacidos deben dormir mucho, que es en el sueño cuando crecen y se desarrollan. Pero a veces los padres no comprenden como entonces su bebé no logra un sueño largo y profundo.

Según explica el Dr. Daniel Gambarrotti, Coordinador de Pediatría de Clínica Vespucio, “un recién nacido duerme la mayor parte del día, hasta 18 horas diarias. Despierta para alimentarse, y su sueño se caracteriza por tener ciclos de sueño corto, después pueden despertar entre 30 minutos y 1 horas por alimentación y ciclos de sueño largos que generalmente se presentará una vez al día, es aquí donde dormirá entre 3 y 4 horas seguidas”.

Es por ello que si durante el día tu bebé se despierta con frecuencia no te desanimes ni estreses, son situaciones normales.

Por otra parte, es frecuente que este ciclo largo se presente durante el día y no en la noche. Por ello será normal que durante la jornada nocturna pase por periodos cortos de sueño y despierte de forma más reiterada, lo que sin duda genera cansancio en los padres ya que no pueden descansar. El especialista advierte que esta modalidad de sueño deberá corregirse durante los tres primeros meses de vida, después de esta edad el bebé debería lograr dormir toda la noche.

A despertarse que hay que comer

Entre más pequeños son los lactantes, más momentos de alimentación tendrá durante el día. El Dr. Gambarritti, sostiene que “un recién nacido no debe pasar más de tres horas sin alimentarse, por riesgo a sufrir una hipoglicemia, sobre todo durante los primeros días en los cuales el calostro es muy líquido y satisface poco. Al transcurrir las semanas la leche materna va teniendo más materia grasa lo cual le permite periodos más largos de saciedad”.

Las primeras semanas serán fundamentales para conocer los ciclos del bebé y para saber si ocurre algo que sale de lo habitual.

Otra situación común en el ciclo de sueño y lactancia del bebé es que el bebé no se quiera despertar, he aquí donde tenemos que emplear todas nuestras técnicas para conseguir una lactancia efectiva. Algunas de las recomendaciones de Dr. Gambarritti son “estimular la boca del niño con el pezón, al abrir la hay que introducirlo para alimentarlo; el pezón debe quedar dentro de la boca y los labios del bebé rodear la areola (zona oscura del seno)”.

Sin embargo, no hay que sentarse a esperar que el bebé despierte ya que en palabras del especialista “es recomendable que si el recién nacido no se está alimentando de forma adecuada o cuesta despertarlo para alimentarse hay que consultar con su pediatra para descartar que no exista ninguna patología”.

No duerme después de comer

Si el problema es que después de darle pecho a tu recién nacido, lo acuestas a dormir pero se pone a llorar, no creas que la solución sea seguirlo alimentando.

El llanto se produce por diversas causas: porque está incómodo en la posición que lo acostaste; está aburrido; quiere jugar, tiene gases o que debido a un rápido crecimiento deba tomar una dosis más grande de leche. Por eso, es importante descubrir la causa, y no darle más leche apenas llora. Si la causa es porque realmente no quedó satisfecho, debes preguntarle a tu médico si tienes una producción suficiente de leche.

¿Cómo ayudarlos a lograr un sueño adecuado?

Ten presente los siguientes consejos para conseguir un descanso óptimo en tu hijo:

  • Alimentación en los horarios correspondientes.
  • Ambiente adecuado de sueño.
  • No sobreabrigarlo.
  • Mantener un ritual a la hora de dormir que puede ser con un baño y masajes mientras se le habla o canta suavemente, pijama y dormir.
  • Evitar estímulos previos a dormir (sonidos, juegos, actividad).
  • Los rituales van a ser muy importantes cuando vaya creciendo y su período de vigilia sea mayor.
Temas: , ,

Importancia de la hora sagrada
Te puede interesar:

Comportamientos observables en los bebés durante la "hora sagrada"