Características de la piel del bebé

Recién nacido acostado- Mi bebé tiene una coloración amarilla

Equipo Periodístico Facemamá

Si ya nació tu bebé, habrás notado que su piel puede presentar varias transformaciones. A continuación te contamos algunas de las características que acompañan la piel de un recién nacido y de niños o niñas de pocos meses:

 

  • Piel amoratada o colorada. Este color en la piel se presenta al momento de salir al mundo exterior, ya que es el tiempo en que el bebé respira por primera vez.
  • El unto sebáceo. Es un tipo de cera que cubre su piel y lo protege del líquido amniótico en el útero. Desaparece una vez que lo bañas.
  • El lanugo. Es un vello muy fino que se abunda por lo general en su cabecita, frente, mejillas, hombros y espalda. Cuando el bebé es prematuro, es más común que tenga este vello, el que desaparece con el paso de algunas semanas.
  • Piel delgada y transparente, en el caso de un bebé prematuro. Un bebé que nace a tiempo tiene la piel más gruesa.
  • Piel seca y escamosa. Esto puede suceder en los primeros días de vida. También notarás que al llorar, su piel se enrojece; y cuando tiene frío, tiende a ponerse morado, sobre todo sus labios, manos y pies.
  • Los milios.Protuberancias pequeñas, duras y blanquecinas que se ven en la cara o la boca y desaparecen solos.
  • Acné leve. Se debe a la presencia de hormonas maternas en la sangre del bebé y por lo común dura pocas semanas.
  • El eritema tóxico. Se trata de un salpullido benigno que forma unas pequeñas pústulas sobre una base rojiza. Puede manifestarse en la cara, tronco y extremidades, normalmente los 3 primeros días de vida.

 Algunos lunares o marcas en la piel que puedes notar:

  • Lunares congénitos oscuros. El bebé nace con ellos, y pueden tener varios tamaños, siendo pequeños como una lenteja o grandes como para cubrir algún lugar de sus extremidades, tronco o espalda. El doctor hará un seguimiento a todos estos lunares o nevos, en especial a los de mayor tamaño, ya que podrían derivar en un cáncer de piel.
  • Manchas mongólicas. Consisten en pintas azuladas, grises o cafés que aparecen por lo general en las nalgas o la espalda, en especial en bebés de piel más oscura. Con el pasar del primer año desaparecen.
  • Manchas de color café con leche. Pueden presentarse al nacer o a los pocos años. Si la mancha es muy grande puede estar relacionada con el trastorno genético llamado neurofibromatosis.
  • Hemangiomas planos. Son neoplasias de color rojizo o púrpura, ya que contienen vasos sanguíneos. Aparecen principalmente en el rostro, pero también pueden darse en otras áreas del cuerpo.
  • Hemangiomas capilares. Son vasos sanguíneos de menor tamaño que aparecer al nacer o a los pocos meses de vida.
  • Nevos simples. Se trata de parches rojos de escaso tamaño en la frente, párpados, nuca o el labio superior del recién nacido y ocurren debido a la dilatación de los vasos sanguíneos. Por lo general dejan de notarse al año y medio.

 


Tercera semana de un bebé
Te puede interesar:

Tercera semana del bebé: Todo lo que nos preocupa