Evita los celos del hermano mayor con la llegada del bebé

Evita los celos del hermano mayor con la llegada del bebé

¿Cómo evitar los celos del hermano mayor con la llegada del nuevo bebé? Si la felicidad de la familia se complementa con otro hijo, esto no solo significa un cambio para los padres, sino también para los hermanos del recién nacido.

Muchos pensamientos diferentes pasan por la mente de las madres y los padres: ¿Cómo preparamos a los primeros hijos para el nacimiento y cuál es la mejor manera de lidiar con los celos?

¿Cómo cambia la vida cotidiana con un nuevo bebé?

Primogénito: La preparación lo es todo. ¿Cómo evitar los celos del hermano mayor con la llegada del bebé? Los niños en particular que aún no han tenido un hermano se enfrentan a un papel completamente nuevo cuando llega un nuevo bebé:

Serán hermanos mayores o hermanas mayores por primera vez. Los niños pequeños suelen ser todavía muy sensibles y no pueden expresar sus emociones con palabras. Las reacciones a la feliz noticia de la descendencia son, por tanto, muy diferentes. Esto puede ir desde la emoción hasta la tristeza.

¿Cómo evitar los celos del hermano mayor con la llegada del bebé?

Primeros auxilios contra los celos

Cuando llega el nuevo bebé, los padres, a diferencia de sus primeros hijos, tienen la ventaja de estar familiarizados con la mayoría de las situaciones. Los más pequeños, en cambio, primero tienen que aprender a no ser el único centro de atención de mamá y papá.

Por eso, los hermanos mayores suelen necesitar una ración extra de amor, sobre todo en la primera fase, para  no sentirse desatendidos. Sin embargo, no es raro que estén celosos del bebé.

¿Cómo evitar los celos del hermano mayor con la llegada del bebé? Qué hacen los padres con este sentimiento o cómo pueden incluso evitarlo:

  • Rutinas fijas

Cumplir con los rituales, como leer un cuento antes de dormir o acurrucarse juntos antes de dormirse, es particularmente importante para brindar apoyo y seguridad a los nuevos hermanos.

Incluso si los niños mayores ahora pasan más tiempo con su padre, abuelos o amigos cercanos porque su madre está naturalmente muy ocupada amamantando al bebé, tales rutinas pueden llevar a minimizar el miedo a la pérdida e incluso prevenir los celos.

Importante saber: Los niños solo se reconocen como seres vivos independientes de su madre cuando tienen alrededor de tres años. Hasta entonces, pasan por diferentes fases de un proceso de corte de cuerdas. Por lo tanto, deben tenerse en cuenta las necesidades emocionales de los niños muy pequeños en particular.

  • Involucrar a los grandes

A partir de cierta edad, los hermanos mayores pueden ayudarte a cuidar un poco al bebé. Ya sea ayudando con el cambio de pañales o eligiendo la ropa del bebe, lleve a los hermanos mayores contigo cuando cuides al bebé, siempre que sea posible.

De esta manera, los niños mayores desarrollan una comprensión de cuánto trabajo significa a veces cuidar al recién nacido. Y por qué mamá a veces no tiene tiempo para jugar. El trabajo en conjunto del bebé también fortalece el sentido de unión y, a menudo, es divertido.

  • Te beneficias de más experiencia

La gran ventaja con los hijos número dos, tres o cuatro es: como padres, ya son un equipo bien ensayado y ya han podido ganar mucha experiencia a través de sus primeros hijos.

Cambiar pañales, amamantar y cosas por el estilo son cualquier cosa menos un territorio nuevo para ti: Ya tienes una rutina en muchos aspectos. Esto hace que la vida familiar diaria con el recién nacido sea mucho más fácil.

  • Cada niño es diferente

Cada persona es individual. Por supuesto, esto también se aplica a los más pequeños entre nosotros. Mientras que sus hermanos pueden ser torbellinos luchadores, el recién nacido puede ser bastante introvertido y tímido.

Las necesidades de cada niño son correspondientemente diferentes. Aquí es importante que los padres observen de cerca a sus hijos y, dependiendo de su personalidad, les ofrezcan mucha variedad o tiempos de descanso confiables.


Cómo cambiar el pañal del recién nacido
Te puede interesar:

Cómo cambiar el pañal del recién nacido