¿Qué es la atonía uterina y cómo prevenirla?

Qué es la atonía uterina y cómo prevenirla

En obstetricia, la atonía uterina es el nombre que se le da a la pérdida del tono de la musculatura del útero y produce la falta de contracción del mismo, donde los vasos sanguíneos no se cierran provocando una severa hemorragia.

¿Cuáles son las causas?

  • Agotamiento uterino por labor de parto extensa y difícil.
  • Embarazos múltiples: Es más común porque en este tipo de embarazos la fibra uterina está más elástica por el peso, y esto provoca que le cuesta más contraerse.
  • Alumbramiento de placenta tardío: Como la placenta tarda en ser expulsada desde que nace el bebé como máximo 20 minutos, cuando este proceso se retrasa producto de que la placenta está muy arraigada al útero o porque el bebé no está a término, se da el parto tardío.

La atonía uterina es la causa principal de hemorragia postparto, que da como resultado la pérdida del conocimiento por choque hipovolémico, paro cardíaco o respiratorio, y alto riesgo de muerte.

¿Cuál es su diagnóstico?

Su síntoma característico es una pérdida anormal de sangre, cuando se considera normal en un parto perder alrededor de 500 mililitros, por lo que de darse una pérdida mayor se estimará como hemorragia. Fuera del puerperio no debe darse alguna otra pérdida sanguínea.

El personal sanitario se encargará en cualquier situación, de estudiar la amenaza por la hemorragia, para actuar de forma oportuna.

Si el parto natural se diera en el hogar tal y como desean algunas madres, pero sin la adecuada asistencia médica, no sería posible hacer la evaluación de forma inmediata y con la premura debida, lo que podría conllevar a un mal término.

¿Existen factores de riesgo?

Los siguientes factores en una embarazada pueden también provocar la atonía uterina.

  • Complicaciones con la coagulación sanguínea.
  • Insuficiencia renal.
  • Deficiencia de plaquetas.
  • Diabetes.
  • Anemia.
  • Miomia.

¿Cómo tratar la atonía uterina?

Son frecuentes en el mundo las muertes perinatales por atonía uterina, primordialmente en países donde la adecuada asistencia médica no está generalizada. Según los protocolos de la OMS, si se detecta que la mujer tras el parto no tiene la contracción del útero para el sellado de vasos sanguíneos, requerirá la atención médica especializada.

De producirse la atonía uterina según el grado de incidencia de la hemorragia, el equipo médico actuará, con lo que se suele realizar el masaje o compresión bimanual del útero, que consiste en introducir una mano vía vaginal y la otra en el exterior, como primera opción.

Para detener el sangrado, es posible que se necesite la administración de medicamentos, como la oxitocina. De no resultar la aplicación del fármaco en el transcurso de la atonía uterina, se tendrá que acudir al procedimiento quirúrgico.

¿Cómo evitar esta complicación?

Este problema no se puede advertir antes del alumbramiento, entonces lo que podemos hacer es estar preparados para cualquier contrariedad, prestando más atención durante el parto para controlar este tipo de complicaciones.

Sin embargo, se pueden evitar diversos elementos de peligro mediante cambios de las rutinas en la alimentación, con comida saludable y equilibrada, para no tener anemia en el tiempo de gestación.

Será valioso desde el momento de la concepción, realizar un seguimiento médico del progreso de todo el embarazo, con las recomendaciones por parte del médico.

Temas: , ,

Relacionados

Riesgos de la inducción al parto
Te puede interesar:

Paso a paso cómo se vive el parto