Embarazos múltiples: pedí uno y me mandaron dos. ¿Qué hago?

embarazada

Si tu doctor te salió con la sorpresa de que el bebé que esperas son realmente dos, revisa aquí lo que puedes esperar en tu embarazo.

Lo hayas planeado o no, ver el resultado positivo en tu primera prueba de embarazo puede ser algo aterrador… aun más cuando un par de meses después te confirman que ¡esperas a más de uno! No entres en pánico, revisa estos tips para que tu embarazo y parto sean mucho más llevaderos.

¿POR QUÉ A MI?

Salvo que te hayas hecho algún tratamiento de fertilidad la verdad es que es raro esperar que tu bebé sean realmente dos (¡o más!). Pero, ¿sabías que hay muchos factores que te pueden hacer más propensa a un embarazo múltiple? Entre ellos están:

  • Herencia: si eres gemela o existen gemelos en tu familia, tus probabilidades son un poco más altas que las del resto de la población.
  • Edad: entre más grande seas, más probabilidades de que tengas gemelos. Y por más grande nos referimos a que tengas más de 35 años.
  • Antecedente: si ya tuviste gemelos tienes dos veces más probabilidades de repetir tu hazaña que todas nosotras las mortales con hijos no gemelos.
  • Número de embarazos: a más embarazos, más probabilidades de tener múltiples; lo que es irónico porque… entre más hijos tienes menos quieres adicionarle a la familia. ¿No?
  • Complexión: si eres chaparrita y pequeña como yo nuestras probabilidades de concebir gemelos son bajas comparadas con las aquellas altísimas cuyas piernas largas generalmente envidiamos.

Dicho lo anterior, no te confíes. Estos factores solo aplican para gemelos no idénticos. Los gemelos idénticos son pues… un volado.

¿QUÉ PUEDE SALIR MAL?

Ningún embarazo está exento de complicaciones y, aunque los embarazos múltiples generalmente resultan en bebés perfectamente sanos, son considerados de alto riesgo.

¿A qué se refieren con alto riesgo? Pues el riesgo principal es que tus bebés puedan nacer antes de lo ideal. El embarazo promedio de gemelos dura 35 semanas (contra las 40 indicadas). Eso hace que puedan tener mayores complicaciones que un bebé que llega a término. Pero no te preocupes, con todos los avances médicos que hay ahora los bebés que nacen entre la semana 34 y la 37 tienen altas probabilidades de sobrevivir. Además del parto prematuro también tienes una probabilidad más alta de padecer preeclampsia y/o diabetes gestacional.

¿CÓMO ME CUIDO?

  • Lo más importante es saber que estás embarazada: Si tienes la menor sospecha compra una prueba casera de embarazo, la cual podrá confirmarte en un 99% que estás efectivamente embarazada. En cuanto tengas un resultado positivo consulta a tu médico.
  • Trata de mantenerte tranquila: El estrés también le puede afectar a los bebés, haciendo que las complicaciones sean más probables.
  • Come bien y haz ejercicio: En la medida de lo posible trata de caminar o hacer un poco de ejercicio cada día, come nutritivamente y toma vitaminas prenatales para evitar que tu aumento de peso sea desmedido y desproporcionado. No olvides tomar mucha agua.

Te puede interesar:

Mira las impactantes fotos de una mujer durante el trabajo de parto