Niños: Cambios emocionales en diciembre

Cambios emocionales en diciembre

Durante los días libres por festividades de Navidad, es común que los niños experimenten cambios emocionales en diciembre, más de lo normal, lo cual se debe al estrés que les genera las demandas que se les hace a los niños sobre cómo deben y no deben ser.

Cambios emocionales en diciembre: Navidad les causa estrés

Ponte esa ropa, juega con tus primos, saluda a tus abuelos, siéntate bien, no corras a casa, ponte la ropa que te quede mejor, no te quites el gorro de Papá Noel, comparte tus juguetes, duerme con tu primo, etc. Exigencias constantes que llenan de presión a los niños y los conducen a una explosión emocional extrema y cambios de comportamiento.

Para evitar este cambio de emociones en los más pequeños, te damos algunas sugerencias que te ayudarán a disminuir los enfados y cambios emocionales en diciembre.

Cómo evitar los cambios emocionales en diciembre

  • Dentro de las tradiciones familiares, existen reuniones familiares que crean un estrés que agobia a tus hijos y los sobrecarga con la responsabilidad de cumplir largas jornadas. Esto conduce a una sobrecarga de cómo deben comportarse. ¿Qué pasa si te detienes un poco y tratas de hacer ajustes gradualmente que permitan pasar de lo que ya se sabe a lo que se necesita saber?
  • Mantener las rutinas es muy importante. Recuerda que el mayor desencadenante de la ira es cuando los niños están bajo presión para inducir el hambre y el sueño. Cuando las actividades navideñas interfieren con estas rutinas, es posible que tu hijo busque formas de llamar tu atención. Si quieres que los niños estén más tranquilos en estas reuniones, trata de mantener las rutinas que siempre realizas y come dentro de los horarios habituales. Si tu hijo no quiere comer del plato navideño, recuerda que este no forma parte de lo que normalmente come.
  • Intenta hacer actividades intermedias para las reuniones programadas que sean más íntimas, solo para ti y tus pequeños, actividades en la casa que estimulen la comunicación y el amor, tal vez en un sofá cálido con una manta gigante de tejón viendo una película juntos o leer un buen libro, tener un lugar en casa con los padres es una prioridad principal durante los momentos estresantes.
  • Es importante respetar la territorialidad de tus hijos. Debes tener cuidado al pedirle al niño que salga de su zona de confort. Recuerda que los niños están más tranquilos cuando realizan actividades predecibles y saben lo que harán durante el día, pueden crear un plan mental de cómo lo harán, los imprevistos y situaciones durante estas fechas les generarán estrés, esas cosas incómodas que son muchas veces se les pregunta cómo ponerse ropa navideña o complementos que no se ajustan a sus preferencias son experiencias que les costará asimilar e integrarlas en su previsibilidad.


niño
Te puede interesar:

5 consejos para que tus hijos hagan las tareas sin alegar