¿Cómo controlar el mal genio en los niños?

Cómo controlar el mal genio en los niños

Los pequeños se pueden enojar cuando menos lo esperamos y de repente expresan su mal genio por distintas razones: levantarse temprano, no ver televisión cuando él quiera, el tipo de ropa, por un dulce o no obtener algo que desee. La cosa es que, como padres tampoco debemos perder el control.

Cómo controlar el mal genio en los niños

  • Siendo el ejemplo, si somos padres alterados, impulsivos y nos enfadamos por todo, lo más probable es que el niño adopte esa misma actitud.
  • Haz que realice ejercicios físicos.
  • Practicar algún deporte como el  kárate es fundamental para que aprendan a dominar su genio.
  • Brindale a tu hijo seguridad, confianza y alternativas para solucionar sus problemas sin enfadarse.
  • Enséñale a expresar sus sentimientos con palabras, antes de perder el control.
  • Si se enoja con alguien lo mejor es que se desconecte de ese momento, se aleje de la persona y vuelva a tener contacto con ella cuando este más tranquilo.

«Sé como un volcán»: Enseñando al niño a canalizar el mal humor

Podemos hacer que el niño se sienta animado a expresar lo que siente, escuchando música, tocando un instrumento, dibujando, bailando entre otras cosas.

  • Además, le puedes enseñar un ejercicio que se llama “sé como un volcán».
  • Que se levante y ponga los pies juntos.
  • Luego hazlo juntar sus manos delante del pecho y las aprete una contra la otra.
  • Posteriormente que separe las piernas y de un salto, al mismo tiempo que levante las manos por encima de la cabeza y en seguida las separa dejándolas caer a cada lado de su cuerpo.
  • Mientras realiza eso, que emita un sonido explosivo como ¡Puuufff!.
  • Dile que se imagine siendo un volcán, emanando fuego, lava y vapor.
  • Para finalizar haz que haga tres inspiraciones profunda.
  • Lo más probable que luego de esto su enojo haya desaparecido.

Muéstrale a tu hijo que sus esfuerzos por controlar sus impulsos tienen buenos resultados, lo más importante es que los papás no se comporten igual que los pequeños, mostrando un mal genio. Ante todo lo que ocurre, tienen que ser un ejemplo de tranquilidad al hablar con ellos, incluso cuando estén enojados, cuando tu pequeño este nervioso lo mejor es no retarlo ni juzgarlo.

 

Temas: , ,

recetas
Te puede interesar:

Tres recetas para deleitar a tu bebé (y a la familia)