Educar al niño a través del juego

importancia del juego en el aprendizaje infantil ¿por qué aprender jugando?

Jugar es realizar una actividad divertida, feliz y entretenida con el fin de distraernos, aprender o desarrollar algún tipo de capacidades, cuando los niños juegan son inmensamente felices, genuinos, se vuelven creativos, ponen en practica sus habilidades y por supuesto se nutren. La importancia del juego en el aprendizaje infantil radica en los múltiples beneficios que le trae al niño educarse mediante actividades entretenidas y el fortalecimiento del vínculo familiar.

Los juegos didácticos o físicos, de agilidad o destrezas, ayudan a que nuestros hijos se desenvuelvan de mejor manera ante la sociedad; pero lo más importante para los chicos es que los padres también participemos, incluso algunas de las dinámicas ameritan la unión de padres e hijos.

¿Cómo aprenden los niños a través del juego?

Desde que somos bebés nace el reflejo de jugar espontáneamente, esto por la necesidad de socavar y comprender nuestro mundo exterior, los juegos son una distracción atractiva para los niños por esta razón como padres debemos aprovechar al máximo la situación así los niños comenzarán a nutrir sus conocimientos e ideales mientras se divierten.

Importancia del juego en el aprendizaje infantil

Beneficios:

  • Les brinda la oportunidad de conocer quiénes son, lo que son capaces de hacer y cómo relacionarse con el entorno.
  • Mejora el desarrollo físico, social y emocional del niño.
  • Vigoriza la relación de afecto entre los padres y sus hijos.
  • Estimula la memorización, el razonamiento y la búsqueda de soluciones.
  • Jugar con nuestros hijos los hace ser personas seguras y capaces.

A través del juego se educa y aunque esa no sea la intención principal en la mayoría de los casos, al tener conocimiento de ello, estaremos criando niños que se sienten cómodos con la actividad formativa porque se hacen parte de ella por medio de las pautas divertidas con las que les enseñamos.

Tipos de juegos:

Juego físico: mejora el desenvolvimiento del niño y  sus habilidades físicas, influye positivamente en la salud y su desarrollo muscular, además de ayudar en la coordinación entre el tacto y la vista y tener mejor control psico-motor.

  • Patines.
  • Triciclo.
  • Bicicleta.
  • Cochecitos.
  • Areneros.
  • Cubos.
  • Jugar con pelotas.

Juegos exploratorios: los impulsa a la resolución de problemas y tomar control sobre situaciones a través de actividades dinámicas.

  • Armar y desarmar figuras.
  • Jugar con plastilina.
  • Puzles,
  • Legos.
  • Playmovil.

Juegos con reglas: a partir de los 6 años los niños ya son capaces de seguir y cumplir normas y reglas e interactuar con mayor raciocinio.

  • Juegos de cartas.
  • Juegos de mesa.
  • Memorias.
  • Rompecabezas.
  • Dominó.

Juegos imaginativos: desde los 18 meses y hasta los 3 años los niños ya tienen suficiente desarrollo como para imaginar cosas, por lo que este tipo de juegos los ayudará a entender qué es real y qué no, los sensibiliza y comienzan a entender las emociones y su impacto en el mundo que los rodea.

  • Juegos de muñeca.
  • Mesita para el té.
  • Coches de muñecas.
  • Disfraces.
  • Marionetas.
  • Dinero y comida de juguete.
  • Crear sitios imaginarios (hospitales, peluquerías, una nave espacial).

¿Qué aprenden los niños cuando juegan con sus padres?

  • Socializar.
  • Ser niños seguros.
  • Mejora su autoestima.
  • Se vuelven más creativos y motivados.
  • Aprenden valores y normas.
  • Fomentan el vocabulario y la educación.
  • Desarrollan destrezas.
  • Resuelven problemas.
  • Son niños más felices.
  • Fortalecer el vinculo padres e hijos.

Jugar no es una actividad reservada únicamente para los niños, por eso, llénate de pintura, corre, salta, dibuja y crea junto a tus niños. Explorar el mundo con la compañía de papá y mamá seguramente será muy divertido para tus hijos.

Temas: , , , ,

niños
Te puede interesar:

Preferir a un hijo por sobre otro ¿Es normal?