El niño destruye todo ¿Por qué?

El niño destruye todo

La destructividad es, hasta cierto punto, parte del desarrollo natural: los niños a veces pueden convertirse en pequeños traviesos si gritan, golpean, patean o arrojan lo que sea que se les ocurra en el suelo. Si el niño destruye todo muestra un potencial saludable, pero que se debe aprender a controlar.

¿Por qué el niño destruye todo?

Los padres a menudo se enfrentan a ataques de destrucción durante la fase desafiante de su hijo y más allá: si la cabecita no puede afirmarse, el niño reacciona con enojo y tiene que reaccionar.

Todo lo que se encuentra actualmente en la zona se puede utilizar para este fin. Todavía no hay otra forma de expresarlo, por lo que la reacción a menudo es el resultado de la impotencia. El niño destruye todo porque es una forma de expresarse.

Poniendo a prueba sus límites

Al mismo tiempo, esto significa que el niño pone a prueba sus límites. Además, un niño enojado suele llamar la atención. Su destructividad puede convertirse entonces en un medio para lograr un fin que atraiga una atención renovada en el futuro.

Incluso los niños emocionalmente desatendidos pueden reconocer rápidamente este método por sí mismos: compórtate con calma, si son ignorados, deja que su destructividad corra libremente, sea el centro de interés y reciba la atención de sus padres. Entonces esto es negativo, pero sigue ahí.

El niño destruye todo

Los niños tienen una gran necesidad de explorar y estar activos, quieren desarrollarse mental, emocional y físicamente. Al igual que la falta de afecto emocional y las limitaciones en el desarrollo intelectual, un impulso inactivo de moverse puede conducir a ataques de destrucción; de alguna manera, los niños finalmente tienen que deshacerse de su energía.

Sin embargo, las demandas excesivas también pueden desencadenar tales reacciones, pero un centro saludable, por otro lado, promueve el desarrollo y el equilibrio del niño.

La curiosidad conduce a contratiempos

Los niños nacen con curiosidad, quieren conocer el mundo. Por eso quieren explorar todo lo que les rodea. Si esto se evita, la agresión puede volver a ser el resultado.

El niño destruye todo

Vive tu curiosidad, prueba tus posibilidades en la interacción con el entorno y aprende algo sobre causa y efecto. Por supuesto, algo puede romperse accidentalmente y las manos de los niños pequeños todavía son bastante torpes.

El niño destruye todo: Un proceso de aprendizaje

Por lo tanto, la rabia de destrucción es, en cierta medida, parte del desarrollo natural de tu hijo, puede tomar diferentes formas. Esto significa que se llevan a cabo procesos de aprendizaje, que puede conducir en la dirección correcta. Idealmente, el potencial se convierte más tarde en una asertividad saludable y la capacidad de resolver conflictos con confianza.

Lidiando con los ataques de destrucción

En principio, se requiere coherencia al tratar con niños. La inconsistencia puede llevar a confusión y un ataque indefenso de comportamiento destructivo.

También es importante elogiar a tu hijo: si hizo algo bien, necesita tu atención en forma de confirmación positiva. Si no lo entienden y, en cambio, reciben atención negativa durante los arrebatos agresivos, es posible que lo prefieran a la indiferencia.

Bríndale a tu hijo una atención amorosa para que no tenga que compensar una deficiencia. No obstante, establece límites claros para las conductas indeseables, de lo contrario tu hijo podría seguir incrementándolas para averiguar si existen límites y cuándo. Las reglas fijas también brindan seguridad al niño, los brotes de incertidumbre se vuelven innecesarios.

Asegúrate de que tu hijo esté ocupado

Durante las actividades y los juegos conjuntos, pueden moverse mucho y aprender algo nuevo. Si hacen manualidades y pintan juntos, puede vivir su creatividad. Así que anime a su hijo siempre que pueda, pero sin abrumarlo.

También es útil delegar tareas domésticas pequeñas y apropiadas para la edad de manera específica. Si cumple con esto, el elogio, por supuesto, no debe faltar. Si regularmente se toman tiempo juntos durante horas para abrazar o charlar, tu hijo se sentirá integrado y seguro.


por qué los niños fingen estar enfermos
Te puede interesar:

Lesiones fantasmas por presión de los padres