¿Cómo son las madres narcisistas?

madres narcisistas

Las madres narcisistas no pueden brindarles a sus hijos calor y seguridad porque solo se aman a sí mismas y los hijos suelen sufrir el abuso emocional de los padres durante toda su vida. Puedes averiguar cómo reconocer a una madre narcisista aquí.

Puedes reconocer a las madres narcisistas por su comportamiento egoísta y la excesiva necesidad de aprobación. Las madres con trastorno de personalidad narcisista devalúan a otras personas para mejorarse a sí mismas. Manipulan su entorno para implementar su propia visión del mundo. Tienen que mantener a sus familias bajo estricto control para que todo funcione de acuerdo a sus reglas.

¿Cómo son las madres narcisistas?

Los síntomas típicos son:

  • Manipulación
  • Control
  • Busca atención
  • Falta de empatía
  • Egoísmo

Los narcisistas ignoran el hecho de que los niños tienen sus propias necesidades, deseos e ideas. Así se comportan las madres narcisistas. Si los siguientes comportamientos le suenan familiares, es posible que tenga una madre narcisista:

  • Todo gira en torno a ella. Las madres narcisistas no están interesadas en cómo les va a sus hijos. Si los miembros de la familia quieren hablar de sus problemas, la madre se aburre rápidamente y desvía la conversación hacia sus propias necesidades. Una madre narcisista nunca dejaría de lado sus propias necesidades por el bien de sus hijos. La familia tiene que bailar a su ritmo. No siente empatía por otras personas, sino un amor propio sin límites.
  • La imagen pública es enormemente importante para ella. Los símbolos de belleza, riqueza, éxito y estatus están destinados a ocultar la baja autoestima del narcisista y deslumbrar a los demás. Para ella, los niños juegan un papel extra que forma parte de la imagen superficial de la familia perfecta. Sin embargo, los niños nunca experimentan el verdadero amor maternal. En el exterior, los narcisistas se presentan de la mejor manera, son encantadores y muchos los admiran. Nunca se cansan de decirles a los demás lo orgullosos que están de sus hijos, lo talentosos que son y las buenas notas que traen a casa. Pero en casa muestran sus verdaderos colores y acosan, humillan, critican y manipulan a la descendencia.
  • La envidia de otras personas es su elixir de vida. Celebran su propia grandiosidad en público y utilizan los éxitos de los niños para mejorarse a sí mismos. Siempre quieren saber exactamente qué están haciendo sus hijos, adónde van y con quién se van a encontrar. No porque estén interesados ​​en la vida de los niños, sino porque quieren tener el control y recopilar información que puedan usar para sus propios fines.
  • Las madres narcisistas no pueden desarrollar una cercanía emocional con sus hijos debido a la falta de empatía. No entienden el dolor de los niños y no pueden consolarlos. No hay abrazos cariñosos. Esta relación distanciada dura toda la vida. Siempre te ves a ti mismo como una víctima y nunca admitirías un error. En lugar de disculparte con tu hijo, le echa la culpa. Cualquier forma de crítica será bloqueada inmediatamente. Siempre es culpa de la otra persona. Si bien los narcisistas tienen muchos conocidos y admiradores, no tienen verdaderos amigos. Porque las amistades requieren empatía e interés mutuo.
  • Te sientes superior a los demás, pero secretamente sientes un vacío en tu interior. Detrás de la fachada hay una persona con muy baja autoestima. Alrededor del dos por ciento de las mujeres sufren de un trastorno de personalidad narcisista.
  • Esta enfermedad mental la vuelve ensimismada y adicta a la atención. Cualquier medio es adecuado para que obtengan esto, incluso si causa sufrimiento a otros. Mientras los niños jueguen de acuerdo con las reglas de la madre, todo está bien.  Pero, por desgracia, un niño contradice y quiere hacer valer sus propios deseos. Entonces el narcisista se enfurece y utilizará cualquier medio necesario para manipular emocionalmente al niño.

¿Cómo crecen los hijos de madres narcisistas?

Los hijos de madres narcisistas crecen sin su afecto, amor, seguridad y calidez. Les perjudica el abuso emocional, las manipulaciones y la necesidad de control. Esto tiene consecuencias para el desarrollo de la propia personalidad y puede a su vez provocar trastornos mentales.

Durante décadas, las almas de los niños sufren por ser simples extras sin valor en la vida de su madre. Para causar una buena impresión en el exterior, tienen que vestirse bien y comportarse bien desde una edad temprana y no se les permite objetar.

Hacen todo para complacer a su madre y no para provocar una pelea. A más tardar en la pubertad, surgen conflictos violentos. Algunos reconocen que tienen que despegarse de su madre para poder desarrollarse libremente. Los otros no encuentran todavía la fuerza para escapar de la influencia y siguen sufriendo.

En cualquier caso, el poder superior y la falta de amor de la madre dejan marcas profundas que se pueden trabajar mejor en terapia. Porque los niños son las víctimas de sus madres y no al revés. Muchos de los afectados solo se dan cuenta de esto en la edad adulta.


Te puede interesar:

Alimentos que despiertan el deseo después del parto