Lo que debes saber para conseguir una lactancia exitosa

recién nacido entre los brazos de su madre.

Dar pecho a un recién nacido es una de las mejores opciones, ya que se protege y se da cariño. En algunas ocasiones, algunos consejos pueden estar equivocados y hacer que la lactancia se acabe en algunos meses o días.


Dar pecho a demanda es dar de mamar sin controles ni horarios, cuando el bebé lo pida. El bebé es el único que sabe cuándo y cuánto alimento necesita para su crecimiento. Con la aparición de las leches de fórmula, los doctores vieron la necesidad de otorgar horarios de alimentación del bebé. La leche de fórmula es más difícil de digerir y está en el estómago durante unas tres horas aproximadamente.

Como los bebés no hablan, hay que detectar cuáles son las señales para entender lo que necesitan. Si tu bebé tiene hambre lo más probable es que gire su cabecita, ronronea de manera especial o se meterá los puños a la boca. El llanto también indica que tiene hambre, está desesperado y necesita comer. Las tomas de leche varían de acuerdo a la edad del bebé. Hay pequeños que a veces se quedan dormidos y no succionan con mucha fuerza.
Cuando una madre da pecho, aparte de alimentarlo, también le ofrece contacto físico, una manera óptima de estabilidad emocional.

Algunas madres se angustian pensando en que no tienen suficiente leche para su bebé o no se alimenta lo necesario. Lo cierto es que si se limitan la toma, la producción de leche se verá alterada. El pecho de la mujer está diseñado para fabricar la leche que necesita el bebé.

A medida que los niños se crecen, los bebés se alimentan de manera distinta. Un recién nacido puede necesitar unas 10 a 12 tomas al día, un niño tiene más fuerza y puede aprender a mamar, reduciendo la cantidad de tomas.

La lactancia debe ser algo natural, sin controles, ni horarios y tener un contacto constante con el bebé. De esta manera la lactancia será de materna exitosa y prolongada.


Te puede interesar:

¿Puedo teñirme el cabello si estoy dando el pecho?