Destete: ¿Cómo prepararte para abandonar la lactancia materna?

Cómo evitar infecciones en el recién nacido

Para algunas madres el destete resulta muy fácil, pues logran verlo como el proceso final de la etapa de la lactancia y el inicio de otras nuevas fases que implican el buen desarrollo y crecimiento de los niños. Mientras que para otras surge el conflicto, porque a pesar de no querer dejar de amamantar deben hacerlo por el bien de sus hijos y esto se convierte para ellas en angustia y estrés. A continuación, te vamos a dar unos consejos para ayudarte en el proceso de destete y evitar la depresión luego de ello:

  • Realizar el destete de forma progresiva, de esta forma el bebé será capaz de adaptarse a la nueva alimentación y nosotras las madres, a la nueva situación. Este proceso será lento, pero se logrará con el respeto a los tiempos estipulados por la madre y el hijo.
  • Planifícate mentalmente. Debes adaptar tus pensamientos y mentalizarte en que vas a dejar de dar pecho a tu hijo para que no te agarre desprevenida. Guarda en tu mente como un bello recuerdo todos los momentos con él dándole el pecho.
  • Busca apoyo. Si sientes que estás constantemente enfrentando tristeza o culpa y no sabes cómo afrontar la situación debes buscar ayuda con un especialista, ya que el apoyo durante este periodo de cambios es muy importante para lograr sanar emocionalmente. La ayuda de tu pareja, si la hay, también es muy importante en estos casos, con frases como “te entiendo” o proponiéndonos hacer otras cosas para distraernos.
  • Tiempo de calidad con tu hijo. Ten en cuenta que existen otras formas para mantener ese vínculo fuerte con tu hijo y algunas de ellas son, por ejemplo, realizar otras actividades como juegos, baños relajantes, abrazos, masajes.
  • Piensa que cambió, no que te dejó. Cuando logramos ver desde el punto de vista de un cambio en lugar de algo que se perdió, es mucho más fácil adaptarnos, pero si por el contrario, lo tomas como una pérdida, te va a afectar y lo tomarás como todo un proceso de duelo.
  • Deja la culpa: El bebé va creciendo y junto con él su independencia, así que no te sientas culpable por esta situación. Piensa que eres un ser humano, que diste todo de ti e hiciste lo mejor que pudiste. Además, perdónate si fue un destete muy pronto, si te sentiste obligada o si crees que hacerlo de otra forma era la opción… No es tu culpa y no debes continuar pensándolo.

Por último, no olvides que lo más importante es mantener una buena salud mental, ya que nuestros hijos dependen de nosotros para sentirse seguros y estables en todo momento. Además, recuerda que la OMS recomienda un mínimo de 6 meses para amamantar a tu bebé, por su función nutritiva y también a que la lactancia materna posee una carga emocional que ayuda a generar un vínculo entre la madre y su bebé.

Temas: ,

dolor de la dentición del bebé
Te puede interesar:

Seguir con la lactancia cuando aparecen los primeros dientes