Las convulsiones en los niños

Las convulsiones en los niños

Es normal que como padres nos alarmemos cuando escuchamos hablar de convulsiones en niños con epilepsia, y que estemos alerta en los momentos en que otras circunstancian puedan causar este tipo de ataques convulsivos.

Pero ¿Toda convulsión puede originar un ataque epiléptico? Facemamá profundiza en el tema de las convulsiones para aclarar lo que puede preocuparte.

La convulsión

Es un espasmo incontrolado de los músculos del cuerpo, provocado por una desorganización en el patrón eléctrico normal del cerebro. Las convulsiones se acompañan de pérdidas de conocimiento, corte de la respiración por unos instantes y, con frecuencia presentan el sacudido en las extremidades en forma espasmódica y rítmica.

El desmayo puede durar media hora o más, entonces cuando vuelve en sí, ees posible que el pequeño se sienta confundido y con sueño. No recordará nada de lo sucedido al despertar.

Síntomas comunes de las convulsiones en los niños

  • Pérdida del conocimiento.
  • Sacudida espasmódica y rítmica de las extremidades.
  • Orina y/o defecación.
  • Fiebre alta (en ocasiones).

¿Cuáles pueden ser las causas?

De un 5 a un 10% de todos los niños pueden verse afectados por esta afección con fiebre alta y temperatura ascendente en forma repentina. A esto se le llama desmayo febril. Cabe destacar que la epilepsia es un desorden cerebral y también causa desmayos, sin embargo, es menos común que la convulsión, y se relaciona con infecciones cerebrales como encefalitis y meningitis.

Si observas que tu hijo convulsiona por más de 15 minutos, pide una ambulancia o llévalo a urgencias.

¿Qué debo hacer si mi hijo convulsiona?

Las convulsiones no son mortales pero merecen atención médica, y hay que actuar de la siguiente manera:

  1. No desesperarte.
  2. Acuesta a tu hijo sobre el piso, lejos de muebles o algo que pueda lastimarlo durante la convulsión.
  3. Cuando pase la convulsión, mantenlo de costado para que no trague su vómito si se acompaña de éste.
  4. De tener fiebre, intenta bajarla mojándolo con agua fresca, luego llama al doctor.

¿Qué debo evitar en estos casos?

  • No le des ningún remedio mientras está inconsciente.
  • No desatiendas al niño durante la convulsión.
  • No trates de detener sus movimientos.
  • No intentes abrirle la boca o forzar un objeto dentro de su boca mientras esté desmayado.

Si el pequeño permanece desmayado, el especialista administrará medicación para esto. Cuando tenga controlada la situación no se requerirán otros tratamientos de desmayos febriles.

No obstante, si sospechara que puede existir una infección cerebral, llevará a cabo una punción lumbar para extraer líquido de la espina dorsal y analizarla en el laboratorio. El niño podría ser internado en observación para futuros exámenes y evaluación. Si se presumiera epilepsia, se analizará para confirmar el diagnóstico.

Si tu niño es propenso a desmayos febriles, vigila con atención su temperatura cada vez que se enferme. Puedes prevenir otro episodio, si mantienes baja la temperatura con acetaminofén y baños frescos.

Si su condición se vincula con una infección cerebral, no existirán contratiempos una vez que se haya curado. Finalmente, si se le diagnosticó epilepsia, el médico dará instrucciones para los cuidados en casa y los medicamentos a tomar.

Temas: , ,

Relacionados

verano
Te puede interesar:

Infecciones de verano, previene y disfruta