Sialorrea o ptialismo, salivación excesiva durante el embarazo

salivación excesiva durante el embarazo ¿cuáles son las causas?

Algunas mujeres sienten que sufren de salivación excesiva durante el embarazo especialmente cuando les da náuseas, algunas producen tanta saliva que necesitan escupirla con frecuencia para sentirse mejor. Esta salivación excesiva llamada sialorrea es más común entre mujeres que sufren hiperémesis gravidarum, un tipo de náusea intensa.

Causas de la sialorrea:

Los expertos no saben aún la causa de esta salivación excesiva durante el embarazo, misma que aqueja a algunas mujeres en el primer trimestre de gestación, pero es posible que los cambios hormonales sean los responsables.

Por su parte, las náuseas podrían causar que algunas mujeres traguen menos saliva, provocando que ésta se acumule en la boca. Normalmente las glándulas salivales producen alrededor de un litro de saliva al día pero como se traga en forma continua no suele notarse. Si de pronto se siente más saliva en la boca, puede deberse a que el cuerpo está produciendo más, o porque se está tragando menos, o una combinación de ambos factores.

También, es posible que el aumento de salivación, pueda relacionarse con la acidez, que es común en el embarazo. Los jugos gástricos son ácidos y una vez que suben por el esófago lo irritan, causando esa sensación de quemazón tan familiar para las personas que sufren de acidez. Una vez que el esófago recibe la llegada de los ácidos se produce la segregación de saliva debido a que ésta posee una alta dosis de bicarbonato que es alcalino.

Cada vez que se traga la saliva se encarga de bañar las paredes del esófago y de esta forma ayuda a neutralizar los ácidos gástricos. Esto podría explicar por qué algunas mujeres que vomitan más tienden a producir más saliva.

Existen también otros irritantes como el humo, las caries y otras infecciones orales, algunos medicamentos, la exposición a toxinas como el mercurio, pesticidas y ciertos problemas médicos que pueden causar aumento en la salivación.

La saliva tiene otras funciones importantes como lo son lubricar la boca y producir enzimas que favorezcan la digestión. Además, posee proteínas con propiedades antivirales, antibacteriales y antifungicidas; las que ayudan a proteger la boca y los dientes.

Soluciones

  • Una visita al médico podría ayudar a reducir otros problemas relacionados con la salivación excesiva durante el embarazo, tales como las náuseas, vómitos o acidez.
  • Si se tiene la costumbre de fumar, ésta es una razón más para dejar de hacerlo (en caso de tener problemas para dejar de fumar, habrá que visitar al médico y pedirle un programa para dejar de hacerlo).
  • Es tiempo también de visitar al dentista; sobre todo si no se ha hecho recientemente.

Si bien es cierto, no hay muchas cosas que se puedan hacer con este problema, algunas mujeres han desarrollado las siguientes estrategias:

  • Cepillarse los dientes y usar enjuague bucal varias veces al día.
  • Preparar comidas frecuentes, que sean pequeñas y balanceadas, así también, evitar comer demasiados alimentos a base de féculas (hidrato de carbono).
  • Beber suficiente agua. Tener a la mano siempre una botella con líquido para dar pequeños sorbos frecuentemente.
  • El chupar dulces duros o masticar chicle no azucarado, puede ayudar a hacer más fácil tragar la saliva que se produce, aunque no disminuirá su cantidad.
  • Se deben evitar los dulces y chicles ácidos que puedan facilitar la producción de saliva.
  • Si es posible simplemente hay que tragar el exceso de saliva producida. Sin embargo, si tragarla da una sensación de más náuseas, tal vez sea necesario escupirla en un pañuelo. Si éste es el caso habrá que asegurarse de beber suficiente agua para no deshidratarse.

Para muchas mujeres este problema puede suavizarse o en el mejor de los casos desaparecer junto con las náuseas al final del primer trimestre. Sin embargo, en otros casos se mantiene durante todo el proceso de gestación.

Temas: ,

razones por las que no llega la menstruación
Te puede interesar:

No llegó la menstruación: ¿Estoy embarazada?