Ser madre después de los 40 años requiere un gran esfuerzo biológico

Para las mujeres de 40 años en adelante embarazarse resulta complicado

Ser madres representa, en la mayoría de los casos, el cumplimiento de un sueño para algunas mujeres pues les permite experimentar la sensación de crear vida y, a la vez, conocer el sentimiento de amor más puro que puede existir ya que tendrá un vínculo eterno con su hijo.

¿Qué tan riesgoso es tomar la decisión de convertirse en mamás después de los 40 años? De acuerdo los médicos de la Clínica Universidad de Navarra, el peligro de sufrir complicaciones durante el embarazo a esa edad es alto porque requerirá de un mayor esfuerzo biológico para llevar a cabo el proceso.

El mencionado centro de salud afirma que la gestación en la madurez era poco habitual en el pasado, pero en siglo XXI es cada vez más común porque sienten que en la cuarta década de vida las damas son más emocionalmente estables y poseen recursos económicos suficientes para garantizar el bienestar de un niño.

¿Qué tan fértil es una mujer a los 40 años?

Según Clínica Las Condes convertirse en madre a partir de los 40 años de edad es complicado porque las condiciones fisiológicas cambian con el paso del tiempo.

«Existe una disminución de la fertilidad a medida de que un ser envejece, algo común tanto en hombres como en mujeres. En el caso de las féminas, éste es un fantasma con el que se enfrenta cuando intenta embarazarse. De hecho, su fertilidad femenina comienza a decaer a partir de los 35 años, pero tiene una baja más marcada entre los 40 y los 44, para caer drásticamente al llegar a los 45 años, cuando las posibilidades de tener un hijo son casi nulas», explicó la institución en su portal digital.

«Es cierto que a los 40 la fertilidad se encuentra disminuida, y que hay un riesgo mayor de pérdida inicial. También es verdad que un embarazo significará un esfuerzo biológicamente mayor, pero a la vez los 40 años harán de esa mujer una madre más madura y sabia, que enfrentará la llegada de su hijo con más calma y será menos vulnerable a la inestabilidad psicológica propia del post-parto», agregó el ente.

Qué hacer para cumplir el objetivo

Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomiendan acudir a especialistas en fertilidad para llevar a cabo los procedimientos necesarios y lograr tanto la concepción como un embarazo saludable.

Ambas instituciones instan a las féminas a mantener una alimentación balanceada, así como dormir de manera constante para que el feto pueda crecer sin mayores problemas. Si se siguen estos consejos, además de efectuar ejercicios de bajo impacto para evitar el sobrepeso, las mujeres maduras podrán materializar el sueño de convertirse en mamás y, sobre todo, no presentar anomalías durante la gestación.

«No hay ninguna ventaja desde el punto de vista médico al embarazarse a los 40 años de edad, pero estos procesos tardíos son más factibles en la actualidad que en épocas anteriores porque ahora se cuenta con tratamientos que antes no existían, los cuales mejoraran la fertilidad y reducen los efectos de patologías como atonía uterina o distocia de dilatación. Quizá el grado de madurez psicológica de la madre y estabilidad sea mayor con 40 años y por ese motivo, si reciben la bendición de tener un hijo se debe mantener un constante monitoreo con su ginecólogo de confianza, con el fin de que una mujer pueda dar a luz sin inconvenientes».

Temas: , ,

Miedos de ser madre
Te puede interesar:

¿Seré buena madre?