Embarazo en invierno

El embarazo es una etapa que dura más de una estación, por lo mismo, si debes enfrentarlo en invierno es muy importante conocer qué riesgos corres y cómo puedes prevenirlos. Además, si tienes hijos pequeños es primordial conocer qué cuidados debes tener con ellos para protegerlos de padecer enfermedades. A continuación, todo lo que necesitas saber para prevenir y no lamentar.

Experto: Pedro Astudillo, jefe de Pediatría y Broncopulmonar de Clínica Indisa

A partir de los meses de abril y mayo, comienza a circular por el aire el virus de parainfluenza y el adenovirus. En junio, comienza la temporada de brote estacional de influenza y desde fines de ese mes hasta agosto está presente en el ambiente el virus respiratorio sincicial. Esto es muy importante porque, tanto las embarazadas como los niños menores de dos años, son parte de la población más vulnerable a contraer enfermedades invernales.

A lo anterior, se suma que en la zona central de Chile están presentes otros factores de riesgo como el frío y la contaminación ambiental. Esto, según explica el doctor Pedro Astudillo, jefe de Pediatría de Clínica Indisa, determina que los cuadros respiratorios en algunos días representen más del 95 por ciento de las atenciones de urgencia tanto en instituciones públicas como en clínicas privadas.

¿Qué hacer para prevenir?

Las personas más vulnerables a contraer estos virus, denominadas grupos de riesgo, son: embarazadas entre el segundo y tercer trimestre, niños menores de dos años, adultos mayores de 60 años y personas con enfermedades crónicas de cualquier edad. Todos ellos pueden vacunarse gratuitamente contra la influenza. No obstante el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos recomienda una vacunación universal, es decir, idealmente debería vacunarse toda la población.

Esta vacuna no evita que el virus circule por el aire, pero evita contraer cuadros severos y disminuye las hospitalizaciones causadas por este mal. Además, es la única vacuna para protegerse de un virus invernal ya que, lamentablemente, para el parainfluenza, el adenovirus y el virus respiratorio sincicial no existe ninguna vacuna.

“La vacuna de la influenza es la única medida útil para combatir este virus y evita que se produzcan cuadros severos tanto en niños como en mujeres embarazadas. También, evita descompensaciones de enfermedades crónicas que estén eventualmente controladas” explica el doctor Astudillo.

¿Qué deben hacer las embarazadas?

Las embarazadas que estén en su semana 13 de gestación en adelante pueden y deben vacunarse gratuitamente. En ellas no está contraindicada la vacuna y si la futura mamá tiene alguna enfermedad crónica (hipertensión, insuficiencia cardiaca, diabetes, etc.) con mayor razón debe vacunarse.

Aquellas mamás que estén en el primer trimestre de embarazo, es recomendable que esperen a entrar en el segundo trimestre pues, según explica el especialista, “en el primer trimestre se están formando muchos órganos del bebé y aunque no esté establecido que la vacuna cause problemas en el feto o en el recién nacido, siempre está la posibilidad de generar algún trastorno por lo que es mejor esperar”.

De acuerdo al doctor Astudillo, las personas que reciben la vacuna reducen en un 90 por ciento las posibilidades de contraer cuadros severos de influenza que incluyan hospitalizaciones o riesgo de muerte. Asimismo, reduce hasta un 50% la posibilidad de tener influenza en un grado leve.

¿Las vitaminas ayudan a las embarazadas o niños a protegerse en invierno?

Las vitaminas no son una medida de protección tan eficiente pues, en palabras del doctor Astudillo, “tanto en niños como en adultos no evita que contraigan infecciones”. Por lo mismo, deben usarse en caso de necesitar suplementos vitamínicos producto de una mala nutrición o, en el caso de las embarazadas, para reponer la pérdida de éstas en el embarazo. De hecho, el doctor explica que si se administra vitamina C a un grupo y a otro no, ambos tienen las mismas probabilidades con contraer un resfrío.

Si la mujer embarazada se enferma ¿puede tomar medicamentos?

En caso de tener un resfrío leve o dolor de cabeza, no habría problema en que la futura mamá tome un paracetamol de 500 mg. Ahora, si el malestar es mayor o no cesa con un paracetamol es fundamental que consulte a su médico qué medicamento podría tomar para evitar cualquier riesgo en el bebé y en ella, por lo que bajo ningún punto de vista debe automedicarse.

Para esto, el doctor Astudillo explica cómo diferenciar un resfrío leve de un cuadro de influenza. En el primero las molestias son leves, el estado general de la persona no es tan limitado, la fiebre no es alta y desaparece luego de 3 o 4 días.

La influenza, en cambio, “genera un compromiso invalidante del estado general del paciente que lo impide hacer sus actividades diarias, hay una tos intensa, mucho dolor muscular, la fiebre supera los 38° pudiendo llegar hasta los 40° y dura varios días” según indica el doctor Astudillo. En este último caso, la consulta a un especialista es fundamental más aún si se está embarazada o se tiene niños menores de 2 años con esos síntomas.

¿Cómo se pueden fortalecer las defensas de los niños?

No hay medicamentos ni alimentos que fortalezcan el sistema inmunológico según indica el doctor Astudillo. Aquí, lo recomendable es que el niño tenga una nutrición normal, sus controles médicos actualizados y sus vacunas al día. Esas bebidas lácteas con probióticos son buenas para fortalecer la flora intestinal en caso que el niño tenga que tomar algún antibiótico, pero no protege de cuadros respiratorios.

Recomendaciones Generales:

  • Evitar contacto con personas que estén enfermas.
  • Si la embarazada está enferma evite contacto con otras personas para no expandir el virus en el ambiente.
  • Lavarse las manos frecuentemente.
  • Usar gel desinfectante en caso de tocar dinero, andar en transporte público o si no tiene posibilidad de lavarse las manos. Estos jabones en gel son muy útiles -de acuerdo al doctor- mientras no tenga suciedad visible en las manos.
  • Evitar tocarse los ojos, nariz o boca ya que los gérmenes se propagan cuando una persona tiene contacto con ellos y luego se toca una de esas zonas.
  • Evitar cambios de temperatura bruscos y ojalá mantener a las embarazadas y niños en ambientes con temperatura estable pues, el enfriamiento, es un factor de riesgo que da todas las condiciones para que el virus se reproduzca.
  • Al estornudar o toser, es mejor cubrirse boca y nariz con el antebrazo y no con las manos.

 


un buen cojín es crucial para la maternidad
Te puede interesar:

Por qué un buen cojín es crucial para la maternidad