Dolores de cabeza en el embarazo: ¿Qué esconden?

Nelson Burgos habla sobre el hipertiroidismo

Presentar cefaleas o dolores de cabeza durante el embarazo es muy común. Sin embargo, es muy importante que tengas conocimiento sobre lo que debes hacer si se presentan, si son muy seguidas o muy fuertes y, además, cuándo deben ser tratadas por un especialista. Es por ello que Facemamá te explica lo que esconden estos molestos dolores.

Para iniciar, ten en cuenta que la cefalea o dolor de cabeza es un síntoma que puede aparecer durante el embarazo en una mujer que nunca lo ha padecido o empeorar en mujeres que ya los venían sufriendo y es más usual en el primer trimestre, aunque puede aparecer en cualquier momento a lo largo del embarazo.

Dolores de Cabeza en el embarazo ¿Normales?

Los dolores de cabeza en el embarazo son completamente comunes y un poco “normales” mientras no sean muy intensos, constantes o se acompañen de síntomas como alteraciones visuales, mareos o vómitos.

En la mayoría de los casos, los dolores de cabeza aparecen y desaparecen, pero en ocasiones, pueden ser más molestos o deberse a otros problemas que necesitas estudiar junto con tu especialista. Es por ello que tienes que conocer las causas específicas que generan estos malestares para saber como tratarlos sin que te afecte o perjudique a tu bebé.

Causas del dolor de cabeza o cefalea en el embarazo

Existen diversas causas para los dolores de cabeza o cefaleas, pero la más frecuente es la cefalea tensional que llega a agravarse cuando se produce el aumento de la ansiedad por el embarazo o por los cambios de postura de la espalda causados por la gestación.

También en el embarazo los niveles de hormonas como el estrógeno y la progesterona aumentan, lo que acarrea una congestión sanguínea y vasodilatación que frecuentemente empeora una cefalea preexistente. Es importante tomar en cuenta que, en épocas de calor, sobre todo, pueden intensificar el problema la disminución de la glucosa sanguínea y las bajadas de tensión arterial propias del embarazo.

No olvides que las características del dolor que presentas son muy importantes para formular un diagnóstico, ya que evitan que te realicen exámenes innecesarios y de alto costo. Además, permite un diagnóstico de problemas más serios, como un tumor cerebral o hemorragia intracraneana.

Tratamiento de las cefaleas

Ten presente que la cefalea no es casi nunca motivo de urgencia, pero debes consultar con tu médico lo que has sentido en la siguiente visita programada. Mientras llega ese momento, para aliviar estos dolores molestos puedes seguir las siguientes recomendaciones:

1.- Reposa, lo mejor es que te recuestes a oscuras tendida sobre tu lateral izquierdo. 

2.- Coloca paños fríos sobre la frente y masajea el entrecejo y las sienes con leves compresiones sostenidas con los dedos índices, siempre suavemente.

3.- Si a pesar de todo, el dolor persiste se requiere tratamiento. En este caso, llama a tu médico, te prescribirá el mejor tratamiento a seguir.

Diferencia entre Migraña y Cefalea Tensional

Recuerda que a pesar de todas las molestias que te generen las cefaleas o migrañas debes estar tranquila por tu bebé. Ten presente que la jaqueca por muy intenso y frecuente que sea el dolor, no producirá ningún daño al bebé, sin embargo, debes conocer las diferencias de cada dolor o molestia para que sepas cómo actuar.

Migraña

Por una parte, las migrañas causan dolores de cabeza punzante, de moderado a fuerte, en un lado de la cabeza. Pueden durar de 4 a 72 horas (si no se tratan) y empeoran con el movimiento y el ejercicio. Generalmente suelen acompañarse de náuseas, vómitos y sensibilidad a la luz o al ruido.

Algunas mujeres sufren migraña con alteraciones visuales, es decir, con destellos brillantes de luz o manchas negras, pérdida de sensibilidad u hormigueo, debilidad y dificultades en el habla, que se dan por el mismo dolor de cabeza y que pueden durar hasta una hora.

Cefalea Tensional

Por otra parte, la cefalea tensional se caracteriza por un dolor que afecta toda la cabeza, de intensidad leve a moderada, tiende a empeorar a lo largo del día y se debe a la contractura involuntaria de la musculatura del cuello. 

Para manejarla se requiere principalmente de cambios conductuales como evitar el cansancio, hacer ejercicio moderado (yoga, pilates) y masajes para aliviar la tensión de los músculos del cuello, los hombros y la espalda, aunque en ocasiones se requiere analgésicos como el paracetamol.

La cefalea tensional a diferencia de la migraña, no mejora, sino que empeora durante el embarazo.

Prevenir la aparición de una jaqueca o dolor de cabeza durante el embarazo

Para prevenir o aliviar los dolores de cabeza leves durante el embarazo sin tomar medicamentos, intenta lo siguiente:

  • Reconoce la causa del dolor: fíjate en cuales son los factores que te originan el dolor, una comida, bebida o actividad que realices en el día.
  • Evita las comidas que contienen glutamato monosódico, nitritos (en los embutidos), sulfitos (conservantes para las ensaladas y frutas desecadas), endulzantes artificiales, algunos porotos y frutos secos, queso añejo y productos lácteos cultivados, ciertas frutas (plátanos, papayas, paltas y cítricos), pescado ahumado, chocolate, alimentos fermentados o conservados en vinagre (salsa de soya o chucrut).
  • Evita aguantar hambre o sed: el ayuno prolongado puede desencadenar un episodio de cefalea. Puedes llevar contigo alguna merienda como galletas saladas, fruta o yogur. No olvides beber abundante agua para hidratarte en todo momento durante el embarazo.
  • Evita el cansancio: encuentra tiempo para dormir, pues el cansancio y el sueño también pueden desencadenar la cefalea.
  • Haz algo de ejercicio: Comienza gradualmente, ya que un esfuerzo físico excesivo podría causarte jaqueca.
  • Otros aspectos: Las luces que deslumbran o titilan; ruidos fuertes; calor o frío excesivos; olores intensos y el humo del cigarrillo, pueden provocar dolores muy fuertes de cabeza, por ello debes evitarlo en lo posible.
  • Controla el estrés. Busca maneras saludables de lidiar con los factores estresantes.
  • Haz biorretroalimentación. Con esta técnica de mente-cuerpo, aprenderás a controlar ciertas funciones corporales, como la tensión muscular, la frecuencia cardíaca y la presión arterial, para evitar o reducir los dolores de cabeza. 

¿Cuándo llamar al médico?

  1. Debes acudir a un servicio de urgencia y contactar a tu doctor, si es el primer episodio de jaqueca de tu vida, pues deberás ser evaluada por el neurólogo para descartar causas graves de cefaleas como un accidente vascular encefálico o un tumor cerebral.
  2. Cuando la jaqueca se acompaña de otros síntomas como: fiebre, alteraciones neurológicas visuales, dificultad del habla, somnolencia, pérdida de sensibilidad, congestión nasal con dolor bajo los ojos y voz gangosa que sugieren la posibilidad de una sinusitis.
  3. Si te encuentras en el tercer trimestre de tu embarazo con más de 28 semanas y los dolores de cabeza se asocia a dolor agudo en la parte alta del abdomen, debes acudir inmediatamente al médico, ya que puede ser un signo de preeclampsia.
  4. Cuando se ha consumido, en mínimo un par de horas, paracetamol y se ha realizado las otras medidas sugeridas y el dolor persiste o aumenta.

No olvides que, la mayoría de las mujeres embarazadas pueden tomar acetaminofeno [paracetamol] de manera segura para tratar los dolores de cabeza ocasionales, pero es tu médico quién podría recomendarte otros medicamentos. Ten presente que todo lo que consumas debe estar autorizado por éste, incluidos los tratamientos a base de hierbas.

Finalmente, toma en cuenta que los dolores de cabeza durante el embarazo son comunes. Sin embargo, si el dolor de cabeza es intenso, llama a tu médico. Recuerda que hay muchas causas que provocan los dolores de cabeza, como las relacionadas con la presión arterial alta y es mejor prevenir que lamentar.


Cómo evitar el estrés en el embarazo
Te puede interesar:

Cómo evitar el estrés en el embarazo