Artes marciales en el embarazo

Los ejercicios como caminar y nadar son una gran manera de reducir el estrés, pero también existe otra alternativa: las artes marciales en el embarazo que promueven la meditación en movimiento.

Experto: Augusto Rolle, ginecólogo de VidaIntegra

La mayoría de las personas asociamos las artes marciales con los deportes de contacto como el kung fu y el karate. Pero hay otras disciplinas, a menudo llamadas «Meditación en Movimiento», que combinan movimientos con la respiración controlada mental y corporalmente, mediante un entrenamiento que promueve la salud y el bienestar. Por ejemplo, el Tai Chi, que evolucionó a partir del Qigong, otra actividad ideal para mujeres embarazadas.

Las Influencias llegaron de Asia a Estados Unidos en las últimas décadas, y hemos aprendido que las actividades como el Tai Chi y Qigong (o Chi Kung) son sólo un par de maneras de practicar un ejercicio con una mezcla de movimientos físicos y un enfoque mental. Lo que separa a esta actividad de otras es la concentración en la meditación dinámica que, según los profesionales, aumenta la concentración mental, la claridad de pensamiento y la paz interior. Disciplinas ideales para mujeres embarazadas que quieren seguir ejercitándose sin poner su salud y la del bebé en riesgo. Pero recuerda que antes de tomar la decisión, debes saber si esta disciplina es adecuada para ti conversándolo con tu médico.

El doctor Augusto Rolle, ginecólogo de VidaIntegra, explica que “es beneficioso para el embarazo porque conducen a la relajación y oxigenación y todos los parámetros que permiten una mejor preparación de la musculatura y articulaciones que se van a usar en el trabajo de parto, y por lo tanto pueden ayudar a facilitar el parto”.

Meditación en movimiento

El Qigong combina la mente y el cuerpo, es un entrenamiento suave que relajará y no lastimará las articulaciones del cuerpo. Centrándose en la meditación, la respiración y los movimientos repetitivos para quedar tranquilas y llenas de energía, es ideal para cuando te sientes agotada y agobiada, y lo importante de esta ejercitación es que ayuda a ponerse en contacto con tu cuerpo que va cambiando rápidamente, permitiéndote seguir el ritmo de sus cambios.

El Tai Chi evolucionó del Qigong, y es otra actividad ideal para mujeres embarazadas, y para quienes no lo están también. El Tai Chi es la encarnación de la meditación en movimiento, donde se integran la mente, el cuerpo y el espíritu, a través de una respiración profunda mientras te mueves en una serie de ejercicios llamados «formas».

En una clase típica de Tai Chi se enseña la meditación y cómo coordinar la respiración con cada movimiento, aprender las formas básicas con bellos nombres como «Acariciar la cola de un gran pájaro» y «La grulla blanca extiende las alas», repetirás estos movimientos una y otra vez por unos 10 minutos a lo largo de una hora.

¡Cuidado con el kickboxing!

El kickboxing es un deporte de contacto que combina los movimientos de las artes marciales con los golpes del boxeo, y puede ser un ejercicio peligroso para las mujeres embarazadas.

Si nunca has intentado ejercitar kickboxing, lo más recomendable es no comenzar con esta actividad ahora que estás embarazada. No es lo ideal en estos momentos, ya que te puede causar lesiones si no realizas los movimientos correctamente.

“El kickboxing no está en la misma categoría que las otras artes marciales mencionadas, ya que hay un riesgo mayor en practicarlo, mientras que las otras son actividades más suaves y que conducen a la relajación”, comenta el doctor Rolle.

Precauciones

  • Lo ideal es mantenerte libre de lesiones y seguro a tu bebé, esas siempre deben ser tus primeras prioridades, por eso asegúrate de:
  • Consultar con tu médico antes de comenzar cualquier nuevo ejercicio y antes de continuar las actividades en las que ya estabas involucrada.
  • Al tomar un curso o taller, hablar con el instructor para que él o ella puedan trabajar contigo, permitiéndole modificar tus movimientos cuando sea necesario.
  • Evitar las clases cuando el gimnasio este lleno de gente.
  • Mantente atenta a tu equilibrio y organiza un ritmo adecuado para tu cuerpo así tendrás el control de él.
  • Presta especial atención a cómo te sientes. Si sientes vértigos o mareos y, si según tu experiencia, detectas cualquier indicador de advertencia o peligro, para inmediatamente y consulta a tu médico.

 


ecografías prenatales
Te puede interesar:

Ultrasonidos o ecografías prenatales