¿Por qué el niño se despierta tan temprano?

niño madrugador

Sé que realmente quieres encontrar una manera de retrasar el tiempo de despertar. ¡La buena noticia es que existen soluciones, pero debes ser paciente y constante con tu niño madrugador!

Un sueño de buena calidad es necesario para todos, desde niños hasta adultos. Dormir nos ayuda a funcionar bien, física y mentalmente. A ningún padre le encanta levantarse temprano y escuchar el sonido de su pequeño llorando. En tal caso, es probable que pienses nostálgicamente sobre las mañanas perezosas que disfrutaste antes de que naciera tu hijo.

¿Qué es un niño madrugador?

El madrugador, es básicamente un niño que se despierta antes de las 6:00 a.m., incapaz de volverse a dormir o no duerme lo suficiente como para dormir hasta la siesta sin cansarse. Él estará gimiendo, llorando o gritando para hacerte saber que te necesita para volver a dormirse. Un niño sano, que se beneficia de dormir lo suficiente, normalmente debería despertarse entre las 6:00 a.m. y las 8:00 a.m., pero cada niño es muy distinto.

¿Por qué es tu hijo un niño madrugador?

Hay algunas posibles razones por las cuales tu hijo quiere comenzar su día antes de las 6:00 AM. Una vez que conoces la causa, es más fácil encontrar y aplicar la solución correcta.

1. Problemas de salud

• Cuando un niño se enferma, a menudo despierta a sus padres para advertirles que no se siente bien. Expresa su dolor y angustia, incluso en medio de la noche. En el caso particular de una infección de oído, la posición horizontal lo hace aún más doloroso. Presta atención al llanto de tu hijo (el sonido y la intensidad), así como a la temperatura corporal. Si tienes dudas o has observado posibles síntomas, consulta con tu médico de inmediato.
• Del mismo modo, las alergias, el reflujo y un resfriado pueden interrumpir temporalmente el sueño de tu hijo. Otra causa común pero aún no diagnosticada es la apnea obstructiva del sueño. Alrededor del 3% de los niños lo padecen.
• Si la dentición no cae realmente en la categoría de problemas de salud, sino que se considera como una etapa de desarrollo, también puede interrumpir en gran medida el sueño. La dentición definitivamente puede interferir con el sueño de su bebé, pero mucho menos de lo que podría anticipar o creer.

2. Sentirse hambriento

Las necesidades de tu hijo cambian durante las primeras semanas y meses. El tamaño del estómago de un recién nacido es tan pequeño que no podría dormir toda la noche sin ser alimentado. Los recién nacidos sanos normales generalmente necesitan comer cada tres horas. A medida que crecen, pueden comer grandes cantidades durante el día, lo que reducirá la cantidad de comidas nocturnas.

Para asegurarte de que el hambre no cause interrupciones del sueño, verifica regularmente con tu médico que la frecuencia de las comidas y las cantidades consumidas durante el día corresponden a los requisitos dietéticos según su edad.

Temas: , ,

niño
Te puede interesar:

Displasia de cadera del bebé