Cómo identificar el pie plano

El pie plano es uno de los problemas más comunes en los niños, sin embargo pocos padres saben que todos los recién nacidos tiene esta especie de almohadita en el arco del pie y recién entre los dos y los cuatro años se desaparece.

El pie plano es un problema cuyo síntoma es que el arco del pie queda en contacto directo con el suelo, ya sea porque no existe o porque no está bien definido.

El arco del pie es la curva o concavidad que esta al interior de la planta del pie que ayuda a que el apoyo se realice en la parte externa del pie, formada por huesos y articulaciones principalmente.

Al nacer, todos los niños tienen una especie de almohadilla de grasa en el arco, pero que a medida que va creciendo desaparece.  Es decir, todos los bebés nacen con pie plano, pero alrededor de los dos años este relleno comienza a desaparecer y durante la niñez se forma el arco.  Se debe aclarar que contrario a lo que muchos padres puedan pensar, no es una complicación para que los bebés aprendan a caminar, como mucho se cansará un poco más de lo habitual al correr y hacer ejercicio.

Existen ocasiones en que este problema no desaparece porque existe una hiperlaxitud de los ligamentos, lo que es normal hasta los cuatro años.  Por lo general, los niños que tienen este problema de ligamentos sueltos presentan también el síndrome de rodillas en paréntesis.

Además, otra de las causas de un posible pie plano “falso” es el sobrepeso y la obesidad de algunos niños ya que esto puede hacer que se aplaste esta parte de la planta del pie.

Sin embargo, es bueno conocer los síntomas del pie plano.  Los principales son tres:

  • La obvia ausencia del arco longitudinal del pie.
  • Dolor en el pie.
  • El talón del pie si inclina hacia fuera más de lo normal, alejándose de la línea media del cuerpo.

¿Cómo se diagnostica?

Lo primero que debes hacer si sospechas que tu hijo tiene pie plano es visitar al pediatra y él realizará un examen táctil a los pies del niño, en base a este determinará la gravedad y si es necesario derivarlo a un ortopedista.

El especialista realizará, primero, un examen donde colocará al menor descalzo y de pie sobre un pedoscopio, como el que aparece en la foto.  Después hará que el niño pise sobre las puntas de sus pies y así evaluará la presencia del arco en la planta del pie, su flexibilidad y movilidad.

En caso de que el ortopedista presente dudas dará la orden de realizar radiografías y, de considerarlo necesario, exámenes más complejos.

Tipos de pie plano

Existen dos clasificaciones de lo que puede ser el pie plano pie plano flexible y pie plano inflexible o rígido.
-Pie plano flexible: es aquel donde no se presenta dolor y cuando los niños se paran en las puntas de los pies, se nota el arco.  Por lo general, no requiere de un tratamiento mayor que algún tipo de plantillas para amoldar y fortalecer los ligamentos laxos.

Pie plano rígido o inflexible:
En estos casos existe dolor, hasta el punto que en ocasiones son incapacitantes.

Existen múltiples causas, pero las principales son malformaciones en los huesos de los pies, así como uniones anormales o también, la debilidad de los músculos de las piernas y del pie.

Tratamiento del pie plano
En caso de que el niño presente un pie plano flexible no requiere de un tratamiento muy complejo, en algunos casos serán necesarias plantillas, pero sólo cuando exista algún tipo de dolor.

En caso del pie plano rígido para decidir el tratamiento se debe hacer una evaluación, donde se toma en cuenta la edad, la rigidez del pie, otras condiciones del problema y la gravedad de los síntomas.  El tratamiento puede ir desde ejercicios terapéuticos, yeso, hasta llegar a cirugías para corregir el tendón.

Lo importante, es que en la mayoría de los casos el tratamiento es muy eficaz, logrando que desaparezca el problema.

Tips si tu hijo tiene pie plano

  • El pie plano no es una deformación en el pie, por lo tanto, no debe tratarse como tal.
  • Los especialistas dicen que los niños SÍ pueden andar descalzos, NO es necesario que esté siempre con el zapato ortopédico, ya que no está comprobada su efectividad.
  • Los zapatos del pequeño deben ser con suela flexible, con un grosor de la suela no mayor de tres milímetros y con protección en el talón y en la punta.
  • Al comprarle zapatos no busques que le den forma a sus pies, porque esa labor debe ser cumplida por sus músculos y tendones.
  • El zapato debe ser amplio, para que se adapte al pie del niño, no al revés.
  • Debe ser cómodo y a la vez suave.
  • Trate que el niño juegue y ejercite sus músculos.

Ejercicios

  • Trate que el niño ande de puntillas para reforzar sus músculos y tendones.
  • Invente juegos donde camine sobre el talón solamente.
  • Para fortificar sus piernas haga que suba escaleras.
  • Procure que salte.

Todos estos datos consiguen que los músculos y tendones del niño adquieran fuerza y se corrija el pie plano.

 

 

 

Temas: , ,

Niños de 10 meses
Te puede interesar:

Niños de 10 meses: ¿Qué comienzan a comprender los bebés?