La mamadera y la tacita para los bebés que aún son amamantados

mamadera

Es muy importante el contacto visual con el bebé, mientras él bebe toma su mamadera, así sentirá que no está solo.


Estudios sobre la lactancia demuestran que es conveniente que para comenzar con la mamadera el pequeño tenga de 3 a 4 semanas siempre y cuando no hubiesen problemas en su lactancia. Al bebé puede parecerle extraño en un principio, pero es normal, ya que no hay comparación entre ser amamantado por su mamá a que ese lugar lo ocupe una mamadera. Después de la mamadera puede introducirse la tacita al pequeño.

Algunas indicaciones para comenzar el proceso

Las mamás deben tener presente que este es un proceso que todo niño debe pasar en algún momento, por distintos motivos.

Puede que el bebé rechace la mamadera, ya que el chupete incorporado en ella no es el que está acostumbrado a ocupar. No obstante, la mamá debe seguir intentando, ya que, los bebés una vez que se den cuenta que al succionar reciben leche, lo seguirán haciendo.

Puede que en un principio tenga varios fallos, y no pueda succionar bien o derrame leche, pero es solo cosa de tiempo que todo vaya mejorando.

Muchas veces se desesperan por tomar su leche y eso les lleva a que se ahoguen o que lo hagan de forma incorrecta.

Para evitar un proceso negativo, se recomienda a la mamá que alimente al bebé antes de lo acostumbrado para que no beba con desesperación.

Se recomienda entibiar un poco el chupete de la mamadera, porque es de donde extraen la leche y los bebés están acostumbrados a sentir el calor natural del pezón de su mamá.

Se aconseja a las mamás que las primeras mamaderas sean dadas al bebé por otra persona, en ideal que sea el papá. De esta manera el bebé no se sentirá confuso, ya qué si su mamá le da la mamadera notará que se siente distinto.

La mamá debe tener en cuenta que es mejor que ella esté en otra habitación, ya que, los bebés sienten el aroma de su mamá hasta los 6 metros y puede resultar incomodo para él.

Hay bebés que prefieren que se les de su mamadera, en la misma posición en la que han sido amamantados.

Consejos si el bebé lo rechaza

Es importante que la mamá se encargue de buscar el mejor chupete de mamadera, suave y blando, en lo posible.

Se puede apegar al bebé al cuerpo lo más que se pueda, para que sientan el mismo calor que cuando eran amamantados, así no parecerá algo tan confuso.

Es muy importante el contacto visual con el bebé, mientras él bebe toma su mamadera, así sentirá que no esta solo.

Es posible que la mamá note un cambio de humor en su bebé, pero no es nada grave, poco a poco se irá acostumbrando.

Si al momento de darle la mamadera, se coloca un poco de la leche en el chupete de esta, el bebé se dará cuenta que de ahí puede obtener alimento e intentará succionar.

Es muy útil que el bebé juegue con su mamadera, antes y después de que se le de la leche, así creará un vinculo con ella, sería ideal que la mordiera y tocara.

Para los papás hay muchas estrategias cuando se queden solos con el bebé en casa, pueden ponerse la bata de mamá y colocar la mamadera dentro de ella en posición de amamantar.

Si el bebé comienza con un ataque de llanto, mientras toma su mamadera, se recomienda calmarlo primero y luego seguir intentado.

Lo ideal es que la mamá no amamante al bebé después de que rechace la mamadera, ya que, sabrá como conseguir lo que desea. En caso que deba ser amamantado porque rechaza tajantemente su mamadera, se recomienda esperar al menos 15 minutos para hacerlo.


Importancia de leerle cuentos al bebé
Te puede interesar:

Los primeros cuentos para el bebé